Cuando el colegio mata la creatividad de los niños

273891b29a_1479750320723

Os invito a plantearos es si la escuela está matando la curiosidad de los niños.

Un niño que no tiene interés en aprender cosas nuevas, que no se entusiasma ante los misterios del Universo o no nos pregunta cosas fascinantes y que retan a nuestra propia mente, es que está sufriendo alguna situación en el colegio que frena su natural deseo de conocer. Analicemos cuales son los signos de que la escuela está matando la curiosidad y la creatividad del niño.

Atención entonces si el niño deja de demostrar entusiasmo o interés en aprender. Y no me refiero a hacer letras, números o fichas, sino a aprender de verdad y a enamorarse del mundo.

Cuando la escuela mata la curiosidad

Cuando aprender es una rutina y empezamos a detectar que siente aversión y escapa de cualquier tema que implique adquirir nuevos conocimientos, es el momento de preguntarnos si algo está fallando en el colegio.

Un signo claro de que la escuela está matando la curiosidad de un niño es que empiece a rechazar aprender y ante cualquier tema cultural o científico demuestre hastío y hasta rechazo. Si el aprendizaje se hace aburrido u odioso o solo se valora por las notas, o se teme el fracaso, hay algo que va mal.

Lo normal y natural en los niños son las preguntas, el deseo de experimentar y una curiosidad infinita. Para aprender de verdad es necesario hacerse preguntas, dudar y equivocarse. Descubrir por uno mismo y estar motivado por el propio interés en el conocimiento.

Debemos estar atentos si percibimos que el niño va apagándose y deja de querer saber cosas nuevas que no sean exclusivamente lo que marca el programa escolar de ese momento o, sencillamente, notamos que su capacidad de asombro y su pasión por el conocimiento en áreas de su propio interés personal va decreciendo. Esto puede ser un signo de que la escuela está matando la curiosidad del niño.

Pero no debes rendirte. Como padre o madre, y también como maestro, puedes tomar las riendas y cambiar los procesos para que la creatividad florezca. La Pedagogía Blanca te ayudará a lograrlo.

Mireia Long

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *