No siempre lo alternativo es mejor

10401947_730133450418410_6979141868414987840_n

Pues que quede claro. Todos los niños merecen protección si son agredidos y todos los centros deben actuar en esos casos.

Lo primero que tenéis que preguntar en un colegio o escuela alternativa es que política real tienen de actuación cuando hay agresiones entre compañeros. Porque si os dicen que ellos no intervienen porque deben resolverlo entre ellos o que es una cuestión kármica o que en los conflictos no hay que posicionarse porque todos son responsables o el agredido lo atrae porque tiene que aprender algo .. salid huyendo de ahi.

Si dicen que eso alli no sucede, mienten. Si dicen que sucede pero hacen todo lo posible por evitarlo y reconducir a los que agreden y proteger a los agredidos, es lo minimo.

A partir del reconocimiento de que hay agresiones (fisicas, verbales o emocionales) entre los alumnos, algo innegable que sucede en todos los centros como demuestran las estadisticas, y que el buying es real, cada centro y cada maestro individualmente deben mejorar sus estrategias de detección e intervención.

Los niños merecen mas protección que los adultos. Y nosotros tenemos más herramientas para evitar y defendernos de un abuso, incluso tenemos a las autoridades para denunciar. Los niños no pueden ver minimizado su derecho.

Los niños vienen de ambientes muy variados y por diversas razones pueden llegar a agredir a otro niño, a veces sencillamente porque no saben canalizar su agresividad o porque proyectan problemas de otro ámbito. Los niños que agreden también son victimas y lo serán más si no les enseñamos a actuar de otro modo, pues reforzarmos la impunidad y las agresiones pueden aumentar en intensidad con los años. Los que son observadores de las agresiones y, por supuesto, los que las sufren, merecen que los adultos las evitemos antes de que sucedan y que intervengamos inmediatamente para pararlas y procurar que no se repitan bajo ninguna circunstancia.

Nada hay peor para quien sufre una agresión que se niegue lo sucedido o se le culpabilice del modo que sea.  No hay justificación ni ideológica, ni psicológica ni por dejadez para hacer a un niño “responsable” de sufrir agresiones.

No actuar conduce a la víctima a la indefensión aprendida o a causar violencia ante su falta de recursos externos de ayuda. Les tenemos que enseñar que no están solos y que actuaremos para defenderlos de las agresiones, y solo estando seguros, podremos abordar el problema desde todas las perspectivas, ayudando también al niño que agrede a expresar de otra forma su malestar.

Si quieres saber como manejar las agresiones entre niños de manera respetuosa, ÚNETE A LA PEDAGOGÍA BLANCA

Mireia Long

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *