¿Qué valores promueve realmente la escuela a veces?

3634111--644x362

¿Promueve en ocasiones la escuela la idea de que si te roban (o si te pasa cualquier cosa)  es culpa tuya?

¿Os ha pasado como estudiantes alguna vez dejar algo en un aula o un espacio dentro del colegio o instituto y que al ir a buscar ese objeto no estuviera dónde lo dejasteis? A mí sí. Me ha pasado. Dejar una chaqueta, una bolsa con algo, material escolar, etc. Y que luego no estuviera. Y lo peor no ha sido eso, lo peor ha sido cuando encima los adultos a cargo del funcionamiento de esa institución no han hecho nada y han dicho que es que hay que vigilar todo y que no te puedes dejar nada en un aula cuando te vas a otra, que ya se sabe que estas cosas pasan. ¿En serio?

¿Sabéis por qué pasan? Porque no se toman medidas, por que dejan que pase, por que se va transmitiendo la idea de que si nadie te ve te lo puedes llevar. Como se transmite la de que si nadie te ve puedes acosar, humillar, burlar, y amenazar.

Es curioso, porque con la voz, con los textos, dicen que no debe hacerse, pero con los actos lo permiten. Y los actos son mucho más poderosos que cualquier cosa que se diga.

¿Cómo puede ser que no se pueda garantizar que el material que tu hijo lleva no vaya a regresar a casa?

Claro que no garantizan ni siquiera la integridad física de los estudiantes durante las horas que pasan dentro del recinto… Pero es algo que me enerva.

Me enerva por que por un lado se consiente el robo con tal que no te vean. Coño, que estamos todos dentro del mismo espacio, tomad medidas para que quien sea lo devuelva, que para algo están todos encerrados en el centro sin poder salir sin vuestro permiso. Clama al cielo. Para ir a mear no pueden salir del aula sin permiso de la autoridad, pero con el móvil de otro en su mochila, sí, con dos cojones. Y por otro lado por que se culpabiliza a la víctima y se va creando esa especie de nube tóxica en la que vivimos donde las víctimas, de lo que sea, siempre tienen culpa. Algo habrá hecho, o algo dejó de hacer. Pues no. Si un chaval se deja la chaqueta en el laboratorio de ciencias cuando se va al gimnasio, ha de poder dejarla con tranquilidad. Si un alumno deja bolígrafos sobre su pupitre no tienen por qué desaparecer cuando se acerca a la mesa del profesor a hacer una consulta. Y así con todo. La culpa no es de quien ha dejado algo en un espacio que debería ser seguro. La culpa es del ladrón, y del sistema que ampara al que roba más que al que no molesta.

Luego nos sorprendemos de cómo está la sociedad, pero sinceramente, la mayoría de comportamientos reprobables y lamentables que algunos desarrollan y tienen los aprendieron en el colegio. Es triste pero es así.

Mucha educación en valores, sí, de boquilla. Por que los valores reales son los de las acciones, y ahí algunos centros cojean y hay que solucionarlo.

Se le entrega al sistema a los niños desde los 3 años, algunos desde antes. La responsabilidad es de ellos, del Estado, del colegio, de los profesionales que comparten espacios y horas con ellos para educarles y que no ponen cortapisas a según qué, es más lo fomentan con su actitud de no intervención o de culpabilizar al que ha sido buena persona. Todo maestro, profesor, orientador, psicólogo, director, etc, que trabaja en un centro educativo tiene una responsabilidad y ha de estar dispuesto a asumirla. Estamos hartos de que ganen los déspotas y lo hagan con la connivencia de la institución y del sistema.

¿A cuantos os ha pasado eso de dejar algo y que luego no esté en un espacio que se debería considerar seguro y casi sagrado? ¿Y otras cosas que no deberían pasar pero que pasan? Por que yo tengo una retahíla de cosas para contar…

Azucena Caballero

One thought on “¿Qué valores promueve realmente la escuela a veces?

  1. Estimada Azucena,
    Soy docente desde hace doce años. Descubrí vustra web por un curso online que hice sobre la pedagogía blanca. Debo decirte, que me encanta aprender, conocer diferentes corrientes pedagogicas y extraer lo mejor de cada una para poder aplicarlas en mi aula en la , cada vez más dificil tarea, de ser maestra.
    Debo decirte que me han entristecido tus palabras, ya que, al hablar de educacion en valores y en lo que se enseña en las escuelas, pareces generalizar.
    En primer lugar quería decirte que la transmision de valores depende más de la persona que del centro, por tanto, si un maestro tiene un buen sistema de valores, será capaz de transmitirlo a sus alumnos.
    En segundo lugar, cuando hablas de los robos dentro del colegio, puedo afirmarte de primera mano que ocurren más frecuentemente de lo que debería, pero tambièn quiero aclarar algunos conceptos que se dan por sentados.

    Los niños, son niños…no delincuentes y no se les debe tratar como tal. No termino de entender como un niño lleva un telèfono movil a la escuela siendo absolutamente inecesario. Aún así, el trabajo en valores comienza en casa y es cierto que hay niños que ven ese tipo de delincuencia en casa. Hay que entender que un niño es un niño y la tentacion de coger algo que jamás podrá tener es muy dificil de resistir. De todos modos, con esto no estoy justificando dicha conducta y para eso estamos los maestros en el colegio, para recordarles cada día e inculcarles que no se debe coger lo que no nos pertenece (trabajando la empatía y con educacion emocional se consigue, te lo aseguro).

    En una escuela hay mucho, mucho, mucho, mucho trabajo que abarcar. Necesitamos el apoyo de las familias y de la sociedad en general. De verdad, agradecemos de vez en cuando unas palabras amables y algún que otro reconocimiento. Es de tremenda efectividad, y nos llega a empapar mucho más que las constantes críticas y quejas diarias.

    En tercer lugar, me gustaría contarte como resuelvo los casos en los que desaparece algo de algun niño para que al menos, te de un rayo de esperanza y comiences a pensar que no tod@s los docentes somos iguales ni culpamos al inocente.
    Hace dos semanas desaparecio un espiner de uno de mis alumnos. Fue en horas de patio y la clase estaba abierta, asi què, podrás imaginar el margen de error que nos queda en un centro donde conviven 600 alumnos.
    Decidí sacar a todos los alumnos de clase y les permití entrar de uno en uno a buscar en sus mochilas. No me interesaba saber quièn lo había robado para señalarlo con el dedo, sino dar la oportunidad al que lo había hecho de ser consciente de que había causado un daño a un compañero pero que lo podía subsanar. Al final el que había cogido el espiner, lo puso dentro de la mochila del niño al que se lo había quitado.
    Al menos se soluciono y nos sirvio para tener una charla bastante interesante sobre el adueñarse de cosas ajenas.

    Espero que mi comentario al menos sirva de reflexion.
    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *