Bichos

CIMG3145

Una manera sana de educar a nuestros hijos es enseñarles que todos los seres vivos son importantes. Animales y vegetales tienen su misión, cada uno de ellos y en su conjunto.

Aprovechando el tiempo libre que tienen en verano, sin cole ni deberes (espero) podemos realizar con ellos muchas actividades enfocadas a este objetivo.

Hoy os propongo una que les encanta y que he puesto en práctica en diferentes ocasiones y entornos: en casa, en colegios, en campamentos…

Si disponéis de jardín propio, de jardín en la comunidad de vecinos en la que vivís o donde quiera que estéis pasando las vacaciones y podéis poner en práctica esta actividad, no dejéis de llevarla a cabo.

Se trata de construir un «Hotel de Insectos».

Será un lugar interesante para que los bichillos que habitan por la zona y que son tan beneficiosos se refugien y construyan sus nidos.

Sobre todo es interesante dar cobijo a los descomponedores. Son los encargados de descomponer, valga la redundancia, los restos que quedan después de haber actuado los productores y los consumidores.

Se alimentan de materia orgánica muerta, residuos, excrementos… y, parte de ese proceso se convierte en humus, tan importante para la tierra.

Aumentan la fertilidad del suelo y permite que el ciclo de la vida vuelva a circular alimentando a las plantas y ella, de una u otra manera, a nosotros.

¿Qué insectos se consideran descomponedores? Ufffff… hay miles, pero los más conocidos podrían ser: arañas, ácaros, moscardones, moscas domésticas comunes, moscas de la fruta, escarabajos, larvas de mosquito…

También son muy importantes los polinizadores: abejas, abejorros, avispas, hormigas, mariposas, mariposas nocturnas (polillas)…

Así que, adelante, preparad un cobijo para ellos cerca de vuestro jardín, huerto, parque… Dejad que los niños aprendan, observen, saquen conclusiones, comenten y realicen actividades relacionadas con el tema.

Dejad a mano un cuaderno de campo donde se vayan anotando los cambios que se suceden, quienes se instalan, quienes permanecen en invierno o verano o se van, si utilizan el espacio creado para reproducirse, qué materiales les gustan más a cada especie para vivir, cuales conviven entre sí y cuales no, etc.

Podéis darle la forma que queráis, más grande, más pequeño, utilizar todos los materiales que encontréis por la zona o por otro lado, colocarlos en la disposición que consideréis oportuna… ellos buscarán lo que más les interese.

Visitar una biblioteca o por interenet y buscar información sobre cada especie que pase por el Hotel para aprender más sobre ella, realizar murales, lapbook, maquetas a escala, manualidades relacionadas con el proyecto o lo que se os ocurra.

También hay que ser coherentes luego en casa, claro, y dar ejemplo. Así que, si os encontráis un «bicho», en lugar de aplastarlo o forrarlo de insecticida, invitarle, tranquilamente, a que se marche por la puerta o ventana y busque su propio alojamiento.

Espero que os guste y os pongáis manos a la obra.

El círculo de Lola.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

Últimos posts

Clase gratis online.

Elige el día y hora que mejor te va. ¡Accede en cualquier momento! Regístrate ahora y disfruta de la grabación de una de nuestras clases más un regalo especial que hemos añadido al final de la misma. ¡Te va a encantar!