Volver a tu vida, por Raquel Tasa

73c01ca4e1_1485199567866

Ser madre es un regalo. La visión se amplía después de serlo.
Empiezo así para recordarte y que lo recuerdes cuando la cosa se ponga difícil.
Sí, no vamos a engañarnos la maternidad es dura. Ya no estás sola, ya no eres tan independiente, en todas las decisiones que tomes a partir de ahora tendrás que contar con otra persona.
Antes cuando tenías que salir a la calle cogías el bolso, salías de casa y ya no había más que hacer, ahora tardas un poco más, hay que pensar en lo que tienes que coger adicionalmente, en horarios, en comidas…. todo se vuelve más complicado….
Añoras aquel tiempo en el que salías con las amigas después del trabajo, sin previsión, una llamada bastaba para organizar una cena, añoras aquel tiempo en que eras dueña de tu tiempo. Quieres volver a ser aquella, a dormir por las noches sin interrupciones, a tener un rato de sexo en el que no haya que estar pendiente de nada más.
Tus amigas sin hijos te dicen que eres un rollo, venga a hablar de niños, del tuyo en concreto, de maternidad, de derechos, de hacer mejor el mundo, dónde están tus conversaciones de novelas imprescindibles, de la última película que han estrenado, de ropa sexi, de zapatos de tacón… y si no te lo dicen creeme, lo piensan…. y un día igual se les escapa y te sorprende.. vuelves a pensar dónde a quedado aquella mujer independiente, sexi, que se cuidaba, que se tomaba su tiempo para volver a casa después del trabajo.
Piensas que te has perdido a ti misma por el camino…. te culpas e intentas volver a ser aquella. Es frustrante, por más que te empeñas, no puede ser.
Déjalo estar. No te has ido a ningún lado, la que ves cada día en el espejo, la que prefiere hablar de su hijo, de infancia, de arreglar el mundo eres tu, una parte de ti que se ha hecho grande en esta nueva etapa.

No la minusvalores, al contrario sácale todo el jugo.
Esta tú, mejorada y ampliada es una mujer mucho más completa. Acepta que sí, has cambiado y si te sirve piensa que unos años más adelante tampoco serás esta de ahora.

Aprendemos de las vivencias, de cómo vivimos lo que nos pasa. Lo que pasa y envuelve a la maternidad es muy grande.
La maternidad es el gran curso de aprendizaje sobre nosotras mismas, porque sin querer, a veces con todo el dolor del mundo nos pone delante todas aquellas cosas que hemos callado, las que nos hemos ocultado a nosotras mismas y por las que hemos pasado de puntillas por miedo. Si de pequeña no has sido amada, si no te trataron bien, si te gritaron, eso se pondrá delante de tus ojos un día reflejado en el llanto de tu hijo. Te harás pequeña, te verás. Ahora es el momento de darle la vuelta, de crecer, porque sí, has crecido, te has hecho mayor, pero nos vamos ocultando por el camino retazos de infancia sin arreglar. Ahora puedes, ahora lo ves.
Si te amaron entonces, si te respetaron, será mucho más fácil compartir ese saber amar con tu hijo.
Ser madre es duro, no solo por los cambios de horarios y porque ahora has de gestionar un montón de cosas a la vez.
No te das cuenta, pero ahora te has convertido en una gran organizadora. ¿Te ríes? , ya sé, igual la casa está hecha un desastre, no te ha dado tiempo de recoger la ropa, doblarla, plancharla, quizás ni tiempo de hacer la comida…. pero párate un poco, piensa en lo ágil que te estás volviendo en buscar soluciones paralelas, la comida no está hecha, querías hacer… ¿macarrones? no da tiempo, pero en seguida se te ocurre cómo puedes solucionarlo, quizás comprar comida preparada, quizás ir a comer “sólo” por un día a casa de tu madre. También se te ocurre que puedes hacer esos macarrones por la tarde y hacer de más y guardar una parte en un tupper para cuando otro día como el de hoy tengas la comida solucionada.  A la vez, te conviertes en una maga de las prioridades. Ahora el tiempo importa y aprendes a dar la prioridad necesaria a cada cosa….. ¿Te parece que no es importante? Mira a ver en las oficinas de ejecutivos cual es el que triunfa, ya te lo digo yo, el que tiene más recursos paralelos.
Eres madre, no tienes que volver a tu vida, ni a ti, sigues aqui, esta es tu vida y es mejor, más plena.
No te has perdido por el camino, es muy probable que te hayas encontrado en él.

Raquel Tasa
puerperio@raqueltasa.com

15937316_1356294487748126_6629885563872710200_ohttp://irenegarciaperulero.com/puerperiofeliz

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *