Educar sin Castigar

10 claves para educar a tus hijos sin castigos

Herramientas prácticas para construir una relación sana y feliz

Tus hijos entenderán normas y límites y tu también sabrás como comunicarlos sin enfados

Educar sin Castigar

Taler online con Azucena Caballero y Mireia Long

Aprenderás las claves educativas de los padres que no castigan nunca a sus hijos y saben fomentar su responsabilidad y autonomía con empatía y respeto.

En este taller “EDUCAR SIN CASTIGAR” te daremos 10 herramientas realistas que funcionan como alternativas al castigo además de los secretos de los padres que no castigamos jamás.

La crianza de nuestros hijos es un proceso largo y, a veces, complicado. Nos podemos encontrar desbordados o sentir la presión para usar los castigos a pesar de estar convencidos de que queremos educar respetuosamente a nuestros hijos. Lo más importante que tenemos que realizar es tener la seguridad de que el castigo no es una forma efectiva ni respetuosa de educar, no sirve para nuestro objetivo, ayudar a que nuestros hijos tengan comportamientos que no les dañen ni les pongan el peligro ni a ellos ni a nadie.

 

En este taller te vamos a explicar por qué los castigos no son una herramienta educativa respetuosa ni efectiva y a utilizar herramientas que funcionan para conseguir que nuestros hijos entiendan las consecuencias de sus acciones e interioricen normas y límites realmente necesarios para ellos.

 

En este taller te vamos a dar recursos y guía para que acompañes a tus niños de la manera correcta y conseguir una relación más feliz y segura con ellos.

Este taller es para ti si:

  • Castigas a tus hijos cuando te ves desbordada.
  • Te da miedo castigar como te hicieron a ti.
  • Te sientes presionada y cuestionada por tu entorno para que castigues a tus hijos.
  • Tienes problemas para gestionar las normas y límites.
  • Tus hijos se pelean y/o pelean mucho contigo poniéndose furiosos.
  • Te preocupa no estar dando un buen ejemplo a los niños.
  • Crees que los castigos dañan a los niños.
  • Tu crianza es una batalla continua.
  • No tienes claro que puedes hacer para no usar los castigos.
  • No sabes diferenciar castigos y consecuencias naturales.
  • Te sientes triste y culpable cuando castigas y quieres dejar de hacerlo.
  • Necesitas herramientas alternativas al castigo para educar con respeto y consciencia.

Bono Extra 1

Grabación del taller completo, para que puedas verlo cuando y cuanto quieras, sin límite.

Bono extra 2

Pdf de acompañamiento y guía del taller online.

Bono extra 3

Libro en PDF "Mamá. logra tus objetivos", de Azucena Caballero, para tener más recursos que te ayuden a enfocar en el objetivo de ser el tipo de madre que realmente deseas.

Resumen de lo que conseguirás con este taller:

  • Dejarás de usar el castigo cuando tus hijos no hagan lo que esperas de ellos.
  • Quedará atrás el resentimiento y la culpabilidad por castigar.
  • Sabrás negociar y explicar las normas.
  • Tendrás clara la diferencia entre aplicar consecuencias y castigar.
  • No te dará miedo tomar decisiones cuando haya que decir no.
  • Tendrás claro que es el chantaje emocional y el castigo disfrazado de educación.
  • Tus hijos no estarán enfadados contigo ni sentirán que eres injusta.
  • Olvidarás la sensación de estar desbordada en la crianza.
  • Manejarás mejor las críticas a tu educación sin castigos.
  • Tus hijos serán más colaborativos y menos agresivos.
  • La comunicación con tus hijos ya no será una batalla.
  • Conseguirás que las rutinas y normas sean adecuadas para sus necesidades.
  • Mejorarás las relaciones familiares.
  • Tendrás muy claro que educar sin castigos funciona para tus objetivos.
  • Confiarás más en ti misma y en tus hijos.
  • Podrás explicar a tus hijos porqué otras personas castigan.
  • Tendrás herramientas concretas para educar respetuosamente.
  • Conseguirás la seguridad que necesitas para no caer en el castigo.
  • Comprenderás porqué los castigos no sirven para nada.
  • Dejarás de dañar a tus hijos cuando los castigas.
Únete ahora al taller online "Educar sin Castigar"

Asistí al curso buscando respuestas y las encontré. Estoy aprendiendo a controlar mis emociones. Estoy aprendiendo nuevas técnicas para evitar gritar, ya que el grito supone agravar el conflicto y dificulta la comunicación. Entender qué pasa en cada momento, te ayuda a gestionar la situación. Y aprender a evitar los conflictos, es mucho mejor. Yo no grito a mi pareja, ¿por qué debería gritar a mis hijas? No quiero ser la gallina que se deja picar por el gallo y como represalia pica a las demás gallinas. Quiero ser una gallina empoderada que no necesita picar porque no se deja picar. Gracias Mireia.

Vanessa Calle Mamá de mellizas de 35 meses

Es muy enriquecedor y tranquilizador saber que hay gente como vosotras, que apuesta por una educación respetada y lo más importante, con amor!!!

Gracias a la Pedagogía Blanca he podido aprender a respetar a mis hijos con las bases que nos ofrecen y también a entenderlos y darles la libertad y amor que todo ser humano merece. He conectado con mi niña interior que en mi niñez no pudo jugar, etc...

La Pedagogía Blanca me enriquece como persona y docente, me acompaña en el camino del crecimiento personal y profesional, me da herramientas para aplicar en mi trabajo, me permite encontrarme con personas maravillosas con las que sintonizo completamente, me da fuerzas y argumentos para cambiar el Sistema Educativo actual.

La Pedagogía Blanca me está enseñando lo que significa la palabra respeto.

Cristina Nuñez ERYCA
Únete ahora al taller

Es el momento de hacer algo diferente

Muchos padres, incluso los que repudian el más mínimo castigo físico y están trabajando intensamente para no gritarle a sus hijos, no encuentran más solución que la imposición o, si son desobedecidos, el castigo.

Realmente se encuentran sin más herramientas que las que han recibido ellos de niños y las que aplica el entorno para educar a sus amados pequeños y lo hacen, sobre todo, por temor a que el niño pueda correr riesgos o agobiados por excesivas expectativas sobre lo que deben esperar de ellos.

Desde la etapa de las rabietas los castigos, más que mejorar el comportamiento del niño, lo empeorarán y se va entrando en una espiral de violencia emocional y oposición que solo conduce a más castigos como manera de educar, algo que, a la larga, no provoca que el niño sea más comprensivo, responsable y motivado, sino que lo alejan de sus padres, le hacen perder confianza en ellos y en él mismo y hace que, para no ser castigado, se acostumbre a ocultar y mentir.

Además, los padres llegan a usar los castigos para razones completamente absurdas y peligrosas, ocultando los problemas de sus hijos que están provocando las situaciones que disturban a los adultos: peleas entre hermanos, falta de cuidado con las cosas, malas notas, palabrotas, despistes y dejadez en la colaboración en el hogar. Todas esas cosas son síntomas de malestar en el niño: necesidad de atención, desmotivación escolar, cansancio, escasez de juego libre y un número de obligaciones y normas que a veces son prematuras en su desarrollo.

Muchas de esas situaciones, además, merecen y necesitan atención de los padres, para reconducirlas escuchando a su hijo que hable sabiéndose en un entorno seguro y amoroso.

El castigo solo aleja al niño de la idea de un hogar confiable. Aprenderá a mentir y ocultar, y, como mucho obedecerá puntualmente por miedo al castigo, y no por convencimiento de que debe actuar de determinado modo. Es decir, no lo hace responsable y consciente, sino que disminuye su autoestima, le hace sentir humillado, viviendo una situación injusta. Al final, incluso, se sentirá una mala persona y construirá una imagen de sí mismo desvalorizada.

Llegada a la adolescencia la confianza se habrá quebrado y explotará en mayor resentimiento, alejamiento y oposición, algo que podría haberse evitado con una educación realmente consciente, abierta y respetuosa, que partiera de conocer y comprender al niño y acompañarlo en la adquisición de modos de relacionarse sanos y pacíficos.

Pero, ¿existen alternativas reales para no usar los castigos? Sin la más mínima duda, así es. En este taller “EDUCAR SIN CASTIGAR” te daremos 10 herramientas realistas que funcionan como alternativas al castigo además de los secretos de los padres que no castigamos jamás.

¿Cómo funciona?

El taller consiste en una sesión única de dos horas que se realizará en directo online el día 14 de julio a las 22:00 (hora local de Madrid) de una hora y media de clase teórica y práctica, y media hora de preguntas y respuestas con los asistentes. El taller se grabará y se enviará posteriormente a todos los participantes matriculados. A todos los inscritos se les mandará junto con la grabación del taller,un pdf que sirve de guía de la lección. El curso se puede realizar, al ser on line, desde cualquier lugar del mundo y, una vez grabado, el acceso no caducará nunca, por lo que se podrá volver a ver todas las veces que se desee.

Encontré la Pedagogía Blanca buscando informarme sobre la educación en casa. Me gustó mucho su forma directa de resolver dudas y su filosofía de la enseñanza y la educación, que son pura humanidad y humanismo. No dudé en apuntarme al taller de “Dejar de Gritar” ¿Cómo no hacerlo? de nuevo, directos al grano… “¡A las cosas mismas!”… El taller es extraordinario, no solo desgrana Mireia Long las causas, razones y orígenes de nuestro gritar femenino (anti-) maternal, si no que te ofrece las herramientas claras y directas para evitarlo, reeducarte como una madre reconciliada con su papel de tal y situarte vitalmente al lado de tu hijo, no enfrente de él. Gracias, Mireia.

Helena de la Vega Profesora y madre

Me encanta la manera de educar de la pedagogía blanca. Y el que te enseñen a educar de manera mas respetuosa.

A mi me ha ayudado el taller “Deja de gritar” a tomar conciencia del punto en el que estoy y a tener pequeños trucos para gestionar los momentos de crisis. Lo recomiendo a quien quiera salir del círculo en el que a veces nos vemos inmersos y no sepa cómo. A partir de ahí…¡¡comienza otra aventura!! 😉 Gracias, Mireia.

Isabel Castells

¿Cuanto cuesta?

El coste de inversión para unirte a “Educar sin Castigar” es de 97€

Si te unes ahora solo:

47€ (Opción más económica)

Únete ahora al taller (Un pago)

2 Plazos de 27€ cada uno

Únete ahora al taller (2 pagos)

Dirigen el taller:

Azucena Caballero. Co-directora y fundadora de La Pedagogía Blanca y de Mujeres Empoderadas. Experta en aprendizaje creativo, adolescencia, educación disruptiva, métodos dinámicos (lapbooking, workboxes, proyectos), y edupunk. Introductora en España del Efecto Médici en Educación.

Licenciada en Geografía e Historia, profesora, conferenciante, madre homeschooler. Empresaria, coach de madres emprendedoras y experta en productividad y gestión del tiempo.

Autora de los libros: “Organiza tu hogar en 30 días”, “Mamá logra tus objetivos”, “Respuestas y reflexiones de una madre homeschooler”, “Estirando del hilo. Como crear unidades didácticas a partir del centro de interés del niño”, “Educar en casa día a día”.

Mireia Long. Co-directora y fundadora de La Pedagogía Blanca y de Mujeres Empoderadas. Experta en antropología de la crianza y la educación, en pensamiento divergente, en establecer límites sin castigos y comunicación no-violenta, en aprendizaje online y cooperativo, en organización de espacios educativos y en altas capacidades.

Licenciada en Geografía e Historia, profesora, conferenciante, madre homeschooler. Ha trabajado además como periodista, publicista y actriz. Autora de los libros: “Una nueva maternidad” y “Una nueva paternidad”.

Con la garantía de calidad de: