Las dos claves fundamentales de un aprendizaje feliz y natural

Claves del aprendizaje feliz y natural

El aprendizaje debería ser una experiencia gozosa, placentera, feliz. Y hoy voy a daros las dos claves fundamentales para un aprendizaje feliz y natural, que será, lógicamente, coherente con las necesidades naturales, evolutivas y personales de cada niño.

Si observas a un niño pequeño o a un bebé te das cuenta del gran disfrute que supone para él el descubrir cosas nuevas, lograr objetivos o comprende algo. El aprender felices es algo que podríamos considerar un derecho de los niños y además, un elemento evolutivo que hace que nuestra especie, precisamente, haga del aprendizaje su mayor baza para el éxito evolutivo.

No significa eso que, sobre todo cuando los niños crezcan o en nosotros mismos, los adultos, no tenga unido al gozo el esfuerzo, el tesón y la dificultad, me gustaría aclararlo, aunque, la verdad, si hablamos de niños menores de seis años, sobra decir que todos deberían estar aprendiendo felices. Pero ¿cómo podemos ayudarles en esto?

La respuesta resumida sería no interfiriendo ni dañando su capacidad para un feliz aprendizaje con metas, herramientas, procesos y contenidos que no sean adecuados para ellos. Cuando un niño no esté disfrutando es que estamos haciendo algo mal y deberíamos analizar nuestra intervención. Veamos ahora esas dos claves fundamentales para un aprendizaje feliz y natural.

Hacer: la primera clave del aprendizaje feliz y natural

Los seres humanos aprenden, de manera natural, en cualquier cultura, por su propia naturaleza como especie, de dos formas: mediante la acción y mediante la conversación. Como los hombres prehistóricos aprendieron antes de la escritura, tallando piedras, interactuando con la naturaleza, observando e imitando y, finalmente, reuniéndose en torno al fuego para hablar, contar historias y compartir experiencias.

Los niños tienen que tocar las cosas. Hacerlas las veces que necesiten para llegar a hacerlas de manera que consideren satisfactoria para su objetivo, esa experiencia es indispensable para que se construya un proceso de aprendizaje real y significativo que además, pone las bases para un correcto aprendizaje a lo largo de la vida. Tendrían además de tener experiencias sensoriales variadas, con una intervención adulta expectante más que activa excepto cuando el niño solicitara ayuda o estuviera en riesgo.

Tendríamos, además, que procurarles las experiencias más cercanas posibles a los elementos y medio natural. Eso puede ser complicado para los que vivimos en una ciudad especialmente, pero siempre nos queda buscar alternativas: salidas al campo, visitas a parques que sean parques de verdad, usar los parques infantiles para permitir que los niños hagan ejercicios de motricidad gruesa libremente y no temer la tierra, el barro, el agua y la lluvia.

Incluso en casa es posible observar el placer del niño al ver el agua correr, su diversión chapoteando en el baño y darle arena o harina para que toquen con sus manos. Con las medidas lógicas de atención a su seguridad vamos a poder dejarles escalar y saltar en casa o en la calle, pisar los charcos y subirse a los árboles, correr y jugar sin marcar reglas ni temas. Los niños usan el juego, como veremos más adelante, como la principal herramienta para construir sus aprendizajes.

Disponemos además, de toda clase de materiales artificiales de los que podemos sacar excelente provecho. El niño va a disfrutar del modelado y el dibujo, especialmente si no intervenimos marcando temas y ritmos o encorsetando su creatividad. Necesitan experimentar sin juicios. ¿No habéis visto esos niños pequeños que dejan de querer pintar porque se les está señalando que no lo hacen bien o no usan los colores adecuados o se salen de las líneas? Hay que confiar más en ellos y en su propio proceso personal y dejarles experimentar con sus manos. Hacer, como si fueran a tallar piedra algún día.

Hablar, la segunda clave del aprendizaje feliz

La segunda manera, como mencioné anteriormente, para un aprendizaje feliz, es la expresión oral en todas sus facetas. La importancia de la comunicación oral con los bebés no deja de ser afirmada por los especialistas, sin quitar por ello valor a sus necesidades comunicación táctil, del contacto físico, que están programados para pedir pues les hace sentir seguros y amados.

Pero hablarle a los niños, mirándoles, explicándoles lo que vamos haciendo y contándoles cosas, es importantísimo para que ellos mismos adquieran el lenguaje. Sin embargo, una vez saben hablar, esta necesidad sigue estando allí y es a través del lenguaje hablado como van a asimilar conceptos y comprender mejor su entorno.

Cuando van creciendo es muy importante seguir contándoles cuentos, cantando con ellos y, sencillamente, hablando con ellos en un proceso bidireccional. Claro que si vamos a explicar algo, me refiero al aula, es necesario un cierto silencio y atención, pero siempre deberíamos diseñar los aprendizajes de manera que sean conversacionales, proporcionando al niño la posibilidad de preguntar, dar su opinión, expresarse e interrumpir si lo necesitan.

No basta con que escuchen, hay que mantener conversaciones abiertas con ellos. Y tendríamos siempre que tener en cuenta que la verdadera comunicación es un proceso libre y volitivo, que no puede forzarse y no debe impedirse, y que, para que funcione, tiene que basarse en el respeto, la confianza y la escucha activa. Un niño que teme ser regañado, juzgado o que se burlen de él no podrá comunicarse de manera eficiente.

Los propios niños nos van a asombrar con su deseo asombroso de saber. Nos lo van a preguntar todo, continuamente, queriendo saber la razón de las cosas que les rodean. Esta insistencia en la pregunta nos da una clave segura de como ellos necesitan aprender, y es dejándose llevar por su curiosidad natural y hablando con nosotros.

Hablar y hacer son las dos claves para un aprendizaje feliz y natural desde la primera infancia.

Mireia Long

Si te ha gustado este texto te lo puedes descargar en un minilibro precioso imprimible en pdf en este enlace:

https://www.dropbox.com/s/mbdcca0dbhpci2u/2-claves-fundamentales-del-aprendizaje-feliz-y-natural.pdf?dl=0

La creatividad y la escuela según Michio Kaku

273891b29a_1479750908868

Michio Kaku es uno de los fisicos teóricos más brillantes de la actualidad, especializado en la teoría de cuerdas, relacionado con las universidades de Harvard, Berkeley, Princeton y Nueva York, donde es catedrático de Física Teórica. Kaku es, además, autor de varios libros y un divulgador científico de enorme carisma.

http://

En este vídeo Kaku explica que nacemos siendo, naturalmente, científicos. A los niños les fascina la Naturaleza y quieren experimentar con ella y entenderla. Sin embargo, nos indica que, tras su paso por la escuela primaria y secundaria, su curiosidad muere aplastada.

Considera que el gran fallo es la insistencia en la memorización de cifras y datos, cuando eso no es, de ninguna manera, Ciencia. Eso aplasta la curiosidad natural que los niños pequeños demostraban por los procesos naturales.

Nos cuenta, además, una anécdota que considera el hecho más humillante de su vida: su hija pequeña le preguntó, horrorizada, la razón que le llevó a hacerse científico, pues había terminado hastiada de estudiar de memoria todos los nombres y características de los minerales para un examen.

Podemos  fomentar el interés por la ciencia de los niños con experimentos y mucha libertad, pero también de esta segunda parte del problema, los fallos del sistema educativo que, como bien dice Kaku, podría estar aplastando la curiosidad científica de los niños. Quizá es que nuestro sistema educativo es anacrónico.

Yo estoy completamente deacuerdo con Kaku con su percepción sobre que el sistema educativo memorístico aplasta la curiosidad y me alegra leer que una de las mentes más brillantes de nuestros tiempos lo ve de este modo. ¿Qué opináis vosotros?

Mireia Long

Las claves del proceso creativo

273891b29a_1479749926665

Hoy vamos a contaros las claves para fomentar la creatividad en los niños. Nuestro papel como educadores es dejar que la creatividad florezca.

¿Qué es ser creativo?

La creatividad no es, o al menos no es solamente, cantar, bailar o dibujar con muchos colores o inventar historias fantasiosas. La creatividad es mucho más que eso. Es realmente lo que nos ha hecho humanos, pensar hasta dar con una solución que resuelva un dilema.

En ser creativo radica la capacidad para responder a los retos y problemas dando nuevas respuestas que nadie antes había dado, sea de forma absolutamente original, sea combinando aportaciones previas de manera sorprendentemente efectiva. No deberíamos matar la creatividad, pues realmente no sabemos a que retos se enfrentarán nuestros hijos.

Los seres humanos creativos

Darwin era un genio creativo. Einstein. Heisenberg. Curie. Schrödinger y Bhor. Lo son las personas que descubren remedios para enfermedades, los que investigan hasta descubrir como nuestros genes nos describen, los que trazaron rutas comerciales y los que pensaron que era posible volar. También, por supuesto, artistas y conductores de hombres: es creativo Leonardo, pero también lo es Mandela.

Serán genios creativos los que descubran como podemos conseguir mantener una vida digna en un planeta que se nos queda pequeño, o como recuperar el daño ambiental, o como lanzarnos a vivir entre las estrellas, o conseguir una organización humana con más justicia y equidad. Para lograr eso necesitamos hombres y mujeres creativos.

Sin creatividad habríamos estado perdidos muchas veces en el pasado y lo estaremos en el futuro. La clave de la supervivencia como especie y del progreso personal está en la creatividad. Por esa razón es tan, tan importante ayudar a que nuestros hijos, los hombres y mujeres del futuro, no la pierdan, sino que aprendan a utilizarla y hasta a acrecentarla.

¿Cómo fomentar la creatividad?

Y bien, la teoría hasta aquí. Pero, ¿qué es realmente la creatividad?, ¿cómo funciona?, ¿como se estimula? , y sobre todo ¿qué podemos hacer los padres para fomentar la creatividad?

La creatividad debemos entenderla como la capacidad de dar soluciones o hacer nacer algo real que pueda ser llevado a la práctica. Por soluciones no me refiero unicamente, por supuesto, a la ciencia o la tecnología. Una nueva forma de organizar una empresa, un libro, una corriente pedagógica, una obra musical, un helado delicioso… todo eso es un acto de creación llevado a la práctica, motivado por la pasión.

Las tres fases de la creatividad

Me explico. Imaginar una historia fascinante es creativo, pero la imaginación es solo la primera fase del proceso. La clave es aprender a hacer ese acto creativo real va a suponer poder ser capaces de que eso se haga real, sea como un libro, una película o un cuentacuentos. Y además, no lo neguemos, queremos que otras personas disfruten de nuestra creación.

El proceso creativo tiene tres fases: ensoñación, diseño práctico y crítica. Y estas tres fases es fundamental, repito, fundamental, que como padres o educadores sepamos entenderlas y respetarlas. Y es especialmente importante cuando estamos acompañando a niños pues interferir en cada una de ellas, adelantándolas, puede deformar y hasta paralizar la creación.

Os cuento. En la primera fase es el momento de la imaginación más desbordante, la que no tiene más límites que los de nuestra capacidad de soñar. Esta fase es indispensable para que cualquier persona se atreva a dar el paso de inventar algo maravilloso, nuevo, valiente. Pero si cuando se está en esa fase nos machacan (y especialmente si lo hace una figura de autoridad como los padres o maestros) con comentarios negativos y críticas.

Cuando soñamos no deberíamos escuchar a nadie que nos diga que nuestros sueños son absurdos o imposibles. ¿Sabéis lo que les dijeron a los hombres que comenzaron revoluciones como el cine, los aviones, los coches o las naves espaciales?

Tenemos derecho a soñar y los niños, más. Pero es que esos sueños, esas ideas que pueden parecer locas y que rompen con todo el conocimiento anterior, son el germen de la innovación y los descubrimientos que mueven el mundo.

Por tanto, en la fase de creación, dejémosles soñar y sigamos acompañando su proceso creativo con las siguientes fases: diseño de realidad y crítica constructiva. Comprender el proceso y acompañarlo correctamente es la clave de la creatividad.

Mireia Long

Las tres “Pes” del Aprendizaje por Proyectos.

las3P

Si eres profesional de la docencia, diriges tu aula a diario, o eres educadora o monitor en centros de educación no formales para niños y/o adolescentes probablemente estés pensando en montar un proyecto, o alguna vez has hecho alguno con mayor o menor éxito. Quizás incluso has dejado de intentar hacerlos porque conseguir que sean proyectos significativos y estimulantes para todos resulta demasiado costoso.

Las tres “Pes” del Aprendizaje por Proyectos  siempre han sido:

  • Posibilidad
  • Proactividad
  • Proyecto

Si existe la posibilidad de trabajar por proyectos con ese grupo, el maestro o educador tiene una actitud proactiva para proponer y organizar cosas y se tiene la idea del proyecto que se quiere hacer la mayoría de la gente cree que eso seguro va a funcionar, y se olvidan de la cuarta P, la más importante:

Es esta: Proceso.

Tal y como diseñes y acompañes el proceso de desarrollo del proyecto en tu aula será lo que marcará definitivamente si ese proyecto es un éxito y logra los objetivos que deseabas, o si será un trabajo más obligatorio, como tantos otros, que acaba con 20 murales sobre cartulina prácticamente idénticos y con los niños apenas habiendo aprendido nada.

A veces algunos maestros, y algunas madres que también montan proyectos con sus hijos me preguntan si están bien las ideas que tienen para hacer un proyecto con sus estudiantes, y en la mayoría de las veces fallan en cinco cosas importantísimas:

  • No cuentan con la opinión del niño para decidir sobre qué aspectos desea profundizar.
  • Son poco flexibles con el cambio o transformación de actividades propuestas.
  • Se basan excesivamente en el trabajo escrito.
  • Cuando hacen proyectos en grupos de trabajo no se presta atención a que haya verdadera cooperación entre los integrantes de los grupos, al final cada uno hace una parte y luego lo juntan todo como si fuera un pegote.
  • Su propuesta y proyecto es demasiado complicado.

Todo esto se puede evitar, y nosotras te podemos ayudar.

En nuestro programa “Aprendizaje por Proyectos” te damos guía, recursos,acompañamiento, y todo lo que necesitas para tener éxito a lo largo de todo el proceso.

 

10 Ideas y recursos para trabajar el Arte de forma vivencial

656a3a6736_1456778348744

 

  1. Memory: obras de arte con nombre del autor
  2. Memory: obras de arte con estilo o movimiento al que pertenecen
  3. Pintar cuadros por números
  4. Usar un pack de “pintar cuadros por números” para decorar ese cuadro como si fuera un collage con distintas texturas y colores transformándolo en algo nuevo.
  5. Juego de tarjetas con preguntas tipo trivial
  6. Crear un juego de la oca casero con casillas especiales, por ejemplo cada vez que se caiga en una casilla especial se coge una tarjeta de un montón en el que hay muchas tarjetas con nombres de pintores, escultores, arquitectos, etc, que hayamos trabajado, y el jugador ha de nombrar una obra de ese artista o perder un turno.
  7. Jugar a recrear escenas de películas clásicas.
  8. Safaris fotográficos de obras de arte, de edificios bonitos, o de mobiliario urbano interesante por la ciudad.
  9. Jugar a las audiciones ciegas. Se ponen fragmentos de piezas de música clásica y el primero que sepa de que obra o músico se trata gana. Se pueden dar puntos y el ganador al final puede tener el privilegio de escoger que pieza se va a escuchar completa, por ejemplo.
  10. El juego de los personajes pero solo con un tipo de artistas, para acotar, por ejemplo con pintores, o con cineastas, o con músicos…

Azucena Caballero

Arte para peques

a

El arte nos rodea, forma parte de nuestro día a día. Salimos a la calle y en medio del tejido urbano vemos maravillosas iglesias y catedrales, palacetes, antiguos edificios, esculturas, tipografías y fuentes con estéticas definidas, mobiliario urbano no solo pensado para que sea funcional, si no en  ocasiones también pensado con una función ornamental. Allí donde miremos tenemos la oportunidad de descubrir patrones estéticos y artísticos.

De igual forma, vamos a casa de familiares y amigos y vemos cuadros y láminas decorando sus paredes, jarrones, figuritas de cerámica y porcelana y diferentes objetos de ajuar que nos recuerdan la necesidad de vivir rodeados de arte que todos tenemos.
El arte es una necesidad para el ser humano, en dos vertientes, como objeto de contemplación, expansión y crecimiento, y como elemento de expresión, comunicación y transmisión de sentimientos y emociones.
¿A qué edad podemos empezar a transmitir conocimientos artísticos y pasión por el arte a los niños? Desde muy pequeños, desde siempre.
A los niños les encantan las historias, así que igual se interesan por la historia de un héroe de leyenda, una niña que nació en el interior de una flor, un joven que venció a un gigante, o la vida de un gran pintor o arquitecto del pasado.
Los niños tienen una tendencia natural a que les encante lo bello. No tienen prejuicios, y solo compartiendo con ellos imágenes de cuadros ellos van a encontrar elementos con los que sintonizan.
Si no sabes qué tipo de imágenes empezar a mostrar, puedes probar con los impresionistas, son cuadros llenos de color, con imágenes cotidianas que cualquier niño puede reconocer, y empezar a hablar sobre los colores, los elementos del cuadro, qué representan, etc. Conversando, mirando y disfrutando juntos es la mejor manera en la que introducir a un niño (a cualquier persona en realidad) en el mundo del arte, que no es un mundo de erudición en sí mismo, si no de disfrute y realización.
Algunos buenos recursos son los libros de arte para niños como “Mi primer libro de arte” de Usborne y similares, o los libros y guías Taschen.
En internet hay muchos materiales, y por supuesto los museos y galerías son recursos fabulosos. Cuando vayamos a un museo con niños pequeños no pretendamos que miren todo, es mejor ir solo a una o dos salas, o ir solo a ver algunas obras concretas, preferentemente algunas que hayamos mirado antes juntos en algún libro o que incluso hayamos jugado a copiar, reinterpretar, etc.
Azucena Caballero

La Pedagogía Blanca y lo alternativo

e5cf47dc03_1464634963685

Desde que colaboro con la PB he oído muchas veces cómo se califica nuestra filosofía como algo “alternativo”.

Parece como si este término define cualquier cosa que se salga de la corriente principal, como si fuese poco válido por salirse de la norma general.

Me niego a calificar a la Pedagogia Blanca como una corriente “alternativa”, porque no lo es. Yo lo había visto siempre, desde el principio, como algo innovador, algo que sale de lo convencional, pero no por este motivo algo que no sea válido.

Tenemos en cuenta lo último en la neurociencia, pero también lo demostrado empíricamente a lo largo de los años como funcional y eficiente. Tenemos en cuenta las últimas investigaciones en pedagogía, biología, psicología, aprendizaje, vínculos afectivos, emociones y todos los campos que intervienen en lo relativo al aprendizaje real de los humanos.

No, no somos “alternativos”. Sencillamante, deseamos cambiar el paradigma educativo actual. Y eso no se logra seguir la corriente principal. Hay que buscar nuevos caminos, más actuales, más adecuados a lo que conocemos ahora sobre los seres humanos y sus maneras de aprender.

 

Sorina Oprean

Si quieres saber más:

http://www.pedagogiablanca.net/unete/

¿Qué es la creatividad?

creatividad-clave-1024x768

La creatividad es capacidad para responder a los retos y problemas dando nuevas respuestas que nadie antes había dado, sea de forma absolutamente original, sea combinando aportaciones previas de manera sorprendentemente efectiva. No deberíamos matar la creatividad, pues realmente no sabemos a qué retos se enfrentarán los niños en el futuro.

Darwin era un genio creativo. Einstein. Heisenberg. Curie. Schrödinger y Bohr. Lo son las personas que descubren remedios para enfermedades, los que investigan hasta descubrir como nuestros genes nos describen, los que trazaron rutas comerciales y los que pensaron que era posible volar. También, por supuesto, artistas y conductores de hombres: es creativo Leonardo, pero también lo es Mandela.

Serán genios creativos los que descubran como podemos conseguir mantener una vida digna en un planeta que se nos queda pequeño, o como recuperar el daño ambiental, o como lanzarnos a vivir entre las estrellas, o conseguir una organización humana con más justicia y equidad. Para lograr eso necesitamos hombres y mujeres creativos.

Sin creatividad habríamos estado perdidos muchas veces en el pasado y lo estaremos en el futuro. La clave de la supervivencia como especie y del progreso personal está en la creatividad. Por esa razón es tan, tan importante ayudar a que nuestros hijos, los hombres y mujeres del futuro, no la pierdan, sino que aprendan a utilizarla y hasta a acrecentarla.

Y bien, la teoría hasta aquí. Pero, ¿qué es realmente la creatividad?, ¿cómo funciona?, ¿cómo se estimula?, y sobre todo ¿qué podemos hacer los padres y los maestros para fomentar la creatividad?

La creatividad debemos entenderla como la capacidad de dar soluciones o hacer nacer algo real que pueda ser llevado a la práctica. Por soluciones no me refiero únicamente, por supuesto, a la ciencia o la tecnología. Una nueva forma de organizar una empresa, un libro, una corriente pedagógica, una obra musical, un helado delicioso… todo eso es un acto de creación llevado a la práctica, motivado por la pasión.

Mireia Long

 

Si quieres saber más:

http://www.pedagogiablanca.net/unete/

Emociones

feliz

Por suerte, cada día se oye más hablar sobre la importancia de atender las emociones de los niños.

No voy a hacer una declaración sobre lo que esto significa. Tenéis a grandes expertos en la red a los que consultar o leer sobre este tema.

Lo que voy a mostraros hoy es una manera que yo utilizo con niños para que se expresen, incluso sin saber escribir, leer o hablar.

Además, utilizamos la creación de éste instrumento como taller de manualidades.

Materiales necesarios:

  • Dos platos de cartón (a ser posible blancos, sin satinar).
  • Un pasador metálico pequeño.
  • Lápiz y goma.
  • Rotuladores de colores.
  • Una tijera.

Se trata de dividir, con el lápiz, uno de los platos en varios quesitos iguales, dependiendo de las emociones que queráis representar. En la muestra que os traigo hemos puesto cuatro porque los niños eran muy pequeños.

Al otro plato, le recortáis el equivalente a uno de los quesitos, sólo la mitad del radio, que será el que colocaremos encima del otro para ir mostrando las emociones que hayamos representado.

En el resto del plato, dibujamos ojos (o utilizamos ojos locos, que son más divertidos) y nariz (nosotros hemos puesto un trozo de huevera que, además, tapa el pasador), pelo o lo que se nos ocurra, dependiendo del personaje que elijamos para nuestro instrumento de medir emociones. En este caso es un castor,

Podéis hacer un oso, un gato, un payaso, un niño, una niña, un conejo…

Con el pasador sujetáis los dos platos y termináis de pintarlos y de dibujar en el de abajo los gestos que decidáis, de modo que al girar el de arriba sólo se vea uno, como aquí, en la muestra que os dejo.

Espero que os guste mucho la idea y lo construyáis y utilicéis con vuestros hijos o alumnos.

El círculo de Lola.

asustado contento feliz triste

Creatividad, la clave del futuro educativo

creatividad clave

La creatividad es capacidad para responder a los retos y problemas dando nuevas respuestas que nadie antes había dado, sea de forma absolutamente original, sea combinando aportaciones previas de manera sorprendentemente efectiva. No deberíamos matar la creatividad, pues realmente no sabemos a qué retos se enfrentarán los niños en el futuro.

Darwin era un genio creativo. Einstein. Heisenberg. Curie. Schrödinger y Bohr. Lo son las personas que descubren remedios para enfermedades, los que investigan hasta descubrir como nuestros genes nos describen, los que trazaron rutas comerciales y los que pensaron que era posible volar. También, por supuesto, artistas y conductores de hombres: es creativo Leonardo, pero también lo es Mandela.

Serán genios creativos los que descubran como podemos conseguir mantener una vida digna en un planeta que se nos queda pequeño, o como recuperar el daño ambiental, o como lanzarnos a vivir entre las estrellas, o conseguir una organización humana con más justicia y equidad. Para lograr eso necesitamos hombres y mujeres creativos.

Sin creatividad habríamos estado perdidos muchas veces en el pasado y lo estaremos en el futuro. La clave de la supervivencia como especie y del progreso personal está en la creatividad. Por esa razón es tan, tan importante ayudar a que nuestros hijos, los hombres y mujeres del futuro, no la pierdan, sino que aprendan a utilizarla y hasta a acrecentarla.

Y bien, la teoría hasta aquí. Pero, ¿qué es realmente la creatividad?, ¿cómo funciona?, ¿cómo se estimula?, y sobre todo ¿qué podemos hacer los padres y los maestros para fomentar la creatividad?

La creatividad debemos entenderla como la capacidad de dar soluciones o hacer nacer algo real que pueda ser llevado a la práctica. Por soluciones no me refiero únicamente, por supuesto, a la ciencia o la tecnología. Una nueva forma de organizar una empresa, un libro, una corriente pedagógica, una obra musical, un helado delicioso… todo eso es un acto de creación llevado a la práctica, motivado por la pasión.

Mireia Long

http://www.pedagogiablanca.net/unete/