Homeschooling: tres errores que evitar a toda costa

7da79229-59b4-4c3e-806¿Quieres que tu experiencia de homeschooling sea satisfactoria y funcione a largo plazo? Te voy a ayudar a ello contándote tres errores comunes entre familias que educan en casa, y te voy a dar la solución a los mismos para que no caigas en ellos.
Error 1: Decir que X materia no sirve para nada delante de los niños. Si delante de los niños dices que no hace falta saber matemáticas, historia, o cualquier área de conocimiento humano, solo porque sientes que en tu vida no ha servido, lo único que haces es 1. Limitar a tus hijos en base a tu experiencia vital, que no tiene porque ser la misma para ellos, y 2. Decirles que algo no sirve para nada, significa que es probable que muchas otras cosas tampoco sirvan, por lo que quizás nada sirva, y mejor me quedo en barbecho. Desalienta. Es un arma peligrosa, y recomiendo que esto no se diga delante de ellos.
En lugar de eso: Puedes decir que X materia no ha tenido espacio en tu vida práctica cotidiana, pero que te consta que a muchísimas personas (ingenieros, médicos, historiadores, arqueólogos, lingüistas, etc) sí les ha servido, que quizás se le puede dar una oportunidad a esa materia (la que sea) y ver desde que diversas perspectivas podemos aproximarnos. El mundo del conocimiento es siempre sorprendente y seguro que encontramos una forma divertida de saber un poco de todo lo que la mayoría de nuestra sociedad conoce, y podemos compartirlo con nuestros hijos. Siempre hay mùltiples formas de ofrecer una misma cosa, y no debemos confundir contenidos con formatos, los contenidos en sí mismos no son aburridos, el conocimiento siempre aporta, lo que los hace aburridos o apasionantes es el formato con que se ofrecen, no lo olvides.
Error 2: Empeñarte en hacerlo igual que el cole. Este es un error común en familias que acaban de desescolarizar, es tan fuerte el proceso de romper con todo lo establecido que con no llevarlos al cole ya parece todo distinto, pero no es suficiente, y suele dar pobres resultados tanto en el estímulo y ganas del estudiante como en la relación entre padres e hijos, ya que el niño no esperaba eso al salir del cole y se siente frustrado. Si no lo llevas al cole, será por algo ¿No? Así qué ¿Porqué intentar reproducir lo mismo?
En lugar de eso: Interésate por lo que le gusta a tu hijo, aprovéchalo y estira del hilo para crear un proyecto transversal en torno a ello. Busca recursos divertidos e intesantes, como películas, documentales, programas de ordenador, enlaces web, imprimibles y recortables, anímale a hacer dioramas, cómics, una stop motion, grabar podcasts, hacer su propio canal de youtube, su blog, juega con él a mil cosas y sobretodo habla, habla y habla con tu hijo, el aprendizaje conversacional es poderosísimo, es como ha aprendido la humanidad por miles de años, adí que tenlo muy presente. Y si te apetece usar libros de texto, adelante, por supuesto, pero no hagas que el niño tenga que copiar todo, hacer todo por escrito, etc. No estás en el colegio, no necesitas que tu hijo rellene horas a base de copiar y/o colorear, si has leído algo con él y quieres hacer algunos ejercicios ¿Qué tal si algunos los hacéis solo de forma oral? Tu hijo necesita tiempo para él, no te olvides. Para reproducir lo mismo que en el cole ya lo llevabas allí, ahora queremos cosas diferentes, así que no te limites.
Error 3: Creer que porque  tu hijo ya es adolescente es autónomo. Tu hijo seguro que es muy autónomo en muchas cosas, pero durante los años de adolescencia es cuando más hay que acompañar y guiar. Es ahora cuando todo lo que hiciste va a dar fruto, así que hay que estar atentos y pendientes.
En lugar de eso: Dedica un tiempo diario a revisar su trabajo, sus proyectos, lo que está haciendo. Realiza alguna lectura, visionado de un vídeo, etc, con él. Habla con él todos los días, de todo lo que atañe a su vida, entusiásmate por todo lo que le le apasione y acompáñale para que pueda hacer sus sueños realidad. Normalmente en esta etapa es cuando más definen quienes son y qué quieren hacer, así que asegúrate de ir un paso por delante para guiarle y ayudarle. ¿Qué quiere estudiar? ¿Qué requisitos se necesitan? ¿Qué pasos hay que tomar para que pueda lograrlo? ¿Qué puedo hacer esta semana para adelantar un pequeño paso? Ahora que es mayor es cuando más has de estar ahí para asegurar que todo el proceso de estos largos años vaya a salir bien y que sea todo un éxito.

Azucena Caballero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *