Claves que ayudarán a nuestros niños en su aprendizaje.

Muchas veces damos por hecho que los niños aprenden solos a estudiar pero la realidad nos demuestra diariamente lo contrario. Muchos adolescentes y adultos no han adquirido las habilidades básicas necesarias para realizar cualquier tipo de aprendizaje. En un mundo que cambia velozmente y donde una persona tiene que dar respuesta a estos cambios, enseñar a aprender se nos presenta como una gran necesidad. No en vano, tenemos que pensar que la mayoría de profesiones y tareas que nuestros niños desempeñarán el día de mañana ni siquiera han sido inventadas.

Pero, ¿cómo conseguir que nuestros niños aprendan a aprender?

Azucena Caballero, co-directora de la Pedagogía Blanca, te da algunas claves:

Ejemplo de proyectos: Hectorsaurius Park

 

hectorsaurio

Más que un proyecto concreto hoy os enseñamos como pueden los alumnos hacerse sus propios creadores de contenido a través de un blog. Este, Hectorsaurius Park, lo hizo mi hijo Héctor durante los cursos desde diciembre de 2008 (con ocho años), cuando dejó la escolarización en España, hasta el 2012, cuando comenzó otro tipo de formación (podéis ver en las entradas más modernas que se trataron de cursos de Coursera, de los que os hablaré en otro momento).

En Hectorsaurius Park váis a poder ver lecturas, mapas mentales, videos y mucho material educativo que fue recopilando como herramienta y fuente de datos para sus estudios y proyectos de su interés y automotivados. Si confiáis en los niños, ellos descubrirán sus pasiones y demostrarán que la curiosidad y el deseo de aprender no tienen límites.

Podéis verlo todo en este enlace:

https://hectorsaurio.wordpress.com/

Si queréis que vuestros alumnos y vuestros hijos aprendan así, con pasión y rigor, haciendo investigación, presentaciones de sus proyectos, preguntándose y analizando datos, nuestro curso de Aprendizaje por Proyectos te interesa-

Preguntas habituales sobre el curso “Aprendizaje por proyectos”

e1ba8cd5cd_1454354781362
Estamos recibiendo algunas preguntas sobre nuestro cursoAprendizaje por Proyectos” y estamos atendiendo a lo que nos llega.
Aquí te traemos las respuestas a algunas de las preguntas más frecuentes:

 

Soy educadora de infantil, profesora de secundaria, mamá, monitora de tiempo libre… ¿Me va a servir este curso o es solo para maestros de educación primaria?
El Aprendizaje por Proyectos es un sistema que puede usarse en cualquier aula, en un hogar, o en cualquier espacio en el que se trabaje con niños o adolescentes. En nuestro curso tenemos módulos específicos para la educación infantil y primaria, y un módulo específico para secundaria, cubrimos todas las edades. Y es un sistema de trabajo adaptable a grupos grandes y pequeños, y que incluso se puede adaptar a un solo niño. En el curso te damos el paso a paso, guías, plantillas, etc, para que te resulte fácil, eficaz y efectivo.
¿Cuanto tiempo voy a poder acceder a los materiales?
Indefinidamente, mientras la plataforma y compañía Kajabi, que es donde tenemos alojado el campus online, siga en funcionamiento tendrás acceso a todo, y por lo que ellos garantizan eso significa para siempre.
Vas a poder ver los vídeos tantas veces como desees, descargar los pdfs tantas veces como quieras, etc.
¿Cómo puedo acceder a los materiales?
Nuestro campus online es accesible desde cualquier plataforma que se conecte a internet, puedes acceder por ordenador, smartphone o tablet. Incluso si usas Apple TV o similar puedes verlo en tu aparato de televisión.
Vivo en México, ¿puedo apuntarme igualmente?
Sí, ya que todo el contenido es online, puedes apuntarte desde cualquier lugar del mundo si tienes conexión a internet.
Yo ya había pensado en preparar algún proyecto para los niños, tengo pensado ya uno sobre el teatro romano. ¿Por qué tendría que apuntarme si ya tengo una idea en mente para montar un proyecto?
La inscripción en el curso te ahorraría errores en el planteamiento del proyecto, en la comunicación con tus alumnos y en como gestionar los grupos de trabajo. Lamentablemente muchos docentes cuando deciden que van a empezar a trabajar pro proyectos no piensan en la importancia de estos aspectos, pero es fundamental hacerlo bien para que el proyecto funcione exitosamente y se logren los objetivos propuestos. Son aspectos que no puedes permitirte descuidar.

Ventajas de aplicar Aprendizaje por proyectos en familia

c6f6e03242_1454527807145

Son cada vez más las familias que quieren involucrarse directamente en la educación académica de sus hijos y se sienten muy atraídos por el Aprendizaje por proyectos, sea porque desean potenciar los intereses de sus hijos, sea porque la escuela no cubre todas sus necesidades, sea porque consideran que ellos también pueden aportar mucho más que ayudar con los deberes, sea porque han optado por el homeschooling. Y se preguntan su pueden usar este sistema en su casa.

La respuesta es que sí, el Aprendizaje por proyectos es perfectamente trasladable al hogar e incluso, podemos trabajar las habilidades de colaboración y equipo creando proyectos conjuntos con otros niños, hermanos o amigos o a través de asociaciones o grupos que nosotros organicemos.

La ventaja más obvia a este tipo de aprendizaje es que, como las estadísticas han demostrado, el aprendizaje por iniciativa propia es atractivo y eficaz, ya que es relevante para el estudiante. Toda persona aprende más y mejor, se compromete y asimila más profundamente si el contenido y el proceso tienen un valor real para él y si entiende su utilidad.

Trabajar por proyectos en casa ayuda a que los niños, por ejemplo, aprendan a programas su trabajo y actividad, habilidades realmente necesarias para su vida actual y futura. Van a incorporar a su formación la capacidad de buscar y seleccionar información, analizar la relevancia de datos, elegir temáticas y contenidos en los que profundizar y descubrir sus capacidades. Aumenta su confianza en ellos mismos, les recuerda que aprender es divertido (si en el colegio se aburren esto añade un valor enorme al trabajo en casa), y les enseña a usar diferentes formatos de presentación.

Con ayuda de sus padres y rúbricas como las que nosotras usamos, además, podrá ser capaz de hacer una crítica constructiva a su trabajo, ver qué áreas puede mejorar, donde hay detalles que pulir, y como es capaz de avanzar.

Además, lo que aprenden los niños en casa puede ser difícil de compartir con otras personas. No sucede lo mismo cuando trabajamos con proyectos, pues luego pueden organizar una presentación formal con la familia o amigos. A ellos les va a servir para afianzar la confianza en ellos mismos, sentirse orgullosos, organizar mejor sus ideas y presentaciones y lograr aumentar sus habilidades de oratoria, algo que, en las escuelas, no siempre se trabaja suficientemente por el modelo educativo o por el número de alumnos.

Además, cuando trabajamos por proyectos podemos ayudar a que los niños profundicen realmente en los temas que más le interesan, los que aman, los que son verdaderamente vocacionales. El sistema educativo está muchas veces atado a un calendario y curriculum en el que lo que a cada niño hace emocionarse y querer aprender a fondo con excelencia apenas tiene cabida. Aprender por proyectos en casa les da la oportunidad de convertirse en expertos, con rigor, adaptado a cada edad y estilo de aprendizaje. Van a vibrar y van a estudiar aquello que más les gusta. Les hace ver y vivir como puede ser su futuro si siguen por ese camino, elegir aquello a lo que quieren dedicar su vida incluso.

Si estamos hablando de niños de Altas Capacidades o con necesidades educativas específicas, o sencillamente, de niños que no están disfrutando de la experiencia escolar, las ventajas son enormes. También va a servir para niños que tienen altas expectativas en cuestiones educativas y están desmotivados o, sencillamente, el colegio no les da todo lo que desean.

Para terminar, la ventaja mayor que ofrece el Aprendizaje por proyectos en casa, guiado por los padres, es que mejora la confianza y el conocimiento mutuo, reforzando los lazos de comprensión en la familia y haciendo que padres e hijos sientan que comparten experiencias comunes de gran valor.

Si crees que tus hijos pueden beneficiarse de todas estas ventajas pero no sabes como trabajar con ellos este sistema, es el momento de poder aprender todo lo que necesitas en nuestro curso de Aprendizaje por proyectos.

Si todo esto es lo que crees que un hijo necesita para lograr el desarrollo óptimo y no sabes como empezar, es que estás buscando el curso de Aprendizaje por proyectos de la Pedagogía Blanca.

 

Mireia Long

Trabajo en equipo en el Aprendizaje basado en Proyectos (PBL)

trabajo en equipo

Cuando los educadores nos proponemos desarrollar en clase un trabajo en equipo que involucre a los estudiantes debemos ser capaces de valorar, previamente, si la misma estructura de lo propuesto promueve el trabajo en equipo  o si existen en el grupo situaciones que lo van a dificular.

Lo más importante a la hora de plantear a los estudiantes un trabajo en equipo es conseguir que este tenga sentido para ellos, que sea significativo y no mereamente un apoyo a la consecuencia de objetivos curriculares. Debe suponer un desafío intelectual que les motive realmente y que pueda sumar las potencialidades diferentes de los integrantes de cada equipo.

Pero además hay aspectos concretos que deben valorar a la hora de diseñar un método que sea creativo en el diseño de las tareas de trabajo en grupo. No bastan los métodos innovadores, sino que hay que lograr que el modelo de trabajo sintetice la naturaleza del problema demanadado y los conocimientos y habilidades de los alumnos. Hay que dar, por tanto, mucha importancia a que la propia la estructura de los propuesto favorezca un sí  un trabajo en equipo con sentido de trabajo en equipo.

La falta de atención a la estructura de la tarea  y que no se supervise el funcionamiento puede tener  consecuencias negativas no deseadas. La más habitual es que uno o varios alumnos, más motivados, hagan todo el trabajo y los menos implicados no lo hagan. También puede suceder que los que tengan más carácter o más prestigio en el grupo impongan sus ideas o manera de trabajar a los demás, haciendo que otros no sean escuchados. Por eso la supervisión es indispensable.
Para minimizar las situaciones negativas deberíamos diseñar con claridad los objetivos del trabajo en grupo, construir un modelo de tareas colaborativas y mantener a los estudiantes motivados y responsables a lo largo de la tarea, no solamente en su presentación.

Los objetivos del trabajo en grupo

Antes de que los estudiantes se pongan a trabajar debemos explicar claramente como se propone la estructura de su colaboración y que nivel de implicación, decisión y reparto de tareas esperamos. En algunos casos los trabajos en grupo terminan siendo una suma de aportaciones individuales, que, aunque hayan tenido un acuerdo previo sobre contenidos/métodología/presentación no son, realmente, lo que estamos buscando realmente. Dividir el trabajo en partes y que cada uno haga la suya independientemente puede ser una aproximación inicial al trabajo en equipo, pero no lo es realmente al final. No contribuye a fomentar todas las habiliades que implican un equipo pero pueden valer como inicio si es la primera vez que los estudiantes se enfrentan a este tipo de reto.

El objetivo del trabajo en equipo es que los estudiantes desarrollen destrezas de aprendizaje colaborativo, es decir, desarrollar su labor en estrecha colaboración, debatiendo y generando y contruyendo entre todos las ideas y enfoques. Y para eso la estructura del método es importante y debemos saber transmitirlo.

Tareas interdependientes

Si  lo que estamos buscando es que los estudiantes que hacen un trabajo en gurpo desarrollen un alto grado de colaboración tenemos que diseñar una estructura de las tareas que suponga que los miembros del grupo son dependientes uno del otro para tener éxito. Eso lo lograremos creando tareas complejas en las que los alumnos deban colaborar necesariamente para realizarlas, incorporando las opiniones, habidades y acciones de todos. No puede bastar una única forma de trabajo o la exposición de conocimientos.

Los objetivos deben ser conjuntos tanto en la búsqueda de información como en su presentación y perdirse también que una de las tareas sea precisamente explicar el modelo de cooperación seguido y la manera en la que unos y otros han aportado. Si el trabajo va a ser evaluado debe ser explicado que la evaluación será conjunta y que lo más importante será precisamente la colaboración realizadas, más que el producto final.

Motivando al equipo, y no solo a los individuos

Si utilizamos recursos que ofrecemos nosotros podemos hacer que los estudiantes los reciban independientemente para que luego los pongan en común e, incluso, si es necesario, establecer que en cada equipo habrá responsabilidades o puestos diferentes, sea de manera pactada por el grupo, sea asiganda por el tutor si se entiende que no son todavía capaces de asumirlos sin ayuda.

Para conseguir que los alumnos se mantengan motivados, si es posible, podemos incluir un calendario o agenda en la que se anoten las tareas desempeñadas por cada uno, para que puedan y podamos hacer un seguimiento de las aportaciones individuales, pero nada de eso puede substituir nuestra participación activa con los equipos, para saber, en cada momento, como va desarrollándose el proyecto.

Tenemos que evitar tanto que alguno quede descolgado como que otro asuma todo el peso, sea por necesidad, sea por propio deseo, pues en los trabajos en equipo, y más si se evalúa solamente el resultado final, los alumnos que buscan buenas notas suelen tomar las riendas en solitario. Los “buenos alumnos” también tienen cosas que aprender de los proyectos en grupo: que todos tienen cosas que aportar y que su trabajo u opinión no son tan fuertes como los que se construyen de manera colaborativa. Incluso, se puede incluir en la evaluación una evaluación del equipo sobre su propìo sistema de trabajo y evaluar independientemente con cada individuo lo que ha aprendido y ha aportado:el esfuerzo, la participación, la cooperación, la accesibilidad, la capacidad de comunicación.

Recordar, siempre, que el objetivo final de un trabajo en equipo es enseñar a realizar aprendizaje cooperativo, a interactuar y a aportar cada uno lo mejor de uno mismo para el bien del grupo.

Mireia Long

Ejemplos de proyectos: Grecia Hoy

¿Mas ideas sobre Aprendizaje por proyectos? Os enseñamos una muestra de otro proyecto que seguro que os ayuda a tener una visión de todo lo que este sistema puede aportar a vuestros estudiantes. En este caso se trata de un trabajo pensado para que los alumnos conocieran mejor las diferentes maneras en las que el lenguaje escrito sirve para la comunicación periodistica y publicitaria: noticias, crónicas, articulos de opinión, anuncios, publireportajes, avisos…

Para acercar este tema de manera atractiva se propone la realización de un periódico, en este caso, añadiendo más potencia a los contenidos y a la imaginación, está ambientado en la Grecia mitológica.

Como podéis ver el Aprendizaje por proyectos ofrece infinidad de posibilidades de combinación de contenidos, conocimientos, habilidades y formas de exposición, logrando un aprendizaje significativo, potente y emocionante.

Mireia Long

Tres razones para unirte a “Aprendizaje por proyectos”

e1ba8cd5cd_1454354434662

¿Cuántas personas pueden beneficiarse de implementar el “Aprendizaje por Proyectos”?

Muchas, muchísimas. Ya que es un sistema de trabajo que se puede introducir en:

  • Aulas de cualquier ciclo formativo.
  • Aulas de educación no formal.
  • En campamentos y centros de ocio y educación extraescolar.
  • En centros de ocio y educación alternativos a la educación convencional.
  • En hogares donde madres y padres deseen crear proyectos junto a sus hijos.
  • En cualquier escenario que implique relacionarse y trabajar con grupos de niños o adolescentes.

 

Y lo mejor de todo es que desde cualquiera de estos espacios al trabajar por proyectos estamos aportando mucho más de lo que a primera vista pueda parecer.

Te voy a dar tres razones por las que merece la pena aprender como se hace y atreverse a hacerlo:

 

  1. Por que la forma de hacer las cosas importa. Por que si podemos hacer que los niños aprendan de manera significativa, motivados y sintiéndose parte activa del proceso debemos hacerlo.
  2. Por que los mejores sistemas educativos del mundo lo hacen. El buen funcionamiento del Aprendizaje por Proyectos no es solo teoría. Sabemos que en Finlandia cada día se trabaja más y más pro proyectos, que algunos de los mejores centros educativos del mundo también lo hacen. Tenemos numerosos ejemplos que demuestran que es una práctica que da excelentes frutos, y por lo tanto deberíamos abandonar las resistencias a introducir este método en el aula.
  3. Por la comunidad. Por que transformando la manera de educar cambiamos el mundo. Porque somos ejemplo para quienes tenemos alrededor y haciendo un cambio en nuestra aula (y/o nuestro hogar) podemos provocar un cambio en nuestro centro, y a su vez este un cambio en otros centros. Es una gota que contagia a otras gotas a resbalar por la misma corriente y que poco a poco llena el vaso. Como educamos cambia todo, en nuestra mano está cambiarlo a mejor.

 

Ejemplos de proyectos: “Bizancio, guía para viajeros del año 700”

Queremos enseñaros algunos ejemplos de Aprendizaje por proyectos para que podáis ver como, a través de ellos, los alumnos trabajan contenidos de manera mucho más emocionante y se incluyen habilidades variadas. Este es un proyecto sobre Bizancio planteado como un folleto turístico para un viajero en el tiempo que pudiera conocer Constantinopla en el año 700.

Enfocado así el estudio gana en profundidad, interés y creatividad, lo que hace que el niño disfrute aprendiendo e integre en el estudio de la Historia el manejo del ordenador, la búsqueda de información, la redacción, la investigación sobre Arte y costumbres y la presentación de forma atractiva. El objetivo curricular se cumple, pero además de han trabajado habilidades básicas del aprendizaje y sobre todo, ha sido creativo, personalizado y ha resultado signficativo para el estudiante, por lo que para él, adquiera mucho más valor y se fija lo aprendido.

Este es solamente un ejemplo de las muchas herramientas de la Pedagogía Blanca que os ofreceremos en el nuestros cursos y que podréis aplicar de forma práctica e inmediata a vuestras aulas y a vuestros hogares. Especialmente podréis aprender a hacer este tipo de actividades con nuestro curso Aprendizaje por proyectos.

Mireia Long

Resistencias al aprendizaje basado en proyectos o PBL

resistencias

Cada vez más maestros se apuntan a mejorar sus competencias. Hay un gran interés en trabajar por proyectos, en introducir formas de educación que respeten la individualidad de cada niño, en evitar los castigos y trabajar mejor en competencias de comunicación respetuosa, en usar soportes variados y dejar que los niños construyan conocimiento.
Hay mucha resistencia también.

Por ejemplo, los cambios de los jesuitas están llamando mucho la atención: no compartimentar asignaturas, no evaluar con exámenes escritos memorísticos, usar nuevas tecnologías, introducir los proyectos, pero a la vez existe la presión de la normativa, de los padres, de la costumbre…

Trabajar por proyectos es estupendo, pero existe miedo a que los niños no consigan las competencias que se exigen o que no alcancen los conocimientos indispensables.

Cuando trabajas por proyectos no puedes marcarlo todo, porque anulas la libertad y la creatividad, y no puedes tampoco caer en la vieja forma de trabajo en equipo que suponía que, al final, se suman partes pero no se colabora.

Lo mejor del trabajo por proyectos es la cooperación, la colaboración y la comunicación, que son habilidades muy importantes. También la búsqueda de información, su valoración crítica, la exposición. Todo eso hace que los contenidos, al final, sean más perdurables cuando se aprenden.

Mireia Long

Conversaciones y pensamiento crítico

84674e5251_1453584321375

El otro día viajando con mi hijo en el metro londinense veo sin querer, en manos del viajero de al lado, el titular con fotos incluidas de un periódico que se reparte gratuitamente en las estaciones: “Recien nacida cambiada por otra en el hospital mientras la madre dormía”. Se lo enseño a mi hijo, él lee el titular – nuestros ojos no alcanzan para más – y luego él me comenta serio: “¡Qué tonterías más grandes ponen como noticias en los periódicos! Esto es para atontar a la gente…”

Pienso un poco y llego a la conclusión de que tiene razón. Porque si bien el hecho en sí es terrible y me pongo en el lugar de los padres, y sé que no me gustaría pasar por esta situación, en realidad ¿a qué o a quién ayuda que el hecho se haya publicado en el periódico? ¿Acaso el público lector puede sentirse mejor después de leerlo? ¿O puede hacer algo para que el hecho no se repita?

¿Realmente la “noticia” ayuda a algo o a alguien al estar publicada?

Así que vuelvo al comentario de mi hijo y me alegro de que haya desarrollado su espíritu crítico, su discernimiento. Quizá porque nosotros, como familia, hemos sido muy selectivos con los medios de comunicación y las informaciones y muy escépticos a la hora de creernos al pie de la letra todo lo que leemos. Solemos comentar muchas veces en familia las noticias que nos llaman la atención, y no necesariamente son las más importantes del día. Simplemente hablamos de forma libre y damos nuestras opiniones sin restricciones, sin objetivos educativos.

Y es que las conversaciones libres, sin prejuicios, tocando otros temas relacionados con el que ocasionó la conversación, son las que desarrollan el espíritu crítico de cualquier ser humano, tenga la edad que tenga. En sí, una conversación libre sobre cualquier tema, es ya lo que llamamos “educación” porque no sólo desarrolla el pensamiento crítico o las habilidades comunicativas y sociales, sino también la lógica, y asimismo el intercambio de informaciones en el curso de la misma.

Lo interesante es que los niños ya nacen con este espíritu crítico y esta sinceridad a la hora de valorar las cosas, las personas, los hechos – todos recordamos los comentarios honestos (y a veces deliciosos o embarazosos) de nuestros hijos durante la etapa de la infancia.

La conclusión es que nacemos equipados ya con un potente radar para evaluar las situaciones y los hechos, lo único que nos falta cuando nacemos es información sobre el mundo en el que hemos aterrizado, nos falta ubicarnos dentro de este mundo como personas con consciencia y libre albedrío para saber cómo usar nuestro radar. Para ello existen los adultos que nos cuidan cuando nacemos, para guiarnos y ayudarnos a no perder este maravilloso espíritu crítico y a garantizar nuestro libre albedrío, nuestro propio juicio – por muy equivocado que pueda estar al principio – construir nuestro propio sistema de valores, desarrollar en toda su potencia nuestro espíritu crítico, lleva años y necesitamos paciencia por parte de nuestros acompañantes-educadores, y aprender de los errores.

Hablar, conversar, intercambiar opiniones sin juzgar, pasar por experiencias vitales de todo tipo al lado de nuestras figuras de apego es lo mejor para el desarrollo nuestro como seres humanos.

Realmente no existen temas más importantes que otros, sino maneras de tratarlas. Importa mucho también saber sesgar lo que vemos y oímos, lo que asimilamos y la manera en la que nosotros, como adultos – seamos padres o maestros – pensamos, ya que, al hablar y al actuar, influimos enormemente en los niños.

En definitiva, lo que importa es hablar con nuestros hijos de igual a igual, respetar sus puntos de vista y amarlos tal y cómo son.

Sorina Oprean