Escayolando

Escayolando.

Hoy voy a daros una idea para hacer con los niños.

Cuando yo era pequeña, una de las cosas que más me gustaban era ir con mi madre a una tienda que había en en centro de Madrid dedicada, exclusivamente, a la venta de figuras de escayola para pintar.

Había de todo: animales, escenas cotidianas, cuadros, figuras religiosas, muñecas y muñecos, pies de lámparas, etc… Era muy difícil escoger. Mi madre me compraba una o dos siempre que íbamos y yo estaba deseando que llegase el fin de semana para ponerme manos a la obra.

Recuerdo que, al principio, las pintaba con témperas. Mis primeras figuras eran muy sencillas: una muñequita, algún animalito y cuadros tipo bodegones. La verdad es que me encantaban pero no era muy diestra con la pintura, jejejejeje… Quedaban bastante planos.

Más tarde, y siguiendo los consejos de una enciclopedia de bellas artes que había en casa, me lancé a probar otras técnicas más complejas y conseguí cosas chulas. Me gustaba mucho, por ejemplo, el uso de betún de Judea para darle un acabado más rústico a mis creaciones.

Y así, descubrí todo un mundo con la escayola. Ahora, procuro hacer mis propios moldes y tallarla para conseguir determinados trabajos.

Os animo a mostrarles este mundo a los niños. Les puede despertar mucho la creatividad y es una manera muy económica de hacerlo.

Yo he comprado varios moldes de silicona, tipo bombones, madalenas, etc… Además, les saco partido porque también me sirven para hacer jabones con formas.

En almacenes de materiales o tiendas de pinturas podéis encontrar escayola. Haciendo la mezcla adecuada, vosotros o los mismos niños, según su edad, ponedla después en los moldes y dejar secar.

Para evitar burbujas, yo agito la mezcla, una vez que está en el molde, con un simple palito de brocheta.

Si las figuras son muy gruesas, tardarán algo más de tiempo. Un día o más. Si son más finas y hace mucho calor, tardarán menos.

Una vez secas, sólo queda desmoldarlas, repasar los bordes con un papel de lija fina o similar (a veces no es necesario) y decorarlas a nuestro gusto.

Algunas ideas:

  • Témperas
  • Pinturas acrílicas
  • Papel de seda y otros
  • Telas
  • Purpurina
  • Flores secas
  • Legumbres
  • Botones
  • Esmalte de uñas

El resultado de este sencillo trabajo son piezas para adornar nuestra propia casa, habitación, aula… o para regalar en cumpleaños u otras ocasiones.

Espero que os haya gustado y que os pongáis manos a la obra.

El círculo de Lola.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *