TDAH Crowdfunding.

papadedia

La Pedagogía Blanca entrevista a Javier Sastre, promotor de TDAH Crowdfunding.

 

Hola, Javier, gracias por recibirnos.

Está claro que el número de diagnósticos de TDAH ha aumentado mucho en los últimos años hasta el punto de haber cierta alarma social al respecto. ¿A qué crees que puede deberse este aumento en el número de diagnósticos?

Bien, quizá, para poder entender mi respuesta a esta pregunta, primero deba daros mi opinión de lo que creo se esconde detrás de las siglas TDAH. En mi opinión, estas siglas sólo son la manera de llamar a un conjunto de comportamientos o actitudes que presentan determinados niños. Fíjese que no digo síntomas, porque parecería que estamos hablando de una enfermedad, y creo que se debe hacer un esfuerzo por evitar el etiquetar de enfermos a estos niños, porque eso puede traerles muchos más problemas que beneficios.

Teniendo esto en cuenta, lo que creo que ha influido, determinantemente, en el aumento del número de diagnósticos, es el hecho de que los comportamientos y actitudes de estos niños son incompatibles con lo que el sistema educativo y social actual espera de ellos.

Cuando se comienza la educación primaria, o incluso antes, el sistema espera que los niños se comporten como adultos y sean capaces de permanecer sentados varias horas, aprender a leer, escribir, jugar en un patio cerrado… y todo ello teniendo un perfecto control de sus emociones.

Esto, además de exigírseles en el escuela, muchas veces se les exige fuera de ella, en casa, en sus actividades extraescolares y de ocio… Los niños a esa edad no tienen por qué estar preparados para sufrir un impacto de ese calibre. Muchos de ellos, por su naturaleza, no pueden seguir estos patrones, que no son patrones creados pensando en su individualidad, sino en lo que dicho sistema necesita.

Esto, sin duda, lleva a creer que muchos niños tienen algún problema en su cerebro por no poder ceñirse a esas reglas para las que, simplemente, su cerebro aún no está en el punto de desarrollo necesario. He aquí, lo que desde mi punto de vista está detrás del aumento de este tipo de casos en los últimos años.

¿Cómo pueden unos padres, a los que les dicen que su hijo tiene TDAH, actuar de manera que puedan ayudarle?

Creo que la familia juega un papel clave en todo esto. De hecho, dependiendo de cómo sea encajado por ella, dependerá que todo se quede en una anécdota o por el contrario suponga una verdadera pesadilla.

La familia, sobre todo los padres o adultos responsables del cuidado del niño, manejan la llave que separa la luz del abismo. Si la familia se alinea con el sistema, contribuyendo a etiquetar al niño y enviándole el mensaje, consciente o inconsciente, de que tiene un problema, de que está enfermo porque no se comporta igual que los demás… posiblemente, ese niño, al sentirse rechazado también en su hogar donde él espera la máxima compresión, tenga una peor evolución que aquel niño que es respetado por su familia tal y como es, de manera que se hagan prevalecer sus intereses y necesidades sobre los del sistema.

Me gustaría poner un ejemplo a este respecto para comprender mejor lo que quiero transmitir. Imaginemos que a un niño le es imposible permanecer sentado más de 20 minutos en clase. La familia puede abordar el problema, bien presionando al niño para que esté sentado en clase todo el tiempo que el horario establezca, o bien tratando de hablar con la escuela para que intente adaptarse a las necesidades del niño permitiéndole levantarse cuando lo necesite y diseñando para él otras formas de aprendizaje.

En muchas escuelas de hoy en día, un planteamiento así por parte de la familia podría ser inadmisible. A partir de ahí, ya dependerá de las circunstancias y capacidades de cada familia para rendirse al sistema y acabar presionando al niño o para seguir adelante defendiendo sus necesidades, llegando hasta el punto que haya que llegar, para respetar la individualidad del pequeño o pequeña.

¿Realmente crees que merece la pena hacer un esfuerzo económico tan grande para subtitularlo al español? ¿Tan importante es el mensaje que manda este documental?

El importe es elevado, sin duda (más de un año de negociaciones con la productora no han permitido abaratar más el coste debido a la alta inversión que supuso su grabación y montaje), pero gracias a la campaña de Crowdfunding ese esfuerzo puede compartirse entre todos los aportantes.

Por otro lado, y a pesar del elevado importe, no tengo ninguna duda que su subtitulado merece la pena. El documental cuenta la historia de un grupo de educadores de un colegio danés que, alertados por el notable incremento de los casos de TDAH entre sus alumnos, decide ponerse en contacto con un centro de bienestar y desarrollo infantil para explorar nuevas alternativas de tratamiento a la medicación.

En la hora y media que dura el documental, puede verse la terapia psicoevolutiva individualizada que realizan los niños trabajando aspectos como la capacidad sensorial y motriz, la gestión emocional, los hábitos de vida…, aspectos que van mejorando, notablemente, en los pequeños.

Este proceso dio lugar a situaciones duras que pudieron ser grabadas. Situaciones que, ya sólo por sí solas, me impulsaron a embarcarme en el proyecto. Si a eso le añadimos el contenido libre de emociones del documental donde puede verse claramente como al avanzar hacia tratamientos más integrales alejados del farmacológico, incluyendo por supuesto los hábitos de vida  y los modelos educativos que se usan con estos pequeños, los niños mejoran notablemente, creo que no se podía mirar para otro lado.

La comunidad hispana merece tener delante de sus ojos una cinta con la capacidad de ésta para remover conciencias, para que todos los implicados en el cuidado de estos niños: educadores, padres, maestros, médicos… revisen si están enfocando bien sus acciones o pueden mejorarlas para beneficiar al niño que tienen delante.

¿Qué pueden hacer las personas que quieran colaborar con el proyecto?

Para colaborar con el proyecto, lo más importante es la aportación económica debido al alto precio. Por tanto les pediría a las personas interesadas en el asunto y por supuesto a las familias en las que están estos nenes que, si su economía lo permite (si no  también se puede colaborar difundiendo la campaña entre sus conocidos, lo cual es muy importante), hagan una aportación porque sólo el ver el documental puede desencadenar una profunda reflexión y una nueva energía para explorar nuevos caminos en el apoyo a sus pequeños.

¿A quién puede ayudar este documental?

Sinceramente, creo que a cualquier persona (médico, pediatra, educador, maestro, papá, mamá…), porque todos, en mayor o menor medida, podemos tener contacto con un niño que tenga unas necesidades especiales de este tipo.

En lo que a las familias se refiere, vendrá muy bien para familias cuyos niños son mayores y ya “dejaron el problema atrás” porque podrán unirlo a su experiencia, sirviéndoles para entender muchas cosas. Quizá todavía ayudar a sus hijos en algunos aspectos y, por supuesto, ayudar a las familias que se encuentren en el centro del laberinto.

También vendrá muy bien a padres con niños más pequeños que todavía no están en edad de ser valorados por su capacidad de atención, o a futuros padres, para que se vayan informando y detectando, con más antelación, las cualidades de su hijo, pudiendo así ofrecerle mejor ayuda.

¿Crees que es importante que los profesionales sanitarios y psicólogos tengan acceso a este documental?

Sin duda, como comentaba anteriormente, a cualquier persona en contacto con estos pequeños podrá ayudarle mucho, y cómo no, a profesionales cuyas decisiones van a tener tanta influencia en el futuro de los pequeños que tratan.

Al ver el documental, su impacto, sin duda, les llevará a reflexionar sobre sus formas de abordar sus iniciativas de ayuda para los pequeños. De esas reflexiones surgen los debates que pueden permitir cambiar las cosas.

Gracias, Javier, ha sido muy ilustrativo escucharte. Deseamos que tengas mucho éxito y estamos deseando que el proyecto se haga realidad, para que algo tan importante como es atender adecuadamente a estos niños se lleve a cabo.

Todos los que queráis colaborar, podéis hacerlo en el siguiente enlace:
http://crowdeduca.com/fundraisers/tdah-crowdfunding/

Ejemplo de proyectos: Hectorsaurius Park

 

hectorsaurio

Más que un proyecto concreto hoy os enseñamos como pueden los alumnos hacerse sus propios creadores de contenido a través de un blog. Este, Hectorsaurius Park, lo hizo mi hijo Héctor durante los cursos desde diciembre de 2008 (con ocho años), cuando dejó la escolarización en España, hasta el 2012, cuando comenzó otro tipo de formación (podéis ver en las entradas más modernas que se trataron de cursos de Coursera, de los que os hablaré en otro momento).

En Hectorsaurius Park váis a poder ver lecturas, mapas mentales, videos y mucho material educativo que fue recopilando como herramienta y fuente de datos para sus estudios y proyectos de su interés y automotivados. Si confiáis en los niños, ellos descubrirán sus pasiones y demostrarán que la curiosidad y el deseo de aprender no tienen límites.

Podéis verlo todo en este enlace:

https://hectorsaurio.wordpress.com/

Si queréis que vuestros alumnos y vuestros hijos aprendan así, con pasión y rigor, haciendo investigación, presentaciones de sus proyectos, preguntándose y analizando datos, nuestro curso de Aprendizaje por Proyectos te interesa-

Preguntas habituales sobre el curso “Aprendizaje por proyectos”

e1ba8cd5cd_1454354781362
Estamos recibiendo algunas preguntas sobre nuestro cursoAprendizaje por Proyectos” y estamos atendiendo a lo que nos llega.
Aquí te traemos las respuestas a algunas de las preguntas más frecuentes:

 

Soy educadora de infantil, profesora de secundaria, mamá, monitora de tiempo libre… ¿Me va a servir este curso o es solo para maestros de educación primaria?
El Aprendizaje por Proyectos es un sistema que puede usarse en cualquier aula, en un hogar, o en cualquier espacio en el que se trabaje con niños o adolescentes. En nuestro curso tenemos módulos específicos para la educación infantil y primaria, y un módulo específico para secundaria, cubrimos todas las edades. Y es un sistema de trabajo adaptable a grupos grandes y pequeños, y que incluso se puede adaptar a un solo niño. En el curso te damos el paso a paso, guías, plantillas, etc, para que te resulte fácil, eficaz y efectivo.
¿Cuanto tiempo voy a poder acceder a los materiales?
Indefinidamente, mientras la plataforma y compañía Kajabi, que es donde tenemos alojado el campus online, siga en funcionamiento tendrás acceso a todo, y por lo que ellos garantizan eso significa para siempre.
Vas a poder ver los vídeos tantas veces como desees, descargar los pdfs tantas veces como quieras, etc.
¿Cómo puedo acceder a los materiales?
Nuestro campus online es accesible desde cualquier plataforma que se conecte a internet, puedes acceder por ordenador, smartphone o tablet. Incluso si usas Apple TV o similar puedes verlo en tu aparato de televisión.
Vivo en México, ¿puedo apuntarme igualmente?
Sí, ya que todo el contenido es online, puedes apuntarte desde cualquier lugar del mundo si tienes conexión a internet.
Yo ya había pensado en preparar algún proyecto para los niños, tengo pensado ya uno sobre el teatro romano. ¿Por qué tendría que apuntarme si ya tengo una idea en mente para montar un proyecto?
La inscripción en el curso te ahorraría errores en el planteamiento del proyecto, en la comunicación con tus alumnos y en como gestionar los grupos de trabajo. Lamentablemente muchos docentes cuando deciden que van a empezar a trabajar pro proyectos no piensan en la importancia de estos aspectos, pero es fundamental hacerlo bien para que el proyecto funcione exitosamente y se logren los objetivos propuestos. Son aspectos que no puedes permitirte descuidar.

Materiales de aprendizaje del SXXI

4bbc197510_1448393369444

Nos suelen consultar sobre que opinamos en la Pedagogía Blanca del uso de materiales naturales en los juguetes de los niños y apartarlos del ordenador o los audiovisuales o de los juguetes modernos como se defiende en otros sistemas de pedagogías “alternativas”.

Nosotras siempre repetimos lo de “en el plástico no está Satanás” y recomendamos expresamente tener LEGO y Playmobil en todas las aulas de la Pedagogía Blanca. Y Juegos de mesa, ordenadores, pantallas de televisión y DVD.

Los juguetes y educativos hechos con materiales naturales son estupendos, y los hay preciosos y útiles, pero privar a los niños de experiencias del mundo real y actual y de juguetes de calidad por las ideas de alguien, pedagogo o no, con planteamientos, teorías y métodos de hace un siglo o más no tiene el más mínimo sentido y no se apoya en la ciencia ni en la experiencia.

Juegos en la naturaleza, materiales naturales simples, educativos constructivistas de todo tipo y también juguetes de calidad modernos y hasta ordenadores y televisión a la edad adecuada. Todo aporta para una educación de seres humanos de este mundo y de este siglo.

Palos, piedras, arena, árboles, agua, Playmobil, legos, ceras Manley, plastilina de la blandita, libros de todo tipo, animales realistas y muñecos con cara, Fisherprice, tablets, ver dibujos, pelis y documentales y fabricación de robots, cualquier juego o juguete de calidad, seguro y bien diseñado.

Nosotras queremos TODO lo bueno, lo queremos TODO. Un niño al que se le impide conocer cosas (con supervisión para que no sean perjudiciales) no es un niño respetado y terminará rebotado de tanta rigidez mental, pidiendo en muchas ocasiones lo contrario de lo que pretendíamos si hace falta con tal de tener un contacto con el mundo real en el que vive. ¿No conocéis niños a los que solo les dejan jugar con materiales naturales que en cuanto llega a casa de otro niño se vuelve loco por un Madelman o un robot? ¿O va directamente a por la pistola de juguete, de plástico, por supuesto? ¿O el niño con muchas restricciones en la alimentación que en cuanto ve a otro comiendo chocolate se lanza como un loco a por un poco de eso que a él nunca le dan?

El progreso es indispensable en las aulas, el mundo real, también. No obliguemos a los niños a vivir en mundos imaginarios impuestos por nosotros, sino que dejémosles crear su propio mundo desde todo lo que le ofrece la ciencia, la tecnología y los materiales de hoy en día.

Mireia Long

Las dos claves fundamentales de un aprendizaje feliz y natural

Claves del aprendizaje feliz y natural

El aprendizaje debería ser una experiencia gozosa, placentera, feliz. Y hoy voy a daros las dos claves fundamentales para un aprendizaje feliz y natural, que será, lógicamente, coherente con las necesidades naturales, evolutivas y personales de cada niño.

Si observas a un niño pequeño o a un bebé te das cuenta del gran disfrute que supone para él el descubrir cosas nuevas, lograr objetivos o comprende algo. El aprender felices es algo que podríamos considerar un derecho de los niños y además, un elemento evolutivo que hace que nuestra especie, precisamente, haga del aprendizaje su mayor baza para el éxito evolutivo.

No significa eso que, sobre todo cuando los niños crezcan o en nosotros mismos, los adultos, no tenga unido al gozo el esfuerzo, el tesón y la dificultad, me gustaría aclararlo, aunque, la verdad, si hablamos de niños menores de seis años, sobra decir que todos deberían estar aprendiendo felices. Pero ¿cómo podemos ayudarles en esto?

La respuesta resumida sería no interfiriendo ni dañando su capacidad para un feliz aprendizaje con metas, herramientas, procesos y contenidos que no sean adecuados para ellos. Cuando un niño no esté disfrutando es que estamos haciendo algo mal y deberíamos analizar nuestra intervención. Veamos ahora esas dos claves fundamentales para un aprendizaje feliz y natural.

Hacer: la primera clave del aprendizaje feliz y natural

Los seres humanos aprenden, de manera natural, en cualquier cultura, por su propia naturaleza como especie, de dos formas: mediante la acción y mediante la conversación. Como los hombres prehistóricos aprendieron antes de la escritura, tallando piedras, interactuando con la naturaleza, observando e imitando y, finalmente, reuniéndose en torno al fuego para hablar, contar historias y compartir experiencias.

Los niños tienen que tocar las cosas. Hacerlas las veces que necesiten para llegar a hacerlas de manera que consideren satisfactoria para su objetivo, esa experiencia es indispensable para que se construya un proceso de aprendizaje real y significativo que además, pone las bases para un correcto aprendizaje a lo largo de la vida. Tendrían además de tener experiencias sensoriales variadas, con una intervención adulta expectante más que activa excepto cuando el niño solicitara ayuda o estuviera en riesgo.

Tendríamos, además, que procurarles las experiencias más cercanas posibles a los elementos y medio natural. Eso puede ser complicado para los que vivimos en una ciudad especialmente, pero siempre nos queda buscar alternativas: salidas al campo, visitas a parques que sean parques de verdad, usar los parques infantiles para permitir que los niños hagan ejercicios de motricidad gruesa libremente y no temer la tierra, el barro, el agua y la lluvia.

Incluso en casa es posible observar el placer del niño al ver el agua correr, su diversión chapoteando en el baño y darle arena o harina para que toquen con sus manos. Con las medidas lógicas de atención a su seguridad vamos a poder dejarles escalar y saltar en casa o en la calle, pisar los charcos y subirse a los árboles, correr y jugar sin marcar reglas ni temas. Los niños usan el juego, como veremos más adelante, como la principal herramienta para construir sus aprendizajes.

Disponemos además, de toda clase de materiales artificiales de los que podemos sacar excelente provecho. El niño va a disfrutar del modelado y el dibujo, especialmente si no intervenimos marcando temas y ritmos o encorsetando su creatividad. Necesitan experimentar sin juicios. ¿No habéis visto esos niños pequeños que dejan de querer pintar porque se les está señalando que no lo hacen bien o no usan los colores adecuados o se salen de las líneas? Hay que confiar más en ellos y en su propio proceso personal y dejarles experimentar con sus manos. Hacer, como si fueran a tallar piedra algún día.

Hablar, la segunda clave del aprendizaje feliz

La segunda manera, como mencioné anteriormente, para un aprendizaje feliz, es la expresión oral en todas sus facetas. La importancia de la comunicación oral con los bebés no deja de ser afirmada por los especialistas, sin quitar por ello valor a sus necesidades comunicación táctil, del contacto físico, que están programados para pedir pues les hace sentir seguros y amados.

Pero hablarle a los niños, mirándoles, explicándoles lo que vamos haciendo y contándoles cosas, es importantísimo para que ellos mismos adquieran el lenguaje. Sin embargo, una vez saben hablar, esta necesidad sigue estando allí y es a través del lenguaje hablado como van a asimilar conceptos y comprender mejor su entorno.

Cuando van creciendo es muy importante seguir contándoles cuentos, cantando con ellos y, sencillamente, hablando con ellos en un proceso bidireccional. Claro que si vamos a explicar algo, me refiero al aula, es necesario un cierto silencio y atención, pero siempre deberíamos diseñar los aprendizajes de manera que sean conversacionales, proporcionando al niño la posibilidad de preguntar, dar su opinión, expresarse e interrumpir si lo necesitan.

No basta con que escuchen, hay que mantener conversaciones abiertas con ellos. Y tendríamos siempre que tener en cuenta que la verdadera comunicación es un proceso libre y volitivo, que no puede forzarse y no debe impedirse, y que, para que funcione, tiene que basarse en el respeto, la confianza y la escucha activa. Un niño que teme ser regañado, juzgado o que se burlen de él no podrá comunicarse de manera eficiente.

Los propios niños nos van a asombrar con su deseo asombroso de saber. Nos lo van a preguntar todo, continuamente, queriendo saber la razón de las cosas que les rodean. Esta insistencia en la pregunta nos da una clave segura de como ellos necesitan aprender, y es dejándose llevar por su curiosidad natural y hablando con nosotros.

Hablar y hacer son las dos claves para un aprendizaje feliz y natural desde la primera infancia.

Mireia Long

Si te ha gustado este texto te lo puedes descargar en un minilibro precioso imprimible en pdf en este enlace:

https://www.dropbox.com/s/mbdcca0dbhpci2u/2-claves-fundamentales-del-aprendizaje-feliz-y-natural.pdf?dl=0

Las tres “Pes” del Aprendizaje por Proyectos.

las3P

Si eres profesional de la docencia, diriges tu aula a diario, o eres educadora o monitor en centros de educación no formales para niños y/o adolescentes probablemente estés pensando en montar un proyecto, o alguna vez has hecho alguno con mayor o menor éxito. Quizás incluso has dejado de intentar hacerlos porque conseguir que sean proyectos significativos y estimulantes para todos resulta demasiado costoso.

Las tres “Pes” del Aprendizaje por Proyectos  siempre han sido:

  • Posibilidad
  • Proactividad
  • Proyecto

Si existe la posibilidad de trabajar por proyectos con ese grupo, el maestro o educador tiene una actitud proactiva para proponer y organizar cosas y se tiene la idea del proyecto que se quiere hacer la mayoría de la gente cree que eso seguro va a funcionar, y se olvidan de la cuarta P, la más importante:

Es esta: Proceso.

Tal y como diseñes y acompañes el proceso de desarrollo del proyecto en tu aula será lo que marcará definitivamente si ese proyecto es un éxito y logra los objetivos que deseabas, o si será un trabajo más obligatorio, como tantos otros, que acaba con 20 murales sobre cartulina prácticamente idénticos y con los niños apenas habiendo aprendido nada.

A veces algunos maestros, y algunas madres que también montan proyectos con sus hijos me preguntan si están bien las ideas que tienen para hacer un proyecto con sus estudiantes, y en la mayoría de las veces fallan en cinco cosas importantísimas:

  • No cuentan con la opinión del niño para decidir sobre qué aspectos desea profundizar.
  • Son poco flexibles con el cambio o transformación de actividades propuestas.
  • Se basan excesivamente en el trabajo escrito.
  • Cuando hacen proyectos en grupos de trabajo no se presta atención a que haya verdadera cooperación entre los integrantes de los grupos, al final cada uno hace una parte y luego lo juntan todo como si fuera un pegote.
  • Su propuesta y proyecto es demasiado complicado.

Todo esto se puede evitar, y nosotras te podemos ayudar.

En nuestro programa “Aprendizaje por Proyectos” te damos guía, recursos,acompañamiento, y todo lo que necesitas para tener éxito a lo largo de todo el proceso.

 

10 Ideas y recursos para trabajar el Arte de forma vivencial

656a3a6736_1456778348744

 

  1. Memory: obras de arte con nombre del autor
  2. Memory: obras de arte con estilo o movimiento al que pertenecen
  3. Pintar cuadros por números
  4. Usar un pack de “pintar cuadros por números” para decorar ese cuadro como si fuera un collage con distintas texturas y colores transformándolo en algo nuevo.
  5. Juego de tarjetas con preguntas tipo trivial
  6. Crear un juego de la oca casero con casillas especiales, por ejemplo cada vez que se caiga en una casilla especial se coge una tarjeta de un montón en el que hay muchas tarjetas con nombres de pintores, escultores, arquitectos, etc, que hayamos trabajado, y el jugador ha de nombrar una obra de ese artista o perder un turno.
  7. Jugar a recrear escenas de películas clásicas.
  8. Safaris fotográficos de obras de arte, de edificios bonitos, o de mobiliario urbano interesante por la ciudad.
  9. Jugar a las audiciones ciegas. Se ponen fragmentos de piezas de música clásica y el primero que sepa de que obra o músico se trata gana. Se pueden dar puntos y el ganador al final puede tener el privilegio de escoger que pieza se va a escuchar completa, por ejemplo.
  10. El juego de los personajes pero solo con un tipo de artistas, para acotar, por ejemplo con pintores, o con cineastas, o con músicos…

Azucena Caballero

3 consejos para transformar el aula con la mínima (o ninguna) inversión

2652e6de22_1456096697736

Es evidente, a día de hoy, que nuestro sistema educativo tiene grandes carencias, grandes defectos y sobretodo muchas necesidades por atender todavía, tanto en cuanto a la atención al estudiante, como en la creación de sinergías entre la comunidad educativa y también en cuanto a infraestructuras, adaptación de los edificios para crear entornos creativos, etc. Siempre nos ponen la misma excusa, no hay dinero, no se puede invertir lo que sería necesario para transformar las aulas como queremos, que fueran espacios agradables, luminosos, con ratios pequeñas, donde el aprecio por la diversidad y la creatividad fueran lo prioritario, donde los padres también tuvieran su espacio incluso en el horario lectivo, etc.

De acuerdo, para lograr que todas las escuelas sean como queremos necesitamos hacer una inversión enorme, pero desde nuestra pequeña posición en el mundo, podemos intentar hacer cambios, que por insignificantes que puedan parecernos, sí van a tener impacto en el día a día de nuestros estudiantes.

Te propongo 3 cambios que con la mínima inversión (o incluso ninguna) puedes realizar para mejorar tu aula:

1. Redecorar el aula, incluso todo el centro. Si bien es conocido por todos como los colores, los ambientes, etc, afectan a nuestro bienestar, concentración, irritabilidad, etc, es muy difícil encontrar escuelas en España y en países de Latinoamérica en las que la administración invierta en el edificio en sí mismo. Pero con un poco de imaginación, materiales reciclados y la implicación del propio alumnado podemos hacer que las aulas sean más confortables, bonitas,relajantes o estimulantes, etc. Este artículo de Peter Barrett (Universidad de Salford) es muy claro al respecto. Y la prueba de que es algo totalmente viable la tenemos en los muchos proyectos de aula que implican la decoración de la misma, como cuando se hace un proyecto sobre la Edad Media y se decora el aula como un castillo, o sobre múltiples temas. El hecho de mediante los colores y algunas texturas (telas, papeles de diferente tipo, etc) podamos hacer que un aula sea más relajante e invite a la concentración o que pueda ser más estímulante y creativa es algo que deberíamos tener en cuenta y jugar con ello. Unas telas de colores suaves flotando encima de nosotros como un techo suave y ondulante, luz filtrada por papel de seda claro, la colocación de las sillas y mesas para poder trabajar en grupo, etc, puede ayudarnos.

2. Usa vídeos, series, películas, etc, como hilo conductor para estirar del hilo y hablar de múltiples temas. Utiliza los recursos que ellos quieren usar en su día a día para poder mostrarles muchas otras cosas que salen desde ahí, deja que cada estudiante aporte lo que sabe, que investigue y lo comparta en clase con los demás. Lanzaos a ir de un lugar a otro y aprender de todo y de todos. Divertíos.

3. Da responsabilidades a tus alumnos. Establece turnos para realizar distintas rutinas que benefician a toda la clase, de forma que todos los alumnos sientan que son dignos de confianza y que han de asumir cierta responsabilidad consigo mismos, con sus compañeros y contigo. Pasar a recoger tizas, fotocopias, que preparen cada semana elementos decorativos para el aula, que preparen una exposición sobre un tema que les apasione y hagan propuestas para que entre todos se haga un proyecto colectivo…, que se ocupen de cualquier actividad que aporte a todos y se les pueda delegar. Es importante que acaben participando todos, todos merecen sentir que se confía en ellos.

Hay muchas otras cosas que se pueden hacer, esto son solo tres pequeños ejemplos de como con voluntad se puede hacer que la experiencia escolar sea diferente, más agradable, divertida, eficaz y productiva.

¿Qué otras cosas se podrían hacer sin ningún o un muy pequeño coste?

Azucena Caballero

El aula: un entorno creativo

6b23619b90_1456097764676

Oímos mucho hablar de creatividad, fomento de la misma, incentivarla, etc. Pero en los campos destinados a la educación se habla poco de la importancia de lograr disfrutar de un entorno creativo. Una vez sales de ese ámbito y te mueves hacia otros campos del conocimiento como la ciencia, la ingeniería, la tecnología, la industria, etc, sí, ahí sí se habla de lo importante de fomentar un entorno creativo, es imprescindible para la innovación, así que va de la mano de la ciencia y de la industria, pero cuando deberían de asentarse las bases para la creación de esos entornos, que es en las etapas de formación y desarrollo de los niños y adolescentes, solemos conformarnos con repetir modelos, con que se haga lo mismo que se ha ido haciendo año tras año, sin entender cuales son las auténticas bases para transformar una comunidad en creativa.

Un aula de colegio, de instituto, es una comunidad de personas que cada día se reúnen y que trabajan juntos para formarse y avanzar, en donde los niños y adolescentes deberían aprender a conocerse a sí mismo, descubrir cuales son sus talentos, y potenciar sus capacidades, entendiendo que la capacidad no trata solo de tener conocimientos y desarrollar ciertas habilidades, si no que además tiene que ver con adquirir un buen número de competencias  para esa capacidad poderla dirigir a la acción, a un compromiso con aquello que te motiva, te apasiona, y que va a ser tu campo de acción fundamental desde donde vas a hacer tu aportación al mundo. Lamentablemente, no suele ser esto lo que sucede, si no que en lugar de fomentar las pasiones, la creatividad, la sensación de valía y de aportación a la vida de los demás, suelen acabarse convirtiendo en espacios en donde reina la apatía. Es muy triste, pero cuando alguien piensa en un aula de instituto con 30 chicos y chicas de 16 años no pensamos en entornos creativos y estimulantes, donde se está gestando el avance, la innovación y el mundo del mañana (aunque en cierto modo así es), casi todos tenemos en mente la imagen gris de hileras de sillas y mesas, una pizarra, un profesor delante de todos ellos, y algunos de los muchachos mirando al profesor y el resto mirando por la ventana, dibujando en la hoja cualquier cosa que no tenga nada que ver, y mirando el reloj. Tenemos la visión de un montón de chicos y chicas en el mejor momento de sus vidas sintiéndose apáticos, perdidos, aburridos y malgastando su tiempo.

¿Por qué sucede esto? Porque no se enfocan en las claves fundamentales de la creatividad, ni en como gestionar espacios que traten al niño desde una visión holística en la que se cubran todas sus necesidades.

¿Cuáles son las claves a fomentar que potencian la creatividad y la felicidad?

  • Autoconocimiento.
  • Autoconfianza.
  • Espíritu de superación.
  • Iniciativa.
  • Empatía.
  • Comunicación y creación de sinergias.
  • Inteligencia Emocional.

¿Es esto lo que estamos fomentando en las aulas y en nuestros hogares? Porque esa es la base, eso es lo más importante. Estas son las herramientas que nuestros hijos necesitan. ¿Qué debemos cambiar para lograr que sean estas claves las que dirijan el nuevo paradigma educativo?

¿Nos dejas en comentarios ideas de como fomentar esto y avanzar en el camino de lograr nuevos entornos creativos?

Azucena Caballero

Ventajas de aplicar Aprendizaje por proyectos en familia

c6f6e03242_1454527807145

Son cada vez más las familias que quieren involucrarse directamente en la educación académica de sus hijos y se sienten muy atraídos por el Aprendizaje por proyectos, sea porque desean potenciar los intereses de sus hijos, sea porque la escuela no cubre todas sus necesidades, sea porque consideran que ellos también pueden aportar mucho más que ayudar con los deberes, sea porque han optado por el homeschooling. Y se preguntan su pueden usar este sistema en su casa.

La respuesta es que sí, el Aprendizaje por proyectos es perfectamente trasladable al hogar e incluso, podemos trabajar las habilidades de colaboración y equipo creando proyectos conjuntos con otros niños, hermanos o amigos o a través de asociaciones o grupos que nosotros organicemos.

La ventaja más obvia a este tipo de aprendizaje es que, como las estadísticas han demostrado, el aprendizaje por iniciativa propia es atractivo y eficaz, ya que es relevante para el estudiante. Toda persona aprende más y mejor, se compromete y asimila más profundamente si el contenido y el proceso tienen un valor real para él y si entiende su utilidad.

Trabajar por proyectos en casa ayuda a que los niños, por ejemplo, aprendan a programas su trabajo y actividad, habilidades realmente necesarias para su vida actual y futura. Van a incorporar a su formación la capacidad de buscar y seleccionar información, analizar la relevancia de datos, elegir temáticas y contenidos en los que profundizar y descubrir sus capacidades. Aumenta su confianza en ellos mismos, les recuerda que aprender es divertido (si en el colegio se aburren esto añade un valor enorme al trabajo en casa), y les enseña a usar diferentes formatos de presentación.

Con ayuda de sus padres y rúbricas como las que nosotras usamos, además, podrá ser capaz de hacer una crítica constructiva a su trabajo, ver qué áreas puede mejorar, donde hay detalles que pulir, y como es capaz de avanzar.

Además, lo que aprenden los niños en casa puede ser difícil de compartir con otras personas. No sucede lo mismo cuando trabajamos con proyectos, pues luego pueden organizar una presentación formal con la familia o amigos. A ellos les va a servir para afianzar la confianza en ellos mismos, sentirse orgullosos, organizar mejor sus ideas y presentaciones y lograr aumentar sus habilidades de oratoria, algo que, en las escuelas, no siempre se trabaja suficientemente por el modelo educativo o por el número de alumnos.

Además, cuando trabajamos por proyectos podemos ayudar a que los niños profundicen realmente en los temas que más le interesan, los que aman, los que son verdaderamente vocacionales. El sistema educativo está muchas veces atado a un calendario y curriculum en el que lo que a cada niño hace emocionarse y querer aprender a fondo con excelencia apenas tiene cabida. Aprender por proyectos en casa les da la oportunidad de convertirse en expertos, con rigor, adaptado a cada edad y estilo de aprendizaje. Van a vibrar y van a estudiar aquello que más les gusta. Les hace ver y vivir como puede ser su futuro si siguen por ese camino, elegir aquello a lo que quieren dedicar su vida incluso.

Si estamos hablando de niños de Altas Capacidades o con necesidades educativas específicas, o sencillamente, de niños que no están disfrutando de la experiencia escolar, las ventajas son enormes. También va a servir para niños que tienen altas expectativas en cuestiones educativas y están desmotivados o, sencillamente, el colegio no les da todo lo que desean.

Para terminar, la ventaja mayor que ofrece el Aprendizaje por proyectos en casa, guiado por los padres, es que mejora la confianza y el conocimiento mutuo, reforzando los lazos de comprensión en la familia y haciendo que padres e hijos sientan que comparten experiencias comunes de gran valor.

Si crees que tus hijos pueden beneficiarse de todas estas ventajas pero no sabes como trabajar con ellos este sistema, es el momento de poder aprender todo lo que necesitas en nuestro curso de Aprendizaje por proyectos.

Si todo esto es lo que crees que un hijo necesita para lograr el desarrollo óptimo y no sabes como empezar, es que estás buscando el curso de Aprendizaje por proyectos de la Pedagogía Blanca.

 

Mireia Long