Edupunk: claves para acompañar la autogestión educativa

7fbb6259-c5c6-4cd7-8b0
Edupunk es el término que empezó a usar Jim Broom (Reverend en su blog), un profesor de la University of Mary Washington en Fredericksburg, Virginia para hablar de las personas que no quieren seguir con las viejas normas establecidas para tener lo que conocemos como una educación superior, y que buscan otras formas de conseguir lo que ellos consideran una buena educación.

 

Edupunk puede ser cualquier tipo de educación vivencial escogida por el individuo. Una conversación interesante, puede ser edupunk, hacer una maqueta, asistir a una obra de teatro, ver un documental, usar una nueva aplicación para el móvil, jugar con Lego, utilizar una página web, un canal de vídeos de youtube, etc…
Edupunk, DIY U, Eduprenedores (edupreneurs) también son algunas de las maneras en las que Anya Kamenetz nos habla en su libro DIY U de las personas que buscan  como autogestionar su educación, ya sea porque no encajan en el estricto molde académico, porque quieren aprender de otra manera, porque buscan otro estilo de vida, o sencillamente porque aman las nuevas tecnologías, o solo porque son unos rebeldes. También se refiere a DIY U para hablar del poder de compartir las ideas para aprender y enseñar a otros, y de la nueva revolución que supone poner conocimiento e información al alcance de todos.
DIY singinifica “Hazlo tú mismo”, Do-It-Yourself en inglés, y se le añade la U de universidad para explicar que se trata de comunidades DIY enfocadas en compartir conocimiento, herramientas, y recursos enfocados al aprendizaje y la educación.
DIY U y edupunk me parecen términos muy sencillos y directos que podemos usar todos. Pero, ¿porqué usarlos?
¿Cómo está la educación ahora mismo y porqué alguien querría pasarse al edupunk?
En USA el 30% de los estudiantes de secundaria dejan la High School, y en torno al 50% casi, no se llegan a graduar. En España un 38% aproximadamente tendrá fracaso escolar (incluyendo a los que abandonan los estudios antes de finalizar) y no se sacará la ESO, de los que sí se gradúan, un 22% estudiará ciclos de formación profesional ó bachillerato, con lo que nos encontramos que tanto en uno como en otro país, solo un  tercio, aproximadamente, de los jóvenes acabará accediendo a estudios superiores.
Si a eso le sumamos que las tasas universitarias cada vez son más caras, y que nos encontramos al asistir a clase con programas engordados con materia desconectada de la realidad actual y de las necesidades reales de los estudiantes, y que hace ya mucho que una licenciatura no es equivalente a trabajo digno asegurado, es lógico y normal que cada vez haya más movimientos e iniciativas para el cambio.
Que la educación superior necesita una transformación no es algo nuevo, hace ya más de 10 años que todos conocemos los programas de educación abierta de multitud de universidades.
El movimiento de educación abierta empezó en el Massachusetts Institute of Technology en el 2001, cuando pusieron un curso gratis online. Ahora mismo si vas a la web del MIT encuentras todo el material completo, online, y gratis, de 1900 cursos, y cada día a más gente involucrada en los mismos.
La educación abierta fue solo el inicio. Ahora puedes encontrar de todo, tutores personalizados, intercambios, cursos de lo más variopinto, incluso formas de obtener un diploma sin tener que pisar un aula para nada.
Como dice Kamenetz, “la tecnología ha transformado las jerarquías tradicionales del mundo de la educación“, ha revolucionado por completo la forma de educar, de educarse. Las innovaciones tecnológicas de las que disfrutamos hoy en día permiten situar al estudiante en el centro del proceso educativo, y eso conlleva que el estudiante puede escoger, puede decidir. El estudiante ahora puede decidir qué quiere estudiar, cuando, donde y con quien, incluso cómo. Es una revolución de la educación en toda regla. Las viejas normas ya no tienen sentido, estamos ante un cambio de paradigma brutal, y los padres y profesores tenemos que reajustarnos a esta nueva situación para acompañar a los jóvenes de hoy y de mañana que van a aprender de otra manera.
Para ello aconsejo que como educadores nos enfoquemos en 10 claves:
  1. Incentivar la creatividad.
  2. Desarrollo del talento.
  3. Desarrollo del pensamiento intersectorial.
  4. Fomento de la autonomía.
  5. Capacidad de estructura académica.
  6. Liderazgo.
  7. Fomento de la pasión intelectual.
  8. Conocimiento del pasado.
  9. Razonamiento lógico.
  10. Fomento del emprendimiento.
Porque muchos de los niños y adolescentes que pasan por nuestras manos (sean nuestros hijos o nuestros alumnos) van a ir a parar a ese nuevo mundo, y nosotros como educadores podemos empezar ya a incorporar estas nuevas tecnologías, redes sociales, comunidades de aprendizaje online, etc, que ellos van a usar, y necesitamos darles las herramientas necesarias para que le puedan sacar a todo eso el máximo jugo posible, para que puedan convertirse en los adultos que no solo merecen ser, si no que sueñan ser.
El edupunk no es solo el futuro, está ya siendo el presente, que no nos pille por sorpresa. Apostemos por una educación disruptiva, pongámonos las pilas y acompañemos a nuestros chavales con toda la pasión y entusiasmo del que seamos capaces, convirtiéndonos en ocasiones en meros observadores, otras en cómplices, otras en guías. Seamos auténticos maestros, ayudándoles a sacar lo mejor de ellos mismos para ahora y para la vida que van a tener que gestionar y vivir.
Azucena Caballero
PS: Para conocer un poco más sobre el Edupunk os recomiendo de momento estos artículos: “My edupunk héroes” de D’Arcy Norman, y “Edupunk y posuniversidad” de María Acaso. En breve os traigo más información.
PS2: Imágenes que acompañan el post de “theory.isthereason“.

Cómo obtener una excelente educación sin pisar la Universidad

1a64bad5-8ec0-4dcb-b37

La primera vez que pensé en que era viable tener una educación exquisita sin ir a la Universidad fue cuando conocí a Ana, una amiga de mi hermana, que sin apenas haber estudiado nada había leído de todo, leía y leía, te podía hablar de todo, se entusiasmaba hablando del pasado, de física, de literatura… y siempre estaba a la última de la información y era la persona más culta que había conocido hasta ese momento, más que la mayoría de mis profesores.

Luego, al buscar siempre recursos para acompañar a mis hijos en sus intereses, sus estudios, etc, cada vez encontraba más recursos online, en las bibliotecas, librerías, incluso grupos de gente en los que participar y aprender de personas que sabían muchísimo, tantos en grupos de intercambio de idiomas, como en foros especializados en internet sobre temas muy variados, como en clubes sociales, como el club de astronomía en el que participamos durante un par de años y con el que fuimos con nuestro telescopio a ver planetas, estrellas, etc todas las semanas prácticamente durante aquella etapa de nuestra vida, o el club de ajedrez al que acude de forma regular uno de mis hijos.

Aprendizaje, educación y conocimiento no es algo exclusivo de la Universidad presencial. De hecho la Universidad desea llegar cada día a más gente, y facilita mucho que la gente pueda llegar y adquirir su conocimiento. Coursera es una de mis plataformas favoritas para hacer cursos especializados en temas fascinantes de todas las áreas y con profesores de lo más variado.

Hubo un momento que me resultó especialmente revelador. Fue el día en que leí el artículo de Chris Gillebeau “The One-Year, Alternative Graduate School Program“, creo que ese artículo, junto a la lectura de los libros de Blake Boles, para mí tuvieron un efecto de caída del telón, de mostrarme a mí misma algo que profundamente creía desde hacía tiempo pero que pocas veces verbalizaba. Se puede tener una educación excelente sin necesidad de acudir durante 4 o 5 años a una Universidad, y hay vida más allá de los típicos estudios superiores. En su propuesta de programa de un año de lo que él (Chris) llama una alternativa a un programa tradicional universitario propone cosas como:

  • Suscribirse durante un año a “The Economist” y leer todos los artículos religiosamente.
  • Memorizar todos los países, capitales y presidentes de gobierno del mundo.
  •  Dar la vuelta al mundo, o viajar a distintas regiones.
  • Leer los textos fundamentales de las religiones mayoritarias del planeta.
  • Suscribirse a un podcast de aprendizaje de idiomas y escucharlo varias veces cada semana.
  • Etc… Te recomiendo leer el artículo de Chris, es estupendo, lleno de ideas, y es probable que desees comprarte incluso su libro, o suscribirte a su blog. Yo estoy suscrita a su blog y me encanta.

Relacionados con el tema que hoy nos ocupa Chris tiene dos artículos más en su blog, que no puedo dejar de recomendarte: “An academic confession” y “Qualifications“.

También te recomiendo que te descargues gratis este libro en inglés, que creó Mozilla en 2010, junto a Anya Kamenetz, sobre aprendizaje, libertad y la web.

Algunos recursos online para una excelente educación media y superior:

  • edX. Cursos gratis de la universidad de Harvard, Berkeley, etc.
  • Coursera. La mayor plataforma de cursos universitarios abiertos, con Universidades de todo el mundo, como Duke, Princeton, Yale, Brown, Universidad Nacional de México, Universidad Autónoma de Barcelona, etc,  y con múltiples cursos en español.
  • Codeacademy. Para aprender a programar y crear webs, apps, etc. Con cursos de prestigiosos centros como Eton College o Rendcomb College, y otros, y disponible en español.
  • Khan Academy. Con recursos para aprender montones de cosas de todas las áreas, disponible en español.
  • Udacity. Cursos gratis (con opción de pago para ampliar recursos y tener certificación) sobre ciencias, informática, etc. Ofrecidos por Google, Nvidia, Universidad de San José State, etc.

Estos recursos son maravillosos, y da igual la edad que tengas. Porque ese es otro mito, que parece que solo si tienes cierta edad puedes disfrutar de ese conocimiento, cuando la realidad es que no es necesario haber cumplido los 18 para sentirte fascinado por la física o la literatura de ciencia – ficción, o cualquier tema en el que ir profundizando (de la misma forma que no pasa nada por pasar de 25 o de 55, siempre es buen momento para estudiar y disfrutar). Mis hijos han accedido a plataformas universitarias online sin estar en el “momento en que toca” y han disfrutado mucho de la experiencia, y no son los únicos, hay multitud de adolescentes que descubren que sí hay espacio para ellos en lugares con temas, propuestas y dinámicas que les motivan y apasionan. La educación superior cada vez está más cerca de todos, y debemos recordar que tener un diploma, un papel, solo certifica que cumpliste con X programa concreto que unos señores diseñaron en un momento dado y que va cambiando cada X años en función de los señores que estén al cargo, para certificar que estás preparado para X profesión, pero eso sería limitar mucho el concepto de educación superior, que está mucho más allá de la consecución de pasos necesarios para el trámite burocrático que va a darte un papel que en muchas ocasiones solo sirve para acumular polvo colgando de un marco, o para que pretendas creer que sabes más que otro porque él no tiene papel. No te fíes, esa persona puede ser mucho más culta y estar más cultivada que tú, a veces incluso en aquello a lo que tú dedicaste 5 años en una facultad. Puede que la otra persona le haya dedicado 20 años, pero no universitarios sino de su vida, así que seamos humildes todos los que somos licenciados, solo por si acaso.

Si entiendes bien el inglés, te animo a que mires este vídeo de Sophia Pink, la hija de Daniel Pink, el creador de “La sorprendente ciencia de la motivación” y autor de varios bestsellers, como “Vender es humano” o “Una nueva mentalidad”, que dejó el instituto en 10º (equivalente al 4º de la ESO) durante un año y cuenta su experiencia estudiando online a su ritmo.

Azucena Caballero

¿Cómo empezar el homeschooling?

c2f4be6f49_1448911986164

Esta es una pregunta que me han hecho una y otra vez durante años.
Además es una pregunta que la hace gente muy diversa, ya que hay personas que tienen a niños pequeños y se plantean como empezar con ellos cuando tienen 2 o 3 años, en otros casos son personas que tienen a su hijo escolarizado en tramos de educación infantil o primaria, en otros son padres de adolescentes… Y no hay una respuesta tipo para todos, en realidad en cada caso se empezará de una forma distinta.

Voy a intentar dar algunas pautas razonables para los que se preguntan ¿y ahora cómo lo hago?, entendiendo que cada caso es distinto, que no es lo mismo el niño que nunca ha ido al cole que el que se desescolariza, y que cada familia es diferente. Y que estas son las pautas que yo ofrezco, no son ni las mejores, ni las únicas válidas, son las que yo doy basándome en mi experiencia, conocimiento y vivencia, pero cada madre y padre sabe lo que mejor le va a ir a su hijo.

Voy a empezar por dar pautas para niños en etapa maternal, de entre 2 y 4 años, ya que muchas mamás con niños de solo dos años ya me están preguntando como empezar:

– Pasa la mayor parte de tiempo posible con tu hijo, cárgale en brazos, cántale, háblale, juega con él, sigue su ritmo, y relájate. A esta edad solo con seguir el día a día es suficiente.
– Si eres de las que disfruta haciendo actividades, utiliza juguetes grandes, de madera o plástico para hacer series, clasificar por colores, tamaños, texturas, etc, juega a pintar con todo tipo de herramientas (pinceles, brochas, rodillos, esponjas, tiras de bayeta, cepillos de dientes, dedos), usa plastelina casera, arcilla…
– Déjale jugar, jugar, jugar, y seguir jugando. En realidad en esta etapa solo necesita eso, jugar.
– Si decides que vas a hacer actividades con el peque, que sean muy cortas, agradables y divertidas, nunca fuerces.
– Invita al pequeño a que amase contigo en la cocina, unte mermelada sobre tostadas, pinte galletas con glaseado…
– Lo más importante en esta etapa es el cariño, en realidad tu única obligación como mamá en esta etapa, a parte de las de proporcionarle un buen estado de salud, higiene y nutrición, es proveerle de amor y cariño constante, esa es la base que hará que luego puedan avanzar con pie seguro en su formación.

Pautas para niños de entre 5 y 7 años:

– En esta etapa es muy importante la observación, fijarnos en lo que más le gusta al pequeño, para aprovechar y profundizar en ello, estirar del hilo para usarlo como recurso educativo, y permitir al pequeño que desarrolle el gusto por el aprendizaje, descubrir todo lo que le rodea, y mantenga viva su curiosidad y creatividad.
– Esta es una etapa también en la que la mayoría de niños tienen un genuino interés por aprender a leer, conocer las letras, las palabras y ser más autónomos. Mi recomendación es no forzar, introducir las letras y las palabras a poder ser usando un método constructivista al principio, si bien, luego se puede pasar a uno silábico si al niño le resulta más cómodo, o uno global. No hay método ideal, ya que cada niño es diferente. En mi caso siempre empiezo con constructivismo y acabo con silábico. Sobretodo en esta etapa hay que tener paciencia, si el niño parece que va frenado, es algo normal, ya que para el aprendizaje de la lectura es fundamental el proceso interno de maduración de cada niño, y hay que respetarlo. Nuestro objetivo es conseguir que sean lectores, no que aprendan a leer. A leer aprende todo el mundo antes o después, pero no todo el mundo es un gran lector, así que no perdamos nunca de vista el objetivo.
– Esta es también una buena etapa para empezar a trabajar conceptos básicos de álgebra y aritmética, preferentemente de forma muy visual.
– Siempre hay que hacer que las acrtividades, proyectos, etc, sean del interés del niño, que le resulten divertidas, estimulantes e interesantes. No hay una única forma de aprender, por lo que si algo no funciona, habrá que cambiarlo. Este es un camino de fondo, un proceso largo, y no queremos quemarlo en sus inicios.
– Utiliza muchos juegos, de mesa, orales, dinámicos, etc.
– Es una buena etapa para introducirles en el manejo del ordenador mediante juegos interactivos sencillos y divertidos. También es una buena etapa para introducirles en el uso de una “tablet”, hay infinidad de aplicaciones educativas especialmente diseñadas para niños de esta edad.

Pautas para niños de entre 8 y 12 años:

A partir de estas edades doy por hecho que se trata de niños que son desescolarizados, que han pasado varios años en un colegio, y que ahora al sacarlos los padres se preguntan como hacerlo a partir de ahora.

– Lo primero que se necesita es permitir al niño un tiempo de desintoxicación, de relajación, de que pueda olvidar la parte negativa, se “descomprima” y empiece a tener ganas de hacer cosas por sí mismo.
– El objetivo fundamental, sobretodo el primer año, va a ser recuperar la autoestima del niño, ya que normalmente los niños que se desescolarizan suelen tener su autoestima debilitada, dependen excesivamente de lo que otros indican que han de hacer o qué está bien, y necesitan reencontrarse con su motivación interna, su conciencia de capacidad, y su afán por descubrir como funciona todo.
– En esta etapa cada familia tiene que elegir el grado de estructura o ausencia de la misma que desea. ¿Quieres solo seguir los intereses del niño? ¿Cómo ves montar proyectos en base a las cosas que más le gustan y le llaman la atención? ¿quieres seguir un programa estructurado en unas áreas y en otras no? Cada familia tiene que elegir el sistema que mejor le funcione.

Pautas para jóvenes de entre 13 y 18 años:

Sucede lo mismo que en la etapa anterior, si acaban de salir de un centro presencial van a necesitar un período de “quietud y calma académica”, de libertad para descubrir qué es lo que relamente queren hacer, porqué desean hacer eso y qué necesitan hacer para ello.

– En general esta es una etapa en la que muchos niños demandan cierta estructura, si esa sí, hay que proveérsela. Si no es ese el caso de tu estudiante, hay que buscar la forma de que pueda conocer muchas cosas y descubrir aquello que le apasiona, para dedicarse a ello, pero de otra manera.
– Aunque ya sea mayor, no des por hecho que ya es autónomo para todo, y mucho menos si acaba de salir del colegio. Allí les dirigían para todo, hasta les decían en que lugar de su propia hoja tenían que escribir el nombre, así que siéntate con él, acompáñale en el proceso de elegir materiales, hacedlo juntos, planificad algunas cosas entre los dos, léele en voz alta, jamás tu hijo será lo suficiente mayor para que le leas. Saca té, unas galletas, pastillas de chocolate, y léele en voz alta ese nuevo libro que compraste y que tan interesante va a resultar para ambos.
– Enséñale a planificarse, a usar una agenda de trabajo.
– Procúrale también educación financiera, para algo lo estáis haciendo en casa.
– Infórmate bien de qué requisitos va a necesitar para poder continuar con estudios posteriores especializados en aquello que más le guste, si es que es algo que requiere de una formación superior, y ayúdale a que pueda cumplirlos.
– Utiliza los medios audiovisuales, documentales, películas, series… después coméntalas con él, anímale a desarrollar su espíritu crítico.
– Organiza salidas a museos, exposiciones, etc, incluso más de lo que hiciste en las etapas anteriores, si hay una etapa en la que has de nutrir su formación y cultura con este tipo de experiencias, es sobretodo ahora, cuando ya puede valorar con criterio todo lo que está viendo, puede hacer comparativas, y puede profundizar en ello.
– Permítele que sea él quien te enseñe a ti cosas, escúchale con auténtico interés, apasiónate por lo que le guste, anímale, y sobretodo no juzgues, todo es válido, ya que no sabemos que nos traerá el futuro. Tu objetivo ha de ser mantener su creatividad y su autoestima altas, y sobretodo ofrecerles un entorno feliz durante esta etapa.
– Alienta a tu adolescente en todo lo que desee emprender, conviértete en la extensión de sus alas, y en su paracaídas a la vez, que se atreva a dar saltos, es lo mejor que le vas a poder ofrecer.

Azucena Caballero

Cinco cosas que hacer en vez de estudiar Bachillerato y/o ir a la Universidad

b404eaed-0367-470e-a90
Parece que la educación de TOOOODOOOOS los ciudadanos del planeta ha de estar enfocada hacia un mismo objetivoestudios superiores, parece la única garantía de éxito en la vida. ¿Es realmente así? Porque todos conocemos a un montón de personas con estudios superiores, diplomaturas, licenciaturas, incluso cursos de post-grado que como decimos por aquí “se comen los mocos” o tienen vidas grises y anodinas, tipo “Walter Mitty” cuando necesitaba soñar despierto.
¿Es cierto que no hay vida exitosa más allá de la educación superior? Y otra pregunta interesante… ¿Solo se puede obtener una excelente educación matriculándose en una Universidad, cuanto más cara, mejor, y siguiendo el plan de estudios marcado para obtener una titulación concreta?
La respuesta a ambas preguntas es NO. Sí hay vida, pasión, emoción, y posibilidades de desarrollar una profesión y ser capaz, independiente, autónomo y feliz más allá de la educación superior, y sí, gracias a las facilidades que dan hoy en día, precisamente muchas universidades e institutos de estudios superiores, una excelente educación, una educación “superior” está al alcance de cualquiera como no había estado jamás.
Cada día son más los jóvenes que abandonan el instituto antes de los 18, o que una vez han terminado la educación secundaria deciden que no quieren ir a una Universidad a hipotecar años de su vida, y una gran inversión monetaria para muchos bolsillos, porque ir a la Universidad ni con beca está al alcance de muchos hoy en día, ya que supone muchos más gastos de lo que uno puede pensar inicialmente.
¿Y qué hacen estos chicos? Pues hay respuestas de todo tipo, desde el que se inserta en el mercado laboral, al que decide estudiar otras cosas más prácticas y de menor duración que le puedan dar una cierta rentabilidad más pronto, como los ciclos superiores de formación profesional, pero hay incluso más alternativas, muchas más de las que solemos tener en mente, y cada día más jóvenes se apuntan a ellas.
Yo hoy te voy a proponer solo 5 alternativas a hacer Bachillerato o ir a la Universidad, pero hay muchas más y si abres tu mente (es por decir, ya sé que la tienes abierta, si no no estarías en esta página), seguro que se te ocurren un montón de ideas.
  1. Emprende tu propio negocio. No hay edad para ser emprendedor y montar un negocio en torno a una idea que te encante y motive, y más hoy en día gracias a internet es viable para casi todos. Aprenderás muchísimo, y todas las cagadas que cualquier emprendedor comete, mucho mejor a los 18 o 19, y rehacer lo que sea necesario cuanto antes, que tener que esperar a tener un papel a los 22, 23 o más que diga que ya puedes empezar a experimentar con lo que es la vida real. Montar un negocio te obliga a desarrollar muchas de tus capacidades, te conecta con redes de emprendedores, profesionales, inversores, etc, que están moviéndose en el mismo nicho que tú, de todas las edades, cada uno con toda su experiencia e ideas que aportar. Aprendes a gestionar dinero, recursos, tiempo, a conectar con el público, a defender tu propuesta, a crear equipos de trabajo… Es una excelente alternativa, no solo creas tu carrera, tu profesión, si no que te forma ampliamente en muchísimas cosas.
  2. Crea. Puedes dedicar un año a estudiar pintura, cerámica, dibujo, fotografía, escultura… Puedes escribir un libro, no pasa nada si no es excelente, el primer libro de casi nadie suele ser su gran obra maestra, pero en el proceso de escribir aprenderás un montón, de hecho podrías escribir varios libros en un año, dos o tres, si te enfocas en ello. También puedes estudiar música, o producción musical, conviértete en DJ, hay un montón de oportunidades para alguien creativo.
  3. Viaja. ¿Cuanto te gastarías en ir a la Universidad un año? Con la mitad de presupuesto puedes viajar a algún lugar de África, Asia, o América, y allí aprender mucho, de geografía, economía, cultura, religiones de otros lugares, interculturalidad y diversidad, otro idioma… Si además lo combinas con el punto nº1 de esta lista, podrás viajar a muchos lugares y hacer que este sea tu nuevo estilo de vida y aprendizaje por varios años, adquiriendo muchos conocimientos y experiencias que siempre te van a servir en más cosas de las que ahora imaginas.
  4. Entrénate. Entrénate en un deporte o juego de competición que te encante, el que más te guste, ya sea tenis, ping pong, ajedrez, tiro con arco… Investiga sobre ese juego o deporte de tu elección, lee sobre el tema, practica con frecuencia, acude a clases, únete a algún club donde encontrar a otros aficionados y a otras personas que deseen llevar su desarrollo como tenista de mesa, ajedrecista, karateka, o lo que sea, a otro nivel, busca a un profesor, entrenador o mentor que pueda ayudarte a sacar lo mejor de ti. ¿Te imaginas lo mucho que puedes mejorar y avanzar si te enfocas durante todas las horas que pasarías en la Universidad en esto que te apasiona?
  5. Trabaja para una ONG con propósito. Hay un montón de organizaciones deseando que colabores con ellos, y no necesitas tener un título que te avale para ello. Puedes ayudar a clasificar la ropa que la gente dona a una ONG, o sirviendo comidas en un comedor social, puedes ir a ayudar a canalizar agua para alguna aldea africana, o repartir meriendas en las escuelas de los barrios más empobrecidos de tu ciudad… ¿No crees que puede ser una experiencia muy enriquecedora que te va a aportar un conocimiento del mundo impresionante, y que además vas a estar cambiando la vida de muchas personas para mejor, teniendo auténtico impacto en sus vidas? Luego puedes escribir un libro contando tu experiencia, hacer una exposición fotográfica con las instantáneas que tomaste durante tu servicio a la comunidad, o hacer una escultura preciosa que simbolice  la oportunidad de cambio y el poder de transformar vidas que todos tenemos. Al fin y al cabo esta actividad la puedes combinar perfectamente con la nº 2 ¿No?

 

9780986011900_p0_v1_s260x420
Este tema da para mucho, y no quiero extenderme demasiado ahora. Pero sí te quiero invitar como mínimo a que conozcas a Blake Boles. Te recomiendo encarecidamente sus libros, como mínimo “Better than College” el cual puedes además descargártelo gratis en pdf por cortesía de Blake aquí. Blake explica como se puede tener una excelente educación sin pisar una Universidad, y como en realidad tener un título, un papel, no es tan definitivo en tu vida. Entre algunos ejemplos de personas que dejaron la Universidad o no fueron cita a: Paul Allen y Bill Gates, fundadores de Microsoft, ambos dejaron la Universidad (la de Washington y Harvard, respectivamente), Kevin Bacon, actor, dejó el instituto a los 17 y se fue a Nueva York para enfocarse en su carrera de actor, Stanley Kubrick, director, productor y guionista de cine, que tuvo tan mal resultado en el instituto que nunca pudo ir a la Universidad, Wolfang Puck, cocinero y restaurador (yo he estado en uno de sus restaurantes en Florida, por cierto), dejó el colegio a los 14 años y se puso de aprendiz de cocinero en un hotel, Harry Truman, presidente de Estados Unidos, quien cuando terminó la secundaria se puso a trabajar en un banco, se unió a la Guardia Nacional, se ocupó de la granja familiar, etc, antes de meterse en política, sin ir a la Universidad… Como estos pone muchos más ejemplos, todos muy variados, y prueba de que se pueden hacer grandes cosas si se tiene el propósito, la voluntad y la constancia, más allá de convenciones educativas que cada día quedan más anticuadas.
Dejo el tema sobre como obtener una EXCELENTE EDUCACIÓN sin pisar una Universidad para otro post, y estoy convencida de que te va a encantar, porque te voy a listar varios recursos utilísimos para cualquiera, incluso para los que deciden ir a la Universidad (Te cuento que yo sí fui. Solo quiero que conozcas las alternativas, no intento convencerte de que no vayas, como tampoco de que vayas, solo quiero que sepas que tienes muchísimas opciones y oportunidades ante ti. El conocimiento siempre es un valor y un elemento necesario para ejercer la libertad de elección, en tu mano está escoger aquello que más se ajuste a tus necesidades y deseos).
Azucena Caballero

Ya es hora de reconocer el homeschooling en España

450_1000

El homeschooling es una opción educativa que en España se encuentra no reconocida, Se trata de un tema muy controvertido en la sociedad española, que en mi opinión, no está preparada para asumir que hay fórmulas válidas que en nuestro país no sean las más comunes y que, sin embargo, está ampliamente respesentada en el mundo occidental y democrático. Así que os pregunto: ¿El mundo entero se equivoca al legalizar el homeschooling?

Para empezar el debate, que estoy segura que puede ser muy fructífero, os presento simplemente dos mapas realizados por Azucena Caballero. En ellos aparece cual es la situación del homeschooling en el mundo y destaca en Europa que la mayoría de los países la tienen regulada o reconocida mientras España no lo ha hecho todavía.

azu paises mundo homeschooling

El la mayoría de los países desarrollados el homeschooling está regulado, y de ese modo se garantiza el derecho de los padres a decidir la educación de sus hijos y a proteger los derechos de los niños. Esto es un problema en España que, en mi ,es preciso resolver, fijándonos en los modelos del entorno para adaptar nuestra legislación al resto de la comunidad mundial.

En Estados Unidos, Canadá, Francia, Gran Bretaña, Italia, Australia o Nueva Zelanda se han desarrollado leyes que hacen factible esta opción y creo que fijarnos en sus soluciones puede ser muy interesante.

Pero una imagen se dice que vale por mil palabras, y vistos estos mapas en los que aparecen los países de Europa y del mundo donde el homeschooling está legalmente reconocido cabe preguntarnos ¿el mundo entero se equivoca al legalizar el homeschooling y somos nosotros los que tenemos derecho a imponer una única via de educación? Yo no lo creo. ¿Y vosotros?

Mireia Long

Homeschooling: aprendiendo de la vida misma (3).

CEA 3

Es curioso que, de tantas preguntas que se podrían hacer a alguien que educa en casa, la más recurrente es “pero entonces… la sociabilización…”.

La idea de que las familias que educamos en casa tenemos a los hijos encerrados parece estar en los tops del homeschooling.

Hoy voy a ser breve. Quiero hacer una enumeración (aunque seguro que me dejo algo) de las actividades en las que han participado mis hijos desde que nacieron y valorad si tienen trabajada la sociabilización o no. De hecho, donde menos se “sociabiliza” es en el colegio. Bueno, en algunos.

  • Antes de nacer, mi hijo mayor había recorrido toda España, menos Galicia. El pequeño algo menos, pero también recorrió bastante. Dicen los expertos que durante la gestación también aprendemos y sentimos.
  • Mi trabajo me llevaba de un lugar a otro, por toda la península, de reunión en reunión, de obra en obra, de curso en curso. Mis hijos siempre fueron conmigo y participaron en todo.
  • Estuvimos durante años trabajando con un grupo, en el que había personas de todas las edades, para vivir en una ecoaldea. Teníamos varias reuniones mensuales donde nos encontrábamos y trabajábamos en grupo diferentes propuestas.
  • Desde nada más nacer, han estado federados en montaña. Todos los fines de semana salíamos a hacer alguna ruta con grupos grandes del club u otros. Personas de todas las edades.
  • Han practicado (y practican): senderismo, escalada, esquí, bici de montaña, espeleología, body board, skating, patinaje, baloncesto, béisbol…
  • Todas las semanas van a la biblioteca. Además de llevarse libros para leer participan en todas las actividades que organizan.
  • Estuvieron un tiempo escolarizados.
  • Yo he gestionado actividades extraescolares, con niños de todas las edades, y siempre han estado ellos también.
  • Me he dedicado mucho tiempo a la coordinación de actividades de tiempo libre y a la formación ocupacional y han estado conmigo en todas las que he impartido.
  • Asisten a campamentos.
  • Participan, activamente, en grupos ecologistas, grupos de protección animal, de rescate de fauna…
  • Participan, activamente, como voluntarios en ONGs (ayuda al pueblo sirio, saharaui, asociaciones locales…).
  • Hemos vivido en varios sitios y en cada sitio han hecho muchos amigos. Con algunos tienen contacto casi semanal.
  • Participan en proyectos como “Mira el buzón”, donde se escriben con gente de todas las edades y de diversos lugares.
  • Han participado en proyectos de educación ambiental, de protección del entorno, con gente de todas las edades.
  • Semanalmente, visitamos algún museo, exposición, concierto…
  • Juegan en la calle todos los días, con amigos que hacen allá donde vamos.
  • Tenemos familia y amigos a los que visitamos periódicamente.
  • Han vivido con otras familias, en proyectos concretos, en la misma vivienda, participando de todas las reuniones de adulto para la toma de decisiones, consensos, labores domésticas, etc…
  • Acuden a clases de música.
  • Tocan en una batukada.
  • Todos los meses pasan algunos días con sus amigos de siempre. O bien van a sus casas o bien vienen a la nuestra.
  • Participan en un programa de radio sobre empresa, con otros niños, donde entrevistan a empresarios, emprendedores y personas importantes, con todo lo que implica: reuniones preparatorias, investigación en grupo, toma de decisiones, ensayos…
  • Se apuntan a todas las actividades culturales del lugar donde estemos viviendo, participando activamente en aquellas que lo requieren.
  • Han colaborado en la organización de muchas de las actividades que he enumerado anteriormente. Se han responsabilizado de ciertos cargos.
  • Han estado, como socios, en varios clubes de juegos de mesa. Además, han sido promotores de grupos de juegos de mesa en los lugares en que hemos vivido.
  • Tienen profesores particulares para determinadas materias.
  • Me acompañan a congresos sobre educación, a cursos, a visitar clientes, a visitar proveedores…
  • Van a la compra con todo lo que eso conlleva: encontrarse con vecinos, con tenderos… charlar con ellos.

Bueno, paro ya, jejejejejejeje… Lo que quiero que penséis es que no somos únicos. Que las familias que educamos en casa, en general, estamos muy concienciados sobre la importancia de la educación de nuestros hijos. Valoramos cualquier oportunidad de aprendizaje.

De hecho, cuando vamos por las mañanas a realizar visitas culturales, nos solemos encontrar más familias que educan en casa, aprovechando que hay menos aforos y se disfruta más de las excursiones.

Espero que esto sirva para que, antes de hacer esta pregunta, pensemos y, sobre todo, observemos. Los niños homeschoolers suelen tener una vitalidad, una sonrisa y un corazón que se refleja en sus caras y en sus acciones.

Disfrutad de su compañía siempre que podáis. Nos enseñan muchas cosas.

El círculo de Lola.