cosmetica

Cosmética para adolescentes

Una de las cosas que más les gusta a los adolescentes con los que he trabajado es aprender a fabricarse sus propios cosméticos.

La frase graciosilla era “qué bien, así me sale más barato y lo que me sobra de lo que me da mi madre, para comprar cremas y champú, me lo gasto en otra cosa”, jejejejejejeje… ellos y su picaresca.

Lo cierto es que siempre le he sacado mucho partido a estas clases. A ellos les encantaban también. Todos contentos.

El proceso es interesante: primero les cuento un par de cosillas respecto a la recolección de plantas. Cuándo se cogen las hojas, cuando los tallos, cuando las raíces, cuándo los frutos y qué porcentaje máximo podemos recolectar de cada planta para no extinguirla y que siga su proceso de crecimiento y reproducción.

Después de cuatro consejos en cuanto a eso, les enseño a buscar ágilmente en guías de plantas silvestres. Cómo saber si la planta que hemos localizado en el libro es la misma que nos encontrarnos en la naturaleza. Comprobamos, según la época del año, hojas, flores, frutos, tallos o troncos… Salimos al campo para ello.

Si ya lo tenemos claro, la recogemos de forma adecuada y la colocamos en los recipientes para su transporte. Normalmente usamos cestas de mimbre grandes y con poco fondo.

Una vez en clase, las fotografiamos y las catalogamos. Si necesitan un proceso de secado se preparan para ello y, si son para uso directo, nos preparamos para “cocinarlas”.

Utilizando recetas para la fabricación casera de varios productos cosméticos, conseguimos varias destrezas más.

Manejar unidades de medida, calcular porciones y porcentajes, realizar operaciones matemáticas básicas, usar hornillos y utensilios de cocina para fines distintos, etc.

Sólo utilizamos plantas, productos ecológicos (esencias, aceites, grasas vegetales…) y hortalizas y huevos frescos. Así, además, añadimos un valor importante a la agricultura, sobre todo la local, y al consumo de productos ecológicos.

Analizamos también los etiquetados de productos industriales que sirven para el mismo fin, por ejemplo, lavarnos las manos, y comparamos los ingredientes sintéticos que utilizan y su toxicidad y los que hemos utilizado nosotros.

Valoramos el proceso de fabricación, los agradables olores, el tacto de los productos, su inocuidad… De hecho, mi frase respecto a esta práctica siempre es: si no nos lo podemos comer, no lo podemos utilizar en nuestra piel, ya que ella es lo que hace, comérselo, y llega al mismo sitio que si lo ingerimos a través de nuestra boca.

El círculo de Lola.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *