Jugando se aprende mejor: funciones educativas del juego infantil

Imagen2
Una de las cuestiones que más nos preguntan es como ayudar a que los niños aprendan más y mejor. Nuestra respuesta básica es esta: dejad a los niños jugar, pues están programados para usar el juego como experiencia de aprendizaje. Los niños pequeños están aprendiendo continuamente y es a través del juego y la experimentación como lograrán desarrollarse y adquirir conocimientos. Tanto si están en casa como si acuden a una guardería o centro educativo infantil sus actividades, solitarias o en grupo, deberían siempre tener como centro el juego, permitiéndoles, de este modo, adquirir aprendizajes en un ambiente informal y libre.  A través del juego, además, se hacen conscientes de su identidad y asimilan los patrones culturales y sociales de su entorno.

Los niños pequeños aprenden a través de todos sus sentidos todo lo que necesitan ir incorporando a su esquema mental. Tocan, saborean, escuchan, miran y huelen, observan y copian a las personas que los rodean, fijándose en como se expresan y como se comportan. Muchas de estas experiencias llegan a ellos a través del juego y además, las ensayan, repiten e interiorizan también con juegos, muchos de ellos de forma no guiada.

Funciones educativas del juego infantil

Imagen1
Casi todos los niños juegan, excepto aquellos que están desnutridos, privados de todo estímulo o tienen discapacidades muy severas.  Incluso, si los niños pequeños se ven privados temporalmente de oportunidades de juego, por ejemplo, si se los mantiene en el aula, juegan durante más tiempo y más vigorosamente después. Los niños, como los cachorros de todos los mamíferos, centran gran parte de su tiempo, si se les permite, en jugar, y,  los humanos, en correlación con la mayor complejidad de nuestro desarrollo cognitivo, muestran mucha más variedad en los juegos, estando demostrado que jugar ofrece grandes beneficios, incluso si estos se podrían conseguir de otro modo, el modelo natural al que tienden los niños es este.

El desarrollo físico y corporal, indispensable también para el aprendizaje, se consigue perfectamente con juegos locomotores (correr, saltar o escalar). Con eso los niños fortalecen sus músculos, su fuerza, habilidad y coordinación motora y además favorece la adquisición de información sobre el propio cuerpo y el entorno. Tanto es así que los niños, si se les permite jugar en el patio, luego pueden concentrarse mejor en otro tipo de actividades más sedentarias.

El juego es una de las principales formas en que los niños aprenden. Construyen una idea del mundo y aprenden a imaginar, a extrapolar, a hacer predicciones, es decir desarrollan su mente de manera completa. También les ayuda a ejercitar su memoria y a concentrarse, pues cuando un niño está absorto jugando está, realmente, fijando su atención en algo que le apasiona y eso es un gran entrenamiento para actividades futuras.

Podemos proponer o favorecer algunos juegos en concreto que inciden en su desarrollo cognitivo para que esas funciones de aprendizaje se puedan dar. Pero, hagamos lo que hagamos, hay que recordar que el juego debe ser electivo, placentero y divertido. Cada niño tiene que poder jugar a lo que le guste, nunca forzarlo ni presionarlo, ni tampoco, evidentemente, castigarlo sin juego. Cada niño tiene inclinaciones, gustos y se desarrolla a su propio ritmo. Os dejamos algunas ideas:

 

 

  • Bloques de construccion, LEGO (de la edad adecuada), rompecabezas y clasificadores, pues ayudan a comprender las relaciones entre los objetos, el tamaño, forma y a desarrollar la lógica y la organización de conjuntos.
  • Un arenero o juegos con arena y agua (en casa o en la playa o un parque limpio, si es que hay). El juego de arena y agua puede ser una introducción temprana a la ciencia y las matemáticas, tocando, sintiendo, midiendo y experimentando diferentes aspectos de la material. Además, ejercitan su psicomotricidad fina.
  • Disfraces, ropa y muñecos les permite desarrollar su imaginación, expresión de sentimientos y su creatividad.
  • Pintar, incluso cuando no lo hacen todavía de manera figurativa, les ayuda a comprender el efecto de sus acciones voluntarias, descubrir formas y colores mientras ejercitan su psicomoticidad fina.
  • Las masas y plastelinas pueden ayudarles a comprender, también, el efecto en la materia de sus movimientos manuales y presión, entender las diferentes consistencias y durezas, maleabilidad y permanencia de las formas. Y, por supuesto, a desarrollar su imaginación.
  • El juego motriz que implique correr, saltar, perseguir, escalar y lanzar objetos, permite el desarrollo físico y la coordinación.

El juego, en resumen, ofrece a los más pequeños experiencias de aprendizaje indispensables. Seguiremos hablando sobre las funciones y beneficios del juego la próxima semana.

 

Mireia Long

El juego en el aula de la Pedagogía Blanca

11081018_730132810418474_3400213898299714551_n

Los cursos de la Pedagogía Blanca son muy participativos y en nuestras sesiones quincenales de preguntas y respuestas os brindamos todo nuestro conocimiento atendiendo a las consultas que nos hacéis. Hoy hablamos de la manera de tratar el juego como elemento fundamental en el aula PB.

Pregunta Sonia:

¿Qué importancia le dais al espacio de juego en aulas de infantil y primaria?

Mireia responde:

El espacio de juego es importantísimo. A los niños les encanta jugar. Es la manera en la que aprenden más. Están diseñados para aprender jugando.

El juego tiene muchas funciones. Hay una que es de aprendizaje mediante la imitación de lo que hacen los adultos. Hay una función en el juego que es la de ensayar y repetir y equivocarse hasta conseguir hacer las cosas como ellos quieren.  En el juego también expresan sus sentimientos, quizá de una manera que de forma directa no saben representar y se comunican así. Y también utilizan mucho el juego para experimentar roles de otras personas y comprender la sociedad en la que se vive.

Es muy importante, en el rincón de juego, incorporar tanto para niños como para niñas, una cocina, la cocina les fascina, preparar platos o con juguetes o la típica sopa de hierbas y arena que todos habremos comido, preparar una cocina, tener juegos también de construcción, coches que les encantan para hacer caminos, grúas para mover la tierra, un cesto con disfraces de todo tipo, que pueden ser disfraces temáticos o ropa que nosotros vayamos desechando  y con la que ellos harán verdaderas maravillas.

Tener un espacio de juego especial en el que tengan los juegos accesibles. Poner una tienda de campaña donde se esconderán a imaginar que son hombres prehistóricos. Tened ese tipo de elementos que resulten muy versátiles y cumplan diversas funciones.

Trabajamos muchísimo con juegos de mesa. Los juegos de mesa favorecen el pensamiento crítico, la cooperación, la competición sana, la competencia contra uno mismo, superarse, aprender, llegar a acuerdos, negociar, tomar decisiones, tener un pensamiento estratégico para lograr objetivos y además hay juegos adaptados a todas las edades.

Juegos con piezas estilo puzle. Con tres o cuatro años hay juegos que ya incorporan la lectoescritura. Hay juegos temáticos que hablan sobre historia, sobre ciencia, cine, viajes, que les permiten hacer decisiones sobre cómo manejar el espacio, cómo llegar a un lugar o a otro, cómo compartir recursos.

Son tantísimos juegos de mesa que es casi imposible recomendaros uno. Juegos de letras y números son importantes. Juegos básicos como el ajedrez y el parchís. Juegos más culturales que les van a encantar, como el Dominion, que es un juego ambientado en la Edad Media. Van a aprender todos los conceptos fundamentales sobre esa época, sobre historia, sobre espacios, sociedades, relaciones, política, economía.  Todo esto lo pueden aprender e interiorizar de una forma mucho más lúdica, mucho más apetecible que repitiéndolo en un libro.

Os recomendamos una tienda online de juegos de mesa que se llama Futura.

La zona de Lego. Creemos que tanto Lego como Playmobil no sólo es para jugar, sino que os sirve para construir todo tipo de juegos y juguetes. Es infinito y además nos sirve para algo maravilloso que es hacer dioramas, tanto de historias que estamos leyendo o estudiando.

Con el Lego, aparte de que es un juego de arquitectura y matemáticas básico, ellos van a trabajar el espacio y los números de forma muy dinámica, clasificación. El Lego nos parece indispensable. Hay Legos que vienen ya con unas instrucciones para ir montando todo.

El Playmobil son figuras humanas de todas las épocas históricas, tienen animales, edificios… Lego y Playmobil nos parecen indispensables. Van a pasar años de su vida jugando. Es una inversión fabulosa.

El juego es básico.

Si deseas poder hacer tú también tus preguntas y que te respondamos y ayudemos,  en vivo y en directo en nuestras sesiones online de preguntas y respuestas únete ahora a la PB.

5 cosas a las que jugar con tus hijos antes de que cumplan los 10 años:

4JqMZ3omfy_1445394959662

  1. A los piratas en la cama de matrimonio. El suelo de la casa es el mar y hay que dejar caminos de toallas o periódicos para pisar hasta la cocina y el baño. Estos serán los islotes. La cocina es isla Tortuga, donde vamos a hacer negocios y a por provisiones, y el baño es una pequeña isla donde ir a la taberna a beber ron. La cama es el barco pirata en donde pasamos la mayor parte del tiempo. Para comer tendremos que hacerlo en bandejas sobre la cama, llevar pañuelos en la cabeza, y decorar nuestra cama con una bandera pirata que habremos dibujado. Es muy divertido, y los niños disfrutan mucho de estas cosas cuando son pequeños.
  2. Al campamento indio en el patio de casa, o en su defecto en el comedor. Montar una tienda de campaña o un tipi con sábanas, preparar un picnic, pintaros las caras y haceros arcos y flechas con lo que se tenga disponible como pajitas de bebida e hilo, haceros collares con macarrones, y cintas con plumas que pueden ser de papel recortado. Con linternas se puede simular una fogata si las rodeamos de piedras, y podemos jugar a seguir rastros por la casa, a pescar en la bañera (el río) o a atacar un fuerte (cualquier habitación de la casa sirve como fuerte).
  3. A probar comidas con los ojos cerrados. Dispón cuencos con comidas muy variadas, anchoas en vinagre, gajos de mandarina, mayonesa, galletitas saladas, chocolatinas, trocitos de queso, tarta cremosa, cosas que tengan sabores muy distintos, y jugad a daros de comer el uno al otro con los ojos cerrados ambos. Es divertidísimo. Vais a acabar con la cara muy sucia, y todo lleno de migas y comida, pero es muy divertido, y fomenta la confianza y la unión entre vosotros. Podéis jugar a que uno tiene los ojos abiertos y el otro cerrado, y averiguar sabores, o podéis jugar a daros de comer ambos como si fuerais ciegos, el uno al otro. Las risas están garantizadas.
  4. A construir casas. Es uno de los juegos favoritos de todos los niños y no querrás perderte formar parte de sus recuerdos. Los niños construyen casas, castillos, ciudades, etc. Lo pueden hacer con materiales hechos expresamente para ello como el Lego, el Tente, las tablillas de Kapla, o con cosas improvisadas, como cajas de vejas películas de vídeo, libros, y cualquier cosa que encuentren por casa. Disfruta de esta experiencia junto a él o ella.
  5. Al chef extraordinario. Miramos que ingredientes hay por casa y nos inventamos una receta nueva y diferente para toda la familia. A mis hijos eso les encantaba, sobretodo inventarse postres. Cortaban magdalenas por la mitad y les ponían rodajas de pera, miel, mantequilla de cacahuete, coco rallado… Todo lo que ses ocurría, y esas magdalenas eran luego muy valoradas por toda la familia.

Azucena Caballero