sonajero

Musiqueando

Una manera muy interesante de conocer la geografía mundial es a través de la música. Sí, como lo leéis.

Tanto en clase como en casa, una manera maravillosa de que los niños conozcan el mundo es, sin duda, a través de la música, la danza, los instrumentos originales de ese lugar, las canciones típicas, sus bailes tradicionales…

Os propongo que les pongáis este reto a los niños. A mí me encanta y siempre ha sido un recurso genial para que aprendan sobre el tema.

El orden en el que yo lo he trabajado ha sido el que os pongo a continuación, pero podéis adecuarlo a vuestro tiempo y necesidades.

  • Mapa del Mundo
  • Diferenciar los continentes
  • Diferenciar los países
  • Centrarnos en cada país: situación en el planeta respecto al ecuador (para más adelante, analizar la relación entre la música y el lugar en que se encuentra respecto a este punto)
  • Ir averiguando, por países, e incluso provincias, cuál es su música, qué instrumentos predominan, la letra de sus canciones, escuchar música original de ese país, opinar sobre ella (me gusta, no me gusta, por qué…)
  • Una vez estudiada la música de cada continente, comparar unos países con otros: similitudes, diferencias, alusiones a las que hacen sus letras, por qué… relación con su política, con sus costumbres ancestrales…
  • Ir plasmando todo ese trabajo en papel continuo en las paredes para tenerlo a la vista e ir completándolo con recortes: dibujos o imágenes de trajes típicos de bailes tradicionales, instrumentos autóctonos o más utilizados, estilo musical predominante en su cultura, etc.
  • Podéis hacer una recopilación de música de cada lugar del mundo para tenerla como archivo en el aula o en casa y escucharla de vez en cuando.

Con este proyecto podéis hacer varias cosas:

Organizarlo para que se desarrolle, de forma muy breve durante un curso escolar o, mejor aún, durante todo primaria, como proyecto de centro.

El material que se obtiene con este trabajo da mucho juego para proponer mil actividades más: conocer mejor los países de compañeros de clase procedente de otros lugares del mundo que, además, estarán encantados de mostrar su cultura, organizar festivales de danzas del mundo, abrir las puertas a la música tan rica y variada que existe y no quedarnos en los Tops que nos vende la radio o la televisión, crear un taller para confeccionar (disfraces) los trajes típicos de las danzas del mundo, bailar, construir instrumentos musicales de los que nunca habíamos oído hablar y conseguir que suenen y muchas cosas más.

En este proceso trabajamos: creatividad, matemáticas, lenguaje, trabajo en equipo, expresión oral y plástica, sociabilización, tecnología, idiomas, geografía, historia, integración, movimiento…

Espero que os guste la idea. La música es muy importante para todos. Hay que acercarla a los niños de forma divertida.

El círculo de Lola.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *