“No, no tiene que leer todos los días un poco”, por Mª Pilar Gómez

pi“Tiene que leer todos los días un poco”
Esta es la mejor manera de que un niño odie la lectura.

No le obligues, ni siquiera 10 minutos diarios. No le chantajees, amenaces o coacciones de ningún modo. No le insistas. No le premies ni le castigues. Déjale tranquilo. Hay muchas otras cosas que son eficaces y no tienen efectos secundarios: lee tú, compra libros, id juntos a la biblioteca, aprovecha sus intereses para poner a su alcance libros de consulta, léele sin preguntas sobre lo leído, sin turnos obligatorios en voz alta.
Háblale de tus lecturas de infancia, regalad libros a amigos y familiares, cuéntale historias reales o inventadas. Pon a su alcance libros de todo tipo.

Vivimos en una sociedad repleta de mensajes escritos. Los niños acaban leyendo porque lo necesitan para comunicarse y comprender mensajes.

Si conviertes la lectura en una obligación, en vez de permitir que la descubra como herramienta y placer, habrás contribuido justo a lo que querías evitar. Invierte tu energía en aprovechar las posibilidades de los juegos de palabras y las páginas, en vez de tratar de “convencerle” de la importancia de saber leer. No es que no confíe en ti, es que su experiencia le revela otras sensaciones. Y si le insistes, le fuerzas a elegir entre lo que experimenta y su cariño hacia ti. Más aún, acabará convencido de que hay algo malo en él por no querer leer. Y con el tiempo quizá llegue a creer que “no es lo suyo” que “no se le da bien” o que “es para aburridos”. Como tú que te empeñas en meterle con calzador un hábito que no le sirve para nada y le hace sufrir.
¿Y acaso no hemos venido a gozar y expandirnos? Pues facilítale momentos divertidos, plenos, emocionantes…y libres en su relación con los libros.

Escucha: el rechazo hacia una actividad no desaparece haciendo más de eso mismo que me disgusta. Entonces ¿para qué insistirle tanto?

Respeta sus tiempos. Ningún manzano da peras, ningún manzano da manzanas cuando yo quiero que las dé.

Este verano, libros por placer.

Pilar Gómez. Coach de Familia e Inteligencia Emocional. Maestra de Educación Infantil y de Educación Especial

Crianza en Familia

REDEN, Red por los Derechos Educativos de los Niños

 

*Foto: Pilar Gómez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *