3 razones para unirte a nuestro curso de altas capacidaes

14479706_1032038843561201_8448318350745055543_n

1.- Vas a conocer los métodos de identificación de las AACC.

Los padres solemos ser los primeros en detectar que nuestro hijo es diferente y tiene un ritmo madurativo o de adquisición de competencias intelectuales más rápido que otros niños de su edad. Al principio nos encontramos con resistencias del entorno, toda clase de comentarios sobre que estaremos estimulándolo demasiado o que exageramos. No estamos seguros y eso nos crea más preocupación si no sabemos por donde empezar.

Con nuestro curso vas a recuperar esa confianza pues sabrás identificar tanto las señales a las que tienes que estar alerta para distinguir unas posibles AACC como los diferentes tests, diagnósticos y procesos para la identificación clara a los que puede ser necesario presentarlo para lograr una atención especializada en la escuela.

Cuando acudas a una reunión con el tutor, el orientador escolar o el psicólogo podrás explicarte mejor y entender lo que te explican, dar razones, defender los intereses de tu hijo y hablar con seguridad, sabiendo además como funcionan los procesos internos de identificación en cada ámbito.

2.- Podrás acompañar el aprendizaje de tu hijo de AACC

Optes o no por una identificación por un psicólogo, y reciba o no un atención educativa diferenciada y óptima en el entorno escolar, tu papel de educador no ha acabado. Sigues siendo la persona más importante para el futuro de tu hijo, a quien más le importa y quien más va a poder hacer para que logre todo lo que desea. Eres tu, su padre o su madre, de quien más a depender su éxito vital, su progreso, su felicidad. No vas a poder delegar en nadie esa responsabilidad.

Nosotras lo sabemos y hemos estado siempre pendientes de que nuestros hijos mantuvieran la confianza en si mismos y en sus capacidades. Ellos siguen aprendiendo lo que más les apasiona y disfrutan con esa curiosidad innata de cada ser humano pero que en los niños de AACC y talento esta especialmente presente.

Puede que no sepas como identificar sus pasiones o mejor dicho, alentarlas para que las desarrollen y logren la excelencia en sus competencias, sepan superar los errores sin caer en el perfeccionismo paralizante, se comprometan con sus sueños y sigan buscando herramientas y campos de trabajo que les interesen.

Te vamos a ayudar a recuperar la confianza en que tu puedes hacerlo, que no tienes que delegarlo todo en otros o que, al menos, vas a sacar lo mejor de tí mismo para buscar los apoyos que tu hijo necesita. De verdad, ahora, con tantos medios que existen a tu alcance, no hay límites y no tienes que dejar todo en manos de la admistración si sabes como guiarlos y ayudarles.

3.- Entenderás su sensibiliad y la profundidad de sus emociones

Es importante saber que las emociones y la sensibilidad del niño con AACC también tienen sus características propias y, entendiéndolas y respetándolas, crecer a su lado puede convertirse en una experiencia maravillosa. Son seres excepcionales, pero que también necesitan ser comprendidos y apoyados. Los padres somos fundamentales en este proceso emocional.

Cuando hablamos de niños con altas capacidades solemos entender que nos referimos, únicamente, a aspecto intelectuales y cognitivos. Sin embargo, las emociones y la sensibilidad del niño superdotado también puede dejarnos asombrados y, todavía más que la inteligencia.. Tienen una vida emocional de enorme intensidad.

Lo más importante que podemos hacer para ayudar a estos niños es aceptar sus emociones: necesitan sentirse comprendidos y apoyados. Hay que explicarles que sus sentimientos intensos son normales en los niños que son como ellos. Ayudarles a usar su intelecto para desarrollar su auto-conocimiento y su auto-aceptación.

Si crecen en un ambiente adecuado, respetuoso con su persona y altamente creativo, sus emociones estallarán en el gozo de vivir y aprender. Pero si el ambiente es represivo, controlador o los forzamos a una forma de aprendizaje repetitiva, estaremos causandoles daños emocionales.

Pero esto va más allá. Del mismo modo que las capacidades intelectuales son brillantes y, entendiendo que las altas capacidades no son algo matemático, sus emociones son también muy intensas. Hay que entenderlas y respetarlas.

No hay error mayor que el esperar que el niño superdotado desarrolle la misma vida emocional que lo que consideramos “normal”. Si nos empeñamos en presionarlos para que sean agresivos o competitivos, los forzamos, nos burlamos de sus sentimientos intensos, no les estamos haciendo más fuertes, sino debilitándolos. Y ellos no son débiles, sino que están dotados de forma excepcional también en su vida emocional.

Estos niños suelen tener una enorme sensibilidad y empatía natural hacia lo que le rodea. Una empatía que nace del conocimiento pero también del corazón.

Nos puede asombrar el apego que sienten hacia las personas, la manera en la que se vinculan, pero también la resistencia a olvidar una ofensa o un desprecio. También es notable la forma en la que pueden verse enormente afectados cuando ven a otra persona o a un animal sufrir, identificándose con su sufrimiento.

El niño además, puede sentirse inseguro y desarrollar una fuerte autocrítica si no sabemos como acompañarlo.

Lo más doloroso para ellos será, sin duda, la incomprensión del entorno: presiones paternas para que sean más duros, burlas de compañeritos que no entiendan su sensibilidad o su diferencia intelectual.
Los padres tenemos un papel importantísimo para ayduarles a entender la intensidad de sus emociones y trabajar en ellas, algo a lo que dedicaremos variios módulos en nuestro curso.
Conoce todos los detalles del curso ahora
¿Necesitas herramientas, conocimientos y recursos para acompañar a tu hijo o a tus estudiantes de Altas Capacidades?

Ahora te ayudamos con nuestro curso “ALTAS CAPACIDADES” que además realizamos mano a mano con Ramón Soler (psicólogo colegiado) y Elena Mayorga de Mente Libre.

Aquí te traemos el enlace con todos los detalles:

http://www.pedagogiablanca.net/altas-capacidades/

banner-fb-altas-capacidades-cartel-4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *