Curioso

¡Qué curioso!

¡Qué curioso!

Un día nos visitó Héctor, un amigo de mis hijos con un talento asombroso para todo lo que le apasiona. La verdad es que en casa se le admira bastante.

Él estaba de vacaciones escolares pero, como nosotros no tenemos fechas definidas, teníamos pendiente terminar un trabajo y le pregunté si le apetecía hacerlo con ellos. Accedió, con gusto, sin saber de qué se trataba, porque sabe que nuestras “clases” son divertidas.

El trabajo consistía en realizar unos cálculos espaciales, volúmenes, superficies, áreas… Qué curioso… Hicieron el trabajo en grupo, llegando a acuerdos en segundos, repartiéndose las tareas de modo equitativo, sin quejas, sin protestas… Sacando todos los datos sin error porque, si uno dudaba, entre los tres encontraban la solución.

Qué curioso. Por lo visto, ésta manera nuestra, tan rara, de explicar las cosas y llevarlas a cabo, y obteniendo el mismo resultado… es más interesante.

Qué curioso que los niños prefieran métodos activos de aprendizaje. El nuestro, sin duda, lo es. No existen las clases magistrales en casa, aunque a veces vamos a escuchar a expertos en alguna materia que sí suelta un sermón, jejejejejejeje… Sarna con gusto, no pica.

El caso es que lo pasaron genial. Hicieron un estudio exhaustivo sobre el espacio que les rodeaba y se rieron un montón mientras recopilaban los datos y planteaban las fórmulas y operaciones.

Un día de clase estupendo. Gracias, Héctor!!!

El círculo de Lola.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *