La hora de los abrazos, por Alvaro Ledesma

73c01ca4e1_1485804518534

Hoy vengo por aquí en lugar de por alvarola para hablaros de lo siguiente: La hora de los abrazos.

Ésta es una técnica muy sencilla que se nos ocurrió en casa en una racha en que había demasiadas alteraciones emocionales por parte de todos, de las niñas, mías, de mi mujer… Y rozábamos la insoportabilidad en determinados momentos concretos.

Así que propusimos algo tan simple como esto: La hora de los abrazos.

Aunque lo empezamos para evitar situaciones complicadas de las que pudiéramos arrepentirnos, lo cierto es ya llevamos como tres años en que seguimos haciéndolo. No es que evitemos por evitar, para nada, que luego hablamos de las cosas; sino que lo evitamos en cuanto a las formas.

¿En qué consiste?  Muy simple. Voy a ello:

Insisto en que es tan simple como que, en cualquier momento del día, si uno grita en casa “LA HORA DE LOS ABRAZOOOOSSS” tenemos que ir todos hacia donde está la que lo ha dicho y darnos un cálido y afectivo abrazo juntos. Nos abrazamos, nos damos besos… respiramos juntos, nos reímos, a veces hay cosquillas, risas… Las múltiples formas posibles se han ido multiplicando con el tiempo.

Sólo hay una condición: cuando uno hace el llamamiento se pone a contar a un ritmo pausado hasta diez. Los demás tienen que llegar antes de que termine la cuenta. Un abrazo es mucho más importante que cualquier otra cosa que estés haciendo. Supongo que si vives en un lugar muy grande, la cuenta puede durar más. Nosotros, normalmente, no pasamos del 5 ó 6, jeje.

Una salvedad para esta condición: Si alguien está en la ducha o en el water o cualquier indisposición que os surja, no vale le cuenta. O se le espera (si es que está a punto de llegar) o se vuelve a dar el grito más tarde, para que esa persona no se quede sin su abrazo colectivo.

La hora de los abrazos es algo tan simple y con tanta energía, que se ha convertido en algo fundamental. A veces se nos olvida y pasan dos semanas sin que lo invoquemos, pero siempre está ahí. Y, como ya os decía, aunque surgió como medida para canalizar determinadas situaciones adversas, lo cierto es que, de vez en cuando, alguien grita la frase en casa sólo por el gusto de darnos un abrazo. En cierta ocasión llegué a pensar en la hora de los besos, pero lo cierto es que con los abrazos también los hay.

Las niñas saben perfectamente que los abrazos son fundamentales para sobrevivir y los buscan y les dan la importancia que se merecen. De hecho, el día lo comienzan con un abrazo.

Como se suele decir, según los últimos estudios en neurociencia, hacen falta del orden de 10-12 abrazos diarios para que el cuerpo humano, físicamente, pueda sobrevivir al día a día. Si lo dice la neurociencia, entonces es que ya tiene validez para muchos… yo llevo practicando la abrazoterapia desde hace 15 años, mucho antes de que la neurociencia demostrara nada, tengo la suerte de no ser tan científico para algunas cosas. A cada instituto al que he ido, he ido siempre repartiendo abrazos, a alumnos, profesores… Aquí tenéis varios enlaces sobre el tema.

Según cuenta el doctor Luis M. Labath para la Asociación Educar para el desarrollo humano, la explicación científica estriba en que un abrazo sincero produce una hormona denominada oxitocina, conocida como la hormona del amor, que es un neurotransmisor que actúa en el sistema límbico, el centro emocional del cerebro, fomentando sentimientos de alegría que reducen la ansiedad y el estrés. En fin, no soy quién venga a hablar de oxitocina y de todo lo que desencadena. No estoy preparado para ello.

Sin embargo, este doctor sigue diciendo: “el contacto físico a través del abrazo mejora la comunicación y las emociones con efectos excelentes, tan solo porque el abrazo puede transformarse en el puente de comunicación empática profunda para decir: “comprendo lo que sientes”, “eres lo que eres, no solo lo que haces”, de manera que en relación conlos niños, es una fuente de reconocimiento que, al centrarse en lo bueno, fortalece su autoestima.”

La próxima semana, si os apetece y os interesa, pasaos por mi blog y os cuento nuevas experiencias probadas relacionadas con los abrazos y os contaré sobre algún estudio más que los refrenden.

Alvaro Ledesma, profesor de Secundaria y formador de la Pedagogía Blanca

http://alvarola.com/

CARTEL-EXPERTOS-Alvaro-ledesmaPodéis leer más sobre Álvaro aqui:

http://www.pedagogiablanca.net/los-proyectos-de-alvaro-ledesma-profesor-de-secundaria-y-formador-pb/

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *