Juguetes, ropas, disfraces… y género

Copii kimono fata

Una amiga cuenta apenada que su hijo de 6 años decidió disfrazarse de flor y que todos sus compañeros de clase se mofaron de su deseo. Ella se pregunta en qué mundo vivimos si ser varón y querer disfrazarse de flor está visto de forma tan negativa y tan sesgada. Yo me pregunto lo mismo, sobre todo porque hablamos aquí de niños de 6 años y de un disfraz, de un juego en definitiva, de algo sin mucha relevancia para los demás y además de algo tan personal que ni siquiera debería hablarse de ello.

A mis niños, desde muy pequeños, les gustaban los unicornios, a ambos, a ella y a él. Todavía tienen estos unicornios de peluche que les regalé – a su pedido – cuando eran pequeños (tenían 7 y 5 años). Recuerdo cuando un día, estando en el parque con ambos, un niño se rió de mi hijo porque llevaba en su mochila el unicornio de peluche; el chaval le dijo con un tono de desprecio total a mi niño, “estos son juguetes de niña”. Evidentemente mi hijo no entendió aquello, porque en casa nunca hubo límites de ningún tipo en este sentido, y ambos jugaron indistintamente con peluches, Barbies, ropa de todo tipo, pistolas de juguete, coches, Lego, Playmobil, cajas, globos, pelotas, espadas, muñecas, casitas, vajilla de juguete, Tente, libros de todo tipo, unicornios, bicis, palas, tijeras, lapices, cosas de cocina, figuras de maderas para construir, ganchillo y agujas para hacer punto, pinceles y lápices, aparatos electrónicos etc.
Y, volviendo al anécdota inicial, mis hijos también llevaron disfraces de todo tipo, sobre todo ella, pero él también, porque les gustaba disfrazarse; muchas veces salían a la calle disfrazados y se sentían especiales.

En cuanto a los unicornios, mi hijo se llevó hace dos años su unicornio a Londres, donde vive ahora como estudiante; tiene 21 años. Mi hija de 23 años también tiene al suyo con ella en La Haya donde estudia. Porque da igual la edad o el sexo, se trata de un objeto que hizo las delicias de sus infancias, tiene su significado, les recuerda a momentos de juego y de bienestar, les ayudó a lo mejor a madurar desde ciertos puntos de vista.
En definitiva de esto se trata, del bienestar y del apoyo psíquico o físico que puede ofrecer un objeto en algún momento de la vida. Un juguete, una ropa, un disfraz, independientemente del sexo o de la edad de la persona que los usa, ofrecen bienestar y apoyo, bien porque son bellos, bien porque la hacen sentirse guapa, bien porque tienen una carga sentimental, o sencillamente porque aprende algo usándolos o adquiere ciertas habilidades. Al final este estado de ánimo nos ayuda a desarrollar nuestro bagaje congnitivo o emocional. Cualquier objeto hermoso o útil puede guiarnos por el camino del conocimiento y la alegría de vivir. 

Tengo otro recuerdo de cuando mi hijo sólo tenía 6 meses, cuando se pasó prácticamente una hora estudiando intensamente y jugando con las ruedas de su sillita de paseo. Tuve que limpiarlas bien porque no dejaba de jugar con ellas, y de intentar hacerlas girar, tocarlas, y mirarlas con atención durante todo este rato. Aparte de que en realidad, en este caso concreto, las ruedas de la silla de pasear no son considerados oficialmente juguetes – no obstante podrían serlo para cualquier bebé/niño según el momento – es que no tienen una etiqueta que diga que son específicas de un género u otro, así como cualesquiera otros objetos tampoco sean especiales para un género u otro, sean ropa, disfraces, herramientas, juguetes, utensilios, materiales educativos o aparatos tecnológicos. Los objetos que nos rodean no tienen usos específicos en función del sexo de los utilizadores, simplemente se pueden usar según necesidad o entretenimiento. Mi marido sabe usar una plancha o una aspiradora, y yo sé usar un taladro o un destornillador y viceversa. También he visto mujeres disfrazadas con ropa de hombres y viceversa. No hay unas reglas férreas o prohibiciones en este sentido.

Y esto es lo que importa. El resto son limites mentales de gente poco creativa y, lo que es más triste y peligroso, poco respetuosa. Lo peor es que transmiten su cerradura mental a sus hijos también y perpetúan esta percepción negativa sobre la maravillosa falta de prejuicio de todos los niños y de muchas personas adultas (por suerte), definiéndola como “rara” o “ridícula”, cuando en realidad la ridiculez les caracteriza a ellos por reírse de algo tan normal, libre, natural y sano como es ser abiertos y aceptar la diversidad, la belleza, las emociones tal y como son, lo humano en todas sus facetas.

Dejad a los niños jugar cómo y con los juguetes que deseen – siempre y cuando no hagan daño a otros o a sí mismos – dejadlos vestirse cómo deseen – siempre y cuando se sientan cómodos con la ropa elegida – y dejadlos disfrazarse cómo les guste, se trata de un disfraz, de un juego, de algo pasajero. 

Porque, atención, el juego, los juguetes, la ropa, los disfraces, todos estos elementos que forman parte de la vida, suelen ser elecciones personales, independientes del género de las personas, y suelen ayudarnos a crecer, a madurar, a entender el mundo en el que vivimos, encienden nuestra imaginación y creatividad, y nos inspiran. Todos los objetos de nuestro alrededor, no sólo algunos.

Por eso es importante que todos los juguetes o disfraces o juegos – siempre y cuando no ponen en peligro a nadie; es de sentido común, pero a veces nos perdemos por el camino así que lo repito – sean de elección personal y es igual de importante que esta elección sea respetada y aceptada por las personas de nuestro alrededor.

Foto 123 mica
Por Sorina Oprean
Con la pasión de ayudar a los padres a entender la fuerte y maravillosa conexión que se puede dar entre ellos y sus hijos cuando se implican a fondo en su educación, Sorina colabora con el equipo de Pedagogía Blanca para hacer el cambio hacia unas generaciones de niños y padres sanos y felices. Ha sido madre homeschooler desde que nacieron sus hijos, durante toda su infancia y adolescencia, y así descubrió su pasión por ayudar y aconsejar a otros padres o profesores acerca de una educación más respetuosa e implicada. 

¿Cómo aprenden de verdad los niños? Entrevista a Mireia Long

Mireia Long ha sido entrevistada por Pilar Martínez de MATERNIDAD CONTINUUM y EDULACTA sobre el tema: ¿Cómo aprenden de verdad los niños? y explica en esta charla de que manera los cachorros de los humanos están programados para aprender de manera curiosa, feliz y con motivación.

 

 

 

La autorregulación no existe. Entrevista a Mireia Long

Mireia Long ha sido entrevistada por Pilar Martinez de EDULACTA y MATERNIDAD CONTINUUM sobre el tema “LA AUTORREGULACIÓN NO EXISTE” . En ella puedes escucharla explicando lo que sí es autorregulación en los seres vivos, lo que es el concepto de autorregulación bien entendido en Psicología y por qué la autorregulación en comportamiento y educación no es una opción.

 

Origen, fundamentos y bases científicas de la Pedagogía Blanca

Nos han llegado muchos mails preguntándonos sobre el origen de la Pedagogía Blanca y Mireia se ha conectado hoy para explicaros los fundamentos y bases de la Pedagogía Blanca. En este vídeo podrás averiguar como nació este método y como une nuestra experiencia como madres homeschoolers, profesionales de la Educación y como mujeres que han trabajado también en el mundo de la empresa y la comunicación. Todo eso lo unimos en la Pedagogía Blanca y le añadimos las investigaciones punteras en neuroaprendizaje y etología, enfocadas en las habilidades y recursos del SXXI.

Puedes verlo ahora aqui:

La normalización del acoso escolar

24b17ae1-050f-44c5-a12

El acoso escolar, del que estamos hablando esta semana, es una situación real. Quizá nosotros mismos lo hemos sufrido de niños, pero hemos terminado negando su gravedad o asumiéndolo como normal. Como víctimas, agresores, participantes u observadores ha podido ser algo que hemos tenido en nuestra experiencia vital y que deseamos evitar que le llegue a suceder a nuestros hijos.

 

Una de las cuestiones que menos se suele entender es que el acoso y la violencia escolar involucra a todos los que la observan, no solamente a la víctima y sus agresores. Los otros niños lo suelen saber antes que los adultos, pero no tienen herramientas para actuar.

 

Vamos a hablar de ellos, de los observadores, y os vamos a ofrecer algunos consejos para que podáis, más adelante, aplicarlos a vuestros hijos, hablándoles de este problema y explicándoles cómo actuar si detectan que un compañero es una víctima.

 

¿Qué no es acoso escolar?

 

Los niños se pelean a veces. No es que debamos aceptar la agresividad como fórmula de relación, pero debemos entender que no todas las peleas son signos de acoso escolar. Incluso puede que se quieran hacer daño en medio de una pelea niños que habían sido amigos y que pueden llegar a serlo de nuevo.

 

Tampoco es que el más débil o el que pierde la pelea esté siendo acosado, aunque sin duda hay que intervenir. Un insulto, una burla, una pelea aislada no son tolerables, hay que actuar, pero no son acoso.

 

No, no se trata de eso. El acoso es una situación reiterada en el tiempo, que se manifiesta en diferentes formas de maltrato, en el que la víctima es o termina en una condición de inferioridad en la que los agresores se cebarán para mantener las acciones de hostigamiento.

 

Hay situaciones muy graves que tampoco debemos considerar acoso, y son las que se refieren a actos delictivos como las agresiones sexuales, el uso de armas, las amenazas de muerte o aquellas agresiones que ponen en riesgo la integridad de la víctima o su vida. En esos casos ya no hablamos de acoso, son delitos y, además de hablar con el centro escolar, hay que denunciar.

¿Cómo actuar ante el maltrato escolar?

 

Cuando nosotros, en nuestra infancia, fuimos espectadores de violencia escolar quizá no supimos que hacer. No existía, posiblemente, la misma conciencia sobre la gravedad del problema y nadie entendía lo serio que era. Pero ahora las cosas han cambiado y nuestros hijos pueden ayudar a las víctimas, reconociendo el problema y dando aviso a los adultos que pueden hacer algo.

 

Cuando observamos, y ya me refiero en cualquier circunstancia, un abuso o un acto de violencia, puede que temamos actuar por miedo a las consecuencias, a ser nosotros mismos las próximas víctimas. A los niños les pasa lo mismo.

 

Pero no hacer nada es convertirnos en cómplices y estaremos dando nuestra aprobación al maltrato. Hoy denunciaríamos a un vecino que pega a su mujer, a unos padres que agreden a sus hijos o actuaríamos si viéramos un delito, avisando a las autoridades si no somos capaces de evitarlo directamente. Lo mismo pasa con el acoso escolar.

 

Cuando el niño vea un comportamiento de acoso escolar debe saber que no hay que ponerse del lado de los agresores, no participando ni tampoco riéndoles la gracia. Más bien deben intentar acercarse al niño que sufre y hablar con él, para que les explique como se siente y pueden animarlo a pedir ayuda a sus padres o profesores directamente.

 

Pongamos un ejemplo muy típico: la niña gordita a la que un par de compañeras le hacen comentarios humillantes. Si las otras tres o cuatro amiguitas les recriminan su actitud y se acercan a la niña despreciada, pueden hacer mucho para evitar que las burlas y el aislamiento se enquisten la relación. Sin embargo, si perciben que no la niña sigue siendo acosada y la situación empeora, haciéndose el grupo acosador más fuerte, deben saber que lo correcto es acudir a un adulto.

 

Los niños como observadores del acoso escolar

 

Si el acoso ya está establecido enfrentarse directamente a un grupo de agresores puede no ser lo más sabio. Lo que hay que hacer es hablar con los propios padres, contándoles la situación o acudiendo a un profesor de confianza y pidiendo al tutor que organice debates o tome las acciones pertinentes para ayudar a la víctima.

 

Por supuesto, si la situación es muy seria y la víctima está en riesgo, el niño debe saber que tiene que acudir inmediatamente a un adulto responsable. Muchos colegios tienen programas de actuación para estos casos, pero es necesario avisar cuando se conocen para que puedan ponerse en marcha. La responsabilidad es de todos.

 

Sin embargo, si ante un proceso de violencia escolar, los agresores se sienten sin respaldo del grupo, especialmente con los niños más pequeños, se puede reconducir su comportamiento. Los propios niños, si rechazan esas acciones y no se mantienen al margen cuando un niño es aislado o maltratado por otros, pueden parar el proceso.

 

Enseñando a nuestros hijos que no es gracioso burlarse de otros o dañarlos, les ayudamos a tomar la actitud correcta ante los primeros síntomas.

 

Eso no es chivarse, es actuar con justicia. El silencio es lo que agrava el acoso. El niño debe saber que no estará solo y que los adultos van a ayudarle y a creerlo, que puede acudir a ellos a contar lo que está pasando.

 

La mayoría de los casos se van a resolver positivamente si habla pronto de ello y nuestros hijos, conscientes de que no se debe tolerar el maltrato, se convertirán ya no en cómplices activos o pasivos, ni en observadores de la violencia, sino en el apoyo que el sistema necesita para darle la vuelta al acoso escolar.

 

Mireia Long