Consejos para dejar de gritar.

273891b29a_1470334837056

Para dejar de gritar…  no puedo resumiros un curso de dos horas en un momento, pero hay algunas cosas sencillas para empezar. La primera es convenceros de que igual que no le gritáis a vuestras parejas o amigos cuando os exasperan sois capaces de no hacerlo con los niños y tomar esa determinación.

Otra idea que aconsejo es pensar en las razones por las que les gritáis, vuestra infancia y como os sentíais de mal cuando os gritaban (y no queréis que los niños se sientan asi), que analicéis las situaciones que os superan y trabajar para simplificarlas (la hora de dormir, los deberes, que se peleen…).

Ponéos un cartel en vuestro armario con las razones por las que no queréis gritar (les hace daño, estropea la comunicación, enseña malos hábitos, os aleja de ellos, os hace sentir fatal) y mirarlo cada mañana.

Reconoced los sintomas de la ira y acostumbraros a respirar hondo y apartaros mentalmente de la situación para tratar de empatizar con el niño. Podéis incluir en vuestras rutinas vitales ejercicios que os ayuden al autocontrol: meditación, relajaciones, deporte. Cuando estéis con los niños estad con atención plena, nada de telefonos, charlas con otros, estad atentos y disponibles, hablandoles despacio y a su altura, (aunque ojo, los niños no asimilan las instrucciones y normas la primera vez pero es uqe tienen mucha menos experiencia que nosotros).

La cuestión es saber parar a tiempo, antes de no poder más, relajaros y entonces atender el conflicto, pensando la relación que de verdad queréis tener con vuestros hijos ahora y cuando sean adolescentes. Y cuando sean adultos. La cuestión es saber parar a tiempo, antes de no poder más, relajaros y entonces atender el conflicto, pensando la relación que de verdad queréis tener con vuestros hijos ahora y cuando sean adolescentes. Y cuando sean adultos. Tener ese objetivo en mente. Y recordar de manera consciente cuanto cuanto cuanto los amáis y lo que dependen de vosotros. Criar un hijo es la mayor responsabilidad que vais a asumir en la vida. Nunca seréis perfectas porque la perfeccion no existe, pero si sois todas vosotras, capaces de mejorar.L

Llevad un minidiario de este objetivo. En el cada noche escribid lo bueno que habéis hecho y solo después los errores. Repasadlo semana a semana y mes a mes. Veréis como daos feedback os ayudará mucho.

Alejad la culpa. La culpa no sirve para nada. Os va a servir asumir errores, entender los errores y empeñaros en ser responsables de ellos para evitarlos. Es un día a día. Pero pensad que vuestros hijos llegaran a los 14, a los 16, y no queréis que os escondan sus equivocaciones o miedos, sino que de verdad confien en vosotros y podáis hablar con ellos son gritos. (Porque si les gritáis ahora.. a los 16 os van a gritar ellos). Tened claro vuestro objetivo: construir una relación de amor sincero y bueno, de comunicación y respeto mutuo para toda la vida.

Muchas veces estamos cansadisimas y muy solas y eso nos hace perder el control. Pedid ayuda en casa y pedid ayuda a vuestra pareja para que os sirva de sostén. Y pensad en vuestros niños como seres naturales y que necesitan cosas (movimiento, aire libre, juego) que a veces no les damos en la medida que necesitan y están tan saturados como nosotras. Reconsiderar los límites y normas que ponéis, los tiempos, las rutinas. Sed creativas.

Mireia Long

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *