Enseñar matemáticas a los más pequeños

55bc9160-a797-498e-80c

Muchos de nosotros hemos aprendido matemáticas de manera memorística, sin interiorizar realmente los conceptos ni entender vivencialmente los principios de esta ciencia. Y luego llegan las dificultades.

 

Los niños están capacitados para, desde muy pequeños, entrar en el mundo fascinante de los números y las relaciones matemáticas, pero si aprenden de forma forzada y aprenden de memoria los números y las operaciones más sencillas tendrán problemas posteriormente para desarrollar los conceptos por muy bien que sean capaces de realizar los primeros problemas.

 

En cambio, si sentamos las bases de un aprendizaje natural, unido a la experiencia vital, podrán disponer de las herramientas de pensamiento que luego serán imprescindibles para comprender los conceptos matemáticos más complejos. Es muy importante que los bebés y los niños pequeños desarrollen la memoria visual y auditiva pero también es igualmente imprescindible la comprensión conceptual.

 

El mejor medio para ayudarles a conseguirlo es presentar las matemáticas como una secuencia progresiva de conceptos que puedan ir asimilando, sobre todo a través del juego creativo. Los números y las relaciones están por todos sitios y se asientan sobre ideas como el espacio, el tiempo, la posición o el tamaño.

 

Una vez los pequeños han interiorizado un concepto y son capaces de usarlo de forma no guiada irán sumando pasos en su comprensión del mundo que les rodea. Nuestro papel será el de facilitadores de materiales y espacios, no de profesores que determinen el modo en el que deben relacionarse con los objetos. No empezaremos señalando si algo están bien y mal. Sin fichas, sin caritas tristes y por supuesto, en libertad de movimiento.

 

Tendríamos que basar el juego de aprendizaje matemático en cinco pilares básicos. Primero, el aprendizaje será secuencial, es decir, primero lo simple y después aumentar la complejidad. Segundo, seremos observadores activos pero no entrenadores, entendiendo que el verdadero aprendizaje será experimental. Tercero, usaremos objetos que para los niños tengan significado y usen en su vida diaria con ilusión antes que cosas que les sean ajenas. Cuarto, el juego será fundamentalmente táctil y físico, dejando que las ideas nazcan de la experiencia real. Y quinto, debemos ser coherentes usando expresiones y palabras que supongan una base para lo que posteriormente se aprenderá.

 

Cuando hablamos de secuencia progresiva quiero decir que, por ejemplo, no tiene sentido empezar con los números y las cantidades. Primero dejaremos al niño en relación libre con objetos que tengan semejanzas y diferencias entre ellos. El niño irá descubriéndolas por si mismo, sin prisas ni explicaciones. Cuando constatemos que aprecian dichas semejanzas y diferencias introduciremos juegos que faciliten la clasificación y ellos mismos buscarán modos de ir ordenando por cualidades. Solamente entonces, cuando los niños agrupen objetos por cualidades podremos introducir ideas como la cantidad diferente de los objetos de cada grupo.

 

Disponer de un espacio de juego adaptado a sus necesidades es importante. Es posible prepararlo en la propia casa y, aunque el ejemplo que muestro es un lugar ideal, podemos organizar su espacio con mayor simplicidad. Es importante que sea seguro, sin objetos peligrosos ni delicados a su alcance y en el que puedan moverse tranquilamente.

 

Tengo una pequeña amiguita, que acaba de cumplir seis años, que apunta maneras de pensadora crítica y espíritu libre, lo que ya le está dando a su mamá quebraderos de cabeza en el colegio. El ejemplo creo que es muy significativo. Están empezando a enseñarle a sumar. La profesora les entrega una ficha. Todos calladitos y sentados. En la ficha aparecen dos niños y cada uno de ellos tiene cinco caramelos. La profesora les propone que escriban el número de caramelos que tienen los niños en total. La pequeña Ana le dice: es que a mí no me importa cuántos caramelos tienen si no me voy a poder comer ninguno. La profesora se enfada. La niña no tiene interés y es indisciplinada y contestona. Pero es que Andrea tiene razón, a ella no le importa en absoluto si los niños tienen cinco o diez caramelos. Eso no tiene valor real en su vida.

 

Volvamos con Ana. Sus padres ese fin de semana van al campo, a hacer una plantación de pequeños árboles en una zona en repoblación. Han pasado toda la semana preparando los aperos, les ha acompañado al vivero, ha visto que calculaban cuantas personas van a acudir, lo extenso del espacio asignado, quienes tienen instrumentos y la cantidad de cada especie que van a llevar. A Andrea le dan una pequeña pala con la que ayuda a su madre a cavar y colabora ilusionada en colocar los pequeños arbolitos en cada agujero.

 

Al regresar a casa está agotada, risueña y satisfecha. Cuando va a dormirse abrazada a su madre y le dice pregunta si los arbolitos vivirán. Su mamá le promete que irán a regarlos y a verlos crecer. Ana dice que ella ha plantado cinco árboles con papá y cinco con mamá, así que habrá diez árboles de los que ella será también su mamá. Esto si le importa, lo ha vivido, lo ha tocado y lo ha amado. Y ha sumado sin que nadie le mande hacerlo. Esto no se le va a olvidar.

 

El ejemplo, real, nos permite reflexionar sobre lo importante que es el aprendizaje creativo, emocional y vivo. Estar obligados a estar sentados, callados y escribiendo en un papel usando los colores que te indican y no otros, repitiendo una y otra vez, hace que cualquiera se aburra y pierda la alegría que supone el descubrir cosas nuevas.

 

Aunque esto no sea siempre posible es sin duda la mejor manera de que los niños se enseñen a si mismos y nos pidan ayuda para aprender. Con las manos, con los ojos, con los sentidos, no solamente con la cabeza.

 

Mireia Long

Enseña a amar la ciencia a tus hijos

bbee4b5d-273f-4feb-b92

El amor a la ciencia y la investigación es una actitud que los padres podemos hacer mucho por promover en el niño y podemos hacerlo desde nuestra misma casa y también, por supuesto, hacerlo en la escuela.

Comienzo recomendando este video TED de César Harada, profesor en un colegio de Hong Kong, que explica cómo enseñar a amar la ciencia a los niños.

 

http://

 

El ser humano disfruta descubriendo

El preguntarnos por las causas de las cosas es natural en los seres humanos. Aunque no queramos, funcionamos así, somos curiosos y aprendemos por ensayo y error, con experimentación, aunque también preguntando lo que nos interesa. Nos hace disfrutar. Aprender es divertido, y eso es normal, pues el ser humano es un animal que se adapta al entorno mediante la investigación, el conocimiento, la cultura y la manipulación de lo natural. Somos animales científicos, si nos dejan. Es fundamental respetar estos procesos en el niño: tocar las cosas (siempre que no sean peligrosas, claro), tener mucho material disponible, tirar siendo bebé la comida al suelo o mancharse con ella, preguntar y preguntar y preguntar…  somos científicos desde el nacimiento, queriendo descubrir que pasa cuando hacemos algo y si ese efecto se repite igual si repetimos la acción. Por tanto, la primera manera de favorecer el pensamiento científico es respetar el proceso natural de aprendizaje del niño desde bebé y estar abierto para ofrecerle las máximas posibilidades de experimentación segura. Y, por supuesto, atender a sus preguntas aunque las hagan continuamente.

El ejemplo de los padres

La segunda forma de promover el amor por las ciencias es interesarse uno mismo por ellas, sea leyendo, sea buscando respuestas a lo que no conocemos y haciendo al niño partícipe de nuestros descubrimientos. Incluso podemos plantear dudas sobre la naturaleza de las cosas y sobre los procesos de los seres vivos, del entorno o de las fuerzas que nos rodean, invitando al niño a que averigüe las respuestas con nosotros. Si el modelo que ofrecemos no es el de una persona que busca seguir aprendiendo difícilmente podremos inculcar ese amor al conocimiento en los niños.

Transmitir que podemos encontrar las respuestas

La idea es transmitir que uno mismo puede descubrir las respuestas a las cosas, sea investigando con experimentos, sea buscando la información en libros o internet, sea hablando con personas que conozcamos que sea expertos en esa cuestión y puedan explicárnoslo.

Favoreciendo el aprendizaje significativo

El que el objeto del estudio sea significativo lo hará más valioso e inolvidable. La importancia que se da a la respuesta y el aprendizaje sobre procesos y contenidos dependerá de lo significativa que sea para el observador o estudiante, y, por tanto, que las preguntas las hagamos nosotros mismos (y luego ellos mismos) será lo que haga a las respuestas ser más importantes y valiosas, comprensibles y duraderas. El aprendizaje funciona mucho mejor si es voluntario, por tanto, hay que favorecer que se ame aprender y dejar libertad para elegir contenidos, más que obligar a aprender un determinado contenido en un determinado momento sin que sea el que el niño ha encontrado para él mismo. Pedagógicamente el aprendizaje más duradero es el que es significativo para el que aprende, y los métodos más efectivos son el enseñar a otro, el experimentar directamente o el establecer un diálogo con otra persona. Fomentando estos procesos mejoraremos no solo la capacidad del niño para amar las ciencias, sino también el que el aprendizaje obtenido sea de calidad.

Experimentos caseros

La realización de experimentos sencillos en casa como plantar semillas y verlas crecer, cuidar animales en casa o buscar en nuestro hogar objetos y substancias que podamos manipular viendo como responden a nuestras acciones sería una forma muy efectiva de promover la curiosidad científica y las habilidades del investigador.

También hay juegos científicos sencillos que podemos adquirir o fabricar nosotros mismos. Podemos, cuando el niño esté preparado, preparar modelos de átomos o del sistema solar, hacer una cometa o construir un pequeño barco con una maqueta. Las preguntas brotarán como agua desbordada si les animamos y les ofrecemos recursos. Y por supuesto, no olvidar lo importante que es la cocina como laboratorio donde se experimenta con pesos, medidas, texturas y reacciones físicas y químicas.

Hacer del mundo un gran laboratorio

Por supuesto, en las actividades vivenciales podemos incluir el mundo entero como un gran laboratorio de ciencias, incluyendo en nuestros planes visitas a museos, centros de interpretación, jardines botánicos, reservas de conservación animal y lugares de interés natural. Existen también programas de televisión con contenidos científicos o naturalistas que ya pueden disfrutar los pequeños, y, con el tiempo, es una buena costumbre empezar a ver documentales e ir aumentando su complejidad a medida que el niño lo demande o se haga preguntas. Dejarles ensuciarse es otra de las actividades más educativas posible: con agua, con barro, con arena, con tierra… jugar con la lluvia, el viento, la nieve o el hielo, recoger hojas secas y piedrecitas interesantes, pasear por el parque, la playa y el bosque, acercarnos a los campos sembrados en diferentes épocas del año, todo eso fomenta el conocimiento directo de la naturaleza y sus procesos. Disponer en casa del máximo posible de libros, vídeos, juegos educativos y toda clase de recursos es una manera excelente de llevar al hogar el amor al conocimiento. Y, lo que no podamos comprar, podemos descubrirlo en la biblioteca. Con todas estas ideas podemos llevar la ciencia a nuestras casas y fomentar en nuestros hijos el amor al conocimiento y a la investigación. La clave, de nuevo, respeto por los procesos del niño y un acompañamiento consciente pero no intrusivo.

 

Mireia Long

10 cosas que todo niño debe experimentar

Folletos 1-001

Cuando tenemos un hijo pequeño nos abruman mensajes contradictorios sobre las cosas que debemos ofrecer a los niños, las experiencias, recursos educativos y logros en su autonomía que parece que hay prisa para que logren antes de los seis años: dormir solo de un tirón, leer o dejar los pañales.

Sin embargo, a veces nos olvidamos de lo importante que es la experiencia real con la naturaleza y los materiales. Vamos a hablar de eso y os voy a proponer 10 cosas que creo que todos los niños necesitan poder hacer en su infancia.

Ensuciarse

Ensuciarse a conciencia: con barro, agua, arena, hojas secas, hierba mojada, polvo de los caminos, lluvia en el pelo, paja del establo. Mancharse lo que necesiten, sin miedo a la suciedad, ni a que se estropee la ropa, ni tan siquiera el resfriado. Mancharse sin preocupación, sintiendo la experiencia de la materia natural.

Revolcarse por un prado, pisar las boñigas de una vaca, acariciar un animal, tener las manos llenas de barro y de musgo de un árbol. Terminar con los zapatos empapados del limo de un riachuelo.

Comer alimentos que recolecte de la Naturaleza con sus propias manos

Seguramente muchos, cuando eráis niños, descubristeis el placer de comer algo cogido con vuestras propias manos. Yo comí peras y manzanas verdes de un árbol en el que trepe, moras del zarzal en el camino, setas de otoño (con la supervisión de un experto), espárragos e hinojo silvestres, nueces y piñones caídos, frambuesas, flores de acacia, trigo verde, néctar de campanilla, el dulce jugo de una hoja de hierba, higos maduros, huevos de las gallinas recién puestos, leche ordeñada con mis propias manos.

En lo posible ofrecer esta experiencia maravillosa a los niños, en paseos por el campo, vale la pena.

Y si tenemos la oportunidad de cultivarlos nosotros mismos en casa o en el jardín, es otra experiencia maravillosa el plantar, regar y cuidar los vegetales para luego disfrutarlos frescos y llenos de sabor.

Construir un refugio

Nosotros hemos construido muchos refugios. En el bosque, con ramas caídas; en la playa, con los troncos que arrastra el mar; en el desierto, con hojas de palma, piedras y cañas. Inventando un lugar donde escondernos, una aventura de náufragos u hombres prehistóricos.

Sentir los elementos

Sentir directamente la fuerza y la diversidad de los elementos de la Naturaleza es emocionante, divertido y educativo. No privemos a los niños del viento en la cara, la lluvia en el pelo.

Meter los pies en el río, chapotear en los charcos, tocar con la mano el hielo en invierno, arrancar un carámbano. Revolcarse en la hierba y en la nieve. Lanzarse pellas de barro. Dejar que te rodee una tormenta. Patear las hojas otoñales. Oler las flores de la primavera. Explorar un bosque, una cueva (pequeña), caminar sin rumbo en un paraje natural. Subir una montaña hasta que puedas ver el horizonte y oler el aire de las alturas.

Descubrir animales en libertad

Mirar en una charca los renacuajos, los peces en un riachuelo, observar aves en libertad, perderte en el vuelo de los flamencos. Sentarte en mitad el bosque, en silencio, tumbado sobre la hierba mientras miras los insectos que se mueven. La sorpresa de un conejo que corre. Y, si puede ser, delfines saltando en torno a tu barco o corzos asomando, tímidos, entre los árboles. Escuchar el canto de los pájaros sin hablar. Seguir el curso de un rio hasta ver patos o nutrias.

Hacer sus propios juguetes

Otra de las actividades que olvidamos, cuando pueden ser muy sencillas, es enseñarles a construir sus propios juguetes.

Hacer una cometa y luego, esperar ansioso un día de viento para hacerla volar es algo maravilloso. Hacer una flauta o un palo de agua. Inventar una presa en el riachuelo con palitos y piedras, dejando luego que el agua vuelva a correr libre.

Trepar

Trepar por el simple placer de trepar. Con seguridad, pero sin miedo, y acompañados si es necesario. A un árbol, una tapia, una piedra enorme o una montaña. Sintiendo el peso del propio cuerpo, la gravedad que empuja hacia abajo, descubriendo los lugares donde apoyar los pies y asegurar las manos. Arañándose las rodillas, gritando al llegar a la cima, saltando como locos al rememorar la hazaña.

Encender una hoguera

Encender una hoguera. Por supuesto, con todas las normas de seguridad y la supervisión de un adulto, pero encenderla. Recogiendo ramas secas, con carbones, en un espacio asegurado o en una chimenea. Dando aire con un fuelle o abanicando con lo que tengamos a mano. Viendo como las llamas se alzan, sintiendo el calor en la cara, observando como se consume y, al final, apagando las brasas.

Comer con las manos

Pues sí. Comer con las manos es un placer que no deberíamos prohibir, siempre dentro de las normas y adaptándonos al lugar y el alimento. Pero comerte unas chuletas, un pescado asado en el espetón, lo que sea, pero sin necesitar platos ni cubiertos, con los dedos calientes y la grasa por la barbilla. Es divertido, excitante y reconfortante.

Ir descalzo

Por casa les encanta seguramente ir descalzos. Y os lo digo aunque a mí me cueste horrores no ser una pesada de las zapatillas.

Y además, con cuidado, deberíamos dejarles sentir la sensación de los pies desnudos sobre la hierba y las hojas húmedas, la arena caliente, las piedras del camino, la nieve y el agua de un río o el mar aunque estén fríos. Luego, te limpias y te calzas, pero un rato de pies desnudos, con el barro colándose entre los deditos, es un placer y una experiencia sensorial que merecen tener.

 

Estas diez cosas que los niños necesitan experimentar en su infancia son propuestas a las que deberíamos acercarles, en vez de prohibirlas o evitarlas, pues son una fuente de aprendizaje, libertad y diversión maravillosa.

 

Folletos 1

Queridos profesores: gracias por no trivializar el suicidio adolescente

19238257_10209301587112706_4119136278187866388_o

Me han pasado esto de un grupo de profesores de secundaria (funcionarios públicos, os recuerdo) y me quedo alucinada.

Quiero centrarme, ya que habría mucho para comentar, pero quiero centrarme en 2 cosas fundamentales:

1.- ¿Es ético que un profesional de la docencia, funcionario público, a cargo de nuestros hijos durante muchas horas cada día, con la que está cayendo, trivialice y frivolice con el suicidio adolescente de esta manera? Que no lo hace en un grupo de amigos, ojo, que lo hace en un grupo con más de 7500 colegas, en un grupo para apoyarse de manera profesional, no para esta falta de respeto hacia las familias y los chavales. (Esta persona, que ni sé quien es, ya que me han pasado el pantallazo ya tachado, ¿se dará cuenta de lo que dice?). Pensar que menores tengan que estar bajo su custodia durante horas a diario me genera gran disconfort, lo confieso. ¿Cómo les tratará?.

2.- Doy gracias a que hay profesionales de la docencia que se niegan a ser cómplices de este tipo de comportamientos y que huyen del corporativismo facilón y barato. Esto me lo ha pasado un miembro de ese grupo, como me pasaron otras personas, tb profesionales dentro del sistema educativo y que tienen el buen corazón y la decencia de no coincidir en esta linea de pensamiento tan horrible, los que os compartí a través del blog, dónde algunos “docentes” se burlaban de sus alumnos, les llamaban vagos y echaban de menos no poder pegar un coscorrón con el que se van todas las tonterías, incluyendo el TDAH o decían que con uno lograban solución inmediata y efectiva (y eso que saben que pegar un coscorrón, un cachete o cualquier tipo de violencia física es ilegal, pero a ellos plín). Hay profesores que están muy lejos de este tipo de comentarios y que sí ven a sus alumnos como lo que son: personas en una etapa de su vida fabulosa, con todas las oportunidades y opciones que tiene la vida ante sí, y que es un momento en el que se les puede ayudar a florecer, que cuesta, que el sistema tal y como está no ayuda, pero ellos aman enseñar y aman a sus alumnos. Así que GRACIAS. Gracias a todos los que me escribís para decir que estáis horrorizados con lo que leéis, gracias a los que intentáis frenar estos comportamientos, gracias a quienes sí intentáis dar lo mejor de vosotros y respetáis a las familias y a los críos, gracias a los que deseáis que esto se denuncie.
Si alguien más quiere darme un pantallazo horroroso, sin datos de nadie, eso sí, para que sea yo quien lo saque, ya que teméis las represalias que vosotros podáis tener, adelante. Mi muro y mi blog está a vuestra disposición. Por que esto es como lo de siempre, si no se muestra parece que no existe, y ya va siendo hora de que las familias sepan con quien puede ser que estés dejando a tu hijo, para que estén alerta y puedan tomar las medidas que crean oportunas. Un funcionario ha de ser cuidadoso con las responsabilidades que libremente decidió asumir en su día.

Gracias queridos profesores por que la mayoría sí amáis lo que hacéis, y jamás dirías barbaridades como estas, y mucho menos bromearíais sobre el suicidio juvenil.
Gracias.

Azucena Caballero

“No, no tiene que leer todos los días un poco”, por Mª Pilar Gómez

pi“Tiene que leer todos los días un poco”
Esta es la mejor manera de que un niño odie la lectura.

No le obligues, ni siquiera 10 minutos diarios. No le chantajees, amenaces o coacciones de ningún modo. No le insistas. No le premies ni le castigues. Déjale tranquilo. Hay muchas otras cosas que son eficaces y no tienen efectos secundarios: lee tú, compra libros, id juntos a la biblioteca, aprovecha sus intereses para poner a su alcance libros de consulta, léele sin preguntas sobre lo leído, sin turnos obligatorios en voz alta.
Háblale de tus lecturas de infancia, regalad libros a amigos y familiares, cuéntale historias reales o inventadas. Pon a su alcance libros de todo tipo.

Vivimos en una sociedad repleta de mensajes escritos. Los niños acaban leyendo porque lo necesitan para comunicarse y comprender mensajes.

Si conviertes la lectura en una obligación, en vez de permitir que la descubra como herramienta y placer, habrás contribuido justo a lo que querías evitar. Invierte tu energía en aprovechar las posibilidades de los juegos de palabras y las páginas, en vez de tratar de “convencerle” de la importancia de saber leer. No es que no confíe en ti, es que su experiencia le revela otras sensaciones. Y si le insistes, le fuerzas a elegir entre lo que experimenta y su cariño hacia ti. Más aún, acabará convencido de que hay algo malo en él por no querer leer. Y con el tiempo quizá llegue a creer que “no es lo suyo” que “no se le da bien” o que “es para aburridos”. Como tú que te empeñas en meterle con calzador un hábito que no le sirve para nada y le hace sufrir.
¿Y acaso no hemos venido a gozar y expandirnos? Pues facilítale momentos divertidos, plenos, emocionantes…y libres en su relación con los libros.

Escucha: el rechazo hacia una actividad no desaparece haciendo más de eso mismo que me disgusta. Entonces ¿para qué insistirle tanto?

Respeta sus tiempos. Ningún manzano da peras, ningún manzano da manzanas cuando yo quiero que las dé.

Este verano, libros por placer.

Pilar Gómez. Coach de Familia e Inteligencia Emocional. Maestra de Educación Infantil y de Educación Especial

Crianza en Familia

REDEN, Red por los Derechos Educativos de los Niños

 

*Foto: Pilar Gómez

Formación y valores indispensables en un educador

BeyondMeasure

La mayoría de los profesionales de la educación seguro que comparten mi visión. El buen maestro o profesor tiene otras ideas que lo convierten en un ejemplo inspirador para la sociedad completa y para los niños que están a su cargo. Sabe que su labor es poderosa y tiene una gran influencia en el futuro.

La sensibilidad, la empatía, el respeto hacia los niños, la comprensión sobre sus necesidades específicas, el deseo de ofrecer una experiencia educativa motivante y efectiva, el compromiso con la innovación, la mirada abierta a las posibilidades del futuro, la conciencia de la importancia de las competencias del SXXI en vez de la acumulación memorística, la capacidad de autocrítica, la tolerancia hacia los tolerantes, la intolerancia hacia el abuso y el acoso, la ética y la ternura, eso define a un buen educador.

Sin duda alguna la inmensa mayoría de los profesionales de la educación pueden enseñarnos sobre todo esto, pues son auténticos profesionales de la educación. Y, sin embargo, es preciso reconocer otro fenómeno que muchas familias y estudiantes nos hacen llegar en sus consultas y que, yo misma, he podido constatar. Os explico que he escuchado y leído, en grupos de profesores, comentarios que me han preocupado profundamente.

  • Lo considero fascismo educativo, es decir, tener como único modelo el más conservador posible y abogar por su imposición generalizada.
  • La burla hacia la emocionalidad y la innovación.
  • Comentarios despectivos hacia los alumnos.
  • El conservadurismo paleto del ” siempre se ha hecho así”.
  • El odio a los que no odian, a los que hablan de amor, ternura y alegría como motor de la educación.
  • El autoritarismo feroz del inseguro.
  • La ignorancia elegida dando la espalda a cualquier nueva perspectiva pedagógica o psicológica aplicada al aprendizaje.
  • El culto a la acumulación memorística y al examen escrito como única evaluación.
  • La caza de brujas contra los disidentes.
  • La falta de comprensión a las situaciones personales y sociales difíciles de los alumnos.
  • La incapacidad de asumir una parte de responsabilidad en el fracaso de sus alumnos en el aprendizaje.
  • El desprecio hacia los más débiles como signo de identidad.
  • El ostracismo para quien exponga públicamente la falta de ética de algún compañero de profesión.

 

Voy a tener que preparar un curso especial para docentes explicando:

  • Los derechos de los niños
  • Los derechos humanos
  • La libertad de expresión y sus límites
  • Donde puedes hablar sin respeto de tus alumnos (respuesta, en ningún sitio, pero si lo haces, que sea en tu casa o en el bar)
  • Qué es el acoso en la escuela
  • Qué es el acoso fuera de la escuelaCiberacoso
  • Cómo prevenir el acoso
  • Cómo no ser un acosador
  • La importancia de las emociones en el aprendizaje
  • El respeto a los menores y sus familias
  • Los castigos en la ley educativa
  • Los efectos de los castigos
  • Los coscorrones no son educativos ni curan el déficit de atención.
  • Pequeños apuntes sobre como motivar al alumno que dices que es vago
  • Ser un buen educador es mucho más que explicar una materia.

 

Ojalá no fuera necesario hablar de estos temas. Pero ocultarlos, imponer el corporativismo cerril y negar que existen esas actitudes, aunque sean minoritarias, sería un error que perjudica a los niños y la sociedad.

Mireia Long

Cursar los diez años de Educación Obligatoria debe dar derecho al título de ESO

image

 

Todos los alumnos que pasen diez años en el sistema educativo tienen que recibir su título de ESO, todos ellos. No importa si no has superado alguna materia. La educación es un derecho y se refiere a recibir herramientas y conocimientos que los preparan la una vida activa de ciudadanos libres, no un listado de datos, fórmulas, contenidos arbitrarios, listas o procedimientos, en su mayor parte de escasa relevancia real y práctica.

Primero, porque es imposible que en diez años no hayan recibido una educación básica. Segundo, porque después de obligarlos a acudir a la escuela y recibir un modelo de enseñanza monolítico estatal, al menos no se les puede privar de un papelito que no garantiza nada pero que es indispensable para que puedan continuar sus vidas libremente.

Hablamos de una educación básica entendida de manera holística y si alguno no ha logrado objetivos curriculares específicos en algún área eso no va a cambiar el hecho de que, tras diez años en el sistema. debe tener la educación básica que se le está garantizando como DERECHO y para la que la ESO está creada.

Si el sistema educativo no puede garantizar el derecho del menor a una educación básica, debe asumir sus culpas, pero no destrozar el futuro de un niño.

Si el Sistema Educativo no garantiza el derecho de nuestros hijos a recibir una educación básica tras diez años, debemos saberlo y tener la opción de elegir otro modelo que si lo garantice.

Si el Sistema es inútil e incapaz de garantizar una educación básica a la que todos los niños tienen derecho, o si los funcionarios del sistema desconocen y desprecian los DERECHOS DE LOS NIÑOS, que es a lo que sirven y para lo que existen como profesionales, deben decirlo, debe saberse, deben marcharse y deben aceptar que este modelo es un fracaso.

Si no, al menos, deben entregar su título de Educación Obligatoria a todos los niños que han cumplido acudiendo al único lugar al que se permite que vayan a recibirla.

Mireia Long

Hay esperanza

18920674_1300578686707214_1079993484590765263_n

Azucena y yo creemos firmemente que hay esperanza en  los colegios, institutos, hogares y en todo el sistema educativo. Los niños, nuestro futuro, están llenos de esperanza y confían en  nosotros para darles las herramientas emocionales, éticas y prácticas para tener vidas llenas de sentido, para cumplir sus sueños, para aprender todo lo que necesitan para lograrlo. Los maestros y profesores que se han formado con nosotras y otros muchos miles también tienen una profunda confianza en que pueden acompañar a sus niños con amor y respeto, enseñándoles a pensar, a reflexionar, a ser críticos y libres, además de proporcionarles herramientas y conocimientos académicos.

Dedicamos nuestra labor a mejorar la vida educativa de los niños y a ayudar a los educadores que caminan junto a ellos. Profesionales que tienen esperanza, que saben que el futuro es complejo pero apasionante y que trabajan con tesón para que las aulas sean un espacio transparente y el aprendizaje algo lleno de alegría en el esfuerzo y el descubrimiento. A ellos nos dirigimos en este artículo y les hacemos una invitación.

Si eres un maestro o profesor que llevas a innovación y el respeto por los ritmos madurativos de los niños al aula, si crees que hay esperanza en cambiar el paradigma educativo y quieres contarlo al mundo, estás invitado a escribir en nuestra página para nuestra nueva sección: HAY ESPERANZA.

Mándame un privado o un mail a info@pedagogiablanca.net y publicaremos tu colaboración. Queremos que se os oiga, se os vea y se os respete por lo mucho que dais cada día.

Mireia Long

La mala soy yo

495289

 

Si crees que a los niños se les deben dar azotes y coscorrón, si crees que puedes ser buen profesor sin vocación,  si crees que todo el problema es que los niños no te atienden porque son vagos, de verdad, por el bien de nuestros hijos, te lo ruego, cambia de profesión.

 

La libertad educativa es España no existe. Los padres no pueden elegir centro, no puede elegir a la persona que se va a quedar con sus hijos en un lugar donde no pueden entrar a ver como los trata, no pueden elegir los valores que se les van a transmitir en el contacto diario. No pueden elegir que su profesor sienta amor por ellos.

La Educación Pública no garantiza ninguna de esas libertades, pero si, al menos, debería garantizar ética, respeto, sensibilidad y actualización en sus funcionarios.

Digo yo.

 

Oye, que igual soy una peligrosa anarquista desestabilizadora que no acepta la autoridad de los funcionarios y mucho menos traga con que eduquen a niños y adolescentes personas que los desprecian y no se preocupan ni de comprenderlos, ni de aprender nada nuevo, que se mofan de cualquier intento de mejora del sistema que no sea el de preparar a los niños para hacer exámenes, que aborrecen la innovación de la que tanto se nos habla, que no se actualizan, que añoran el coscorrón como método pedagógico.

 

Igual es eso.

Igual la mala soy yo, no esos profesaurios que no aman su trabajo, que no se consideran educadores, que no tienen ni idea de lo que representa que los padres les confíen lo que más aman.

Igual la mala soy yo por no querer que a los niños los humillen, castiguen y machaquen. Y por contar que hay quien habla de los hijos de otras personas con ese desprecio y esa ignorancia.

Será eso.

 

Prefiero se mala. Pero desde luego jamás hablaré con desprecio de mis alumnos.  Y tú no deberías hablar ni escribir con desprecio de un niño que puede ser mi hijo o el hijo de cualquier persona que lea este artículo. Nos lo debes, como funcionario y como persona. Puede que te sientas impune cuando en el claustro o en la red vejas a los niños o promueves prácticas educativas obsoletas y perjudiciales, cuando te ríes de los niños con déficit de atención y defiendes que les den un pescozón, cuando llamas vagos a tus alumnos, cuando haces comentarios racistas o sexistas, cuando llamas llorica al niño que se queja de acoso, cuando llamas exagerada a la madre que cuenta que su hijo sufre fobia escolar o se aburre en las clases y está desmotivado. De hecho, seguramente tienes razón y todo eso va a quedar impune.

 

Tus compañeros, en su mayoría, te miran avergonzados y tratan de compensar, pero rara vez se atreverán a echarte en cara lo inadecuado de tu comportamiento. Igual te tienen miedo, el matonismo no solo se da entre los alumnos y quizá, como educas aunque no seas educador, se lo estás enseñando con tu comportamiento. Porque, ¿sabes?, es imposible que si piensas que los niños son vagos, desprecias la educación emocional y te burlas de la investigación pedagógica, del neuroaprendizaje y de cualquier intento de hacer una clase motivante, si crees que la culpa de que tus alumnos suspendan y se aburran es suya, te aseguro que es lo transmites cada día en el aula a nuestros hijos.

 

Eres un funcionario público. Debes ser consciente de ello. Y no desprestigiar a tu profesión ni decir nada que no sea acorde con la imagen que debe dar un funcionario público.  O cambiar de profesión, que igual sería lo mejor para los niños y hasta para que dejes de sufrir en un trabajo que aborreces, pues, no lo olvides, tu trabajo es educar personas.

 

Yo seguiré hablando de las malas prácticas docentes porque, ¿sabes?, yo si me considero una educadora y si deseo que los niños sean felices en el colegio.

Mireia Long