apre

Aulas de aprendizaje creativo

apre

Hoy sabemos que un aula tradicional no es el mejor espacio para fomentar el aprendizaje y mucho menos si hablamos específicamente de un aprendizaje creativo. Sin embargo, diseñar escuelas, aulas y hogares que fomenten estas posibilidades no es algo imposible, ni muy caro, ni complicado. Queremos contaros brevemente que es un Espacio de Aprendizaje Creativo aplicado a la escuela.

Un Espacio de Aprendizaje Creativo, como los que os proponemos en la Pedagogía Blanca debe estar diseñado de manera que promueva y facilite el aprendizaje para eso es indispensable observar y escuchar a los que van a utilizarlo, poniendo en primer lugar sus necesidades e intereses.  Deberá ser flexible y multifuncional, estar bien planificado e incluir nuevas tecnologías.  Además, en su diseño hay que primar el que posibilite el aprendiza cooperativo y sea facilmente utilizable por los niños.

Un aula que formenta el aprendizaje creativo

El diseño del espacio es conveniente realizarlo desde el comienzo, aunque luego incorporemos cambios en la medida que los niños los necesiten. Es indispensable que resulte cómodo, flexible, que disponga de sufiente espacio libre de mobiliario para facilitar el desplazamiento y las tareas que impliquen movimiento. Hay que hacer un estudio adecuado de la luz tanto natural como artificial, para que no moleste sino que ayude.  Además tendrá que dispone de tomas de electricidad, siempre que sea posible, en las zonas donde vayan a necesitarse para evitar el uso de cableado externo. Y ante todo, los materiales deben ser accesibles a los alumnos en todo momento y estar disponible una biblioteca con libros de consulta, novelas, cómics, revistas asi como toda clase de materiales de trabajo manual.

El rinco de soñar sería un espacio indspensable en las aulas creativas de la Pedagogía Blanca, donde, rodeados de pizarras borrables y en un ambiente agradable, con mecedora, tumbona o cojines pudiera el niño recuperar su sentido de la creatividad y reflexionar libremente. Las pautas de uso de ese espacio serían evidentes para todos, debiéndose respetar la necesidad de tranquilidad en ese área, estando especialmente claro que, siendo un laboratorio de la imaginación, la crítica debe esperar a que el proyecto esté listo para ser presentado.

El aula, si es indispensable por la organización del centro delimitarla, debería ser amplia, luminosa, abierta al exterior, con muebles cómodos y posibilidad de transformar la disposición del mobiliario cuando los requerimientos de la clase lo pidan pero siempre permitiendoles acceder a espacios cómodos con sillones, butacas y pantallas. Lo más parecido posible a una casa con cocina, laboratorio, biblioteca, sala de estar y salita de descanso y no a una fábrica.

En el diseño de espacios escolares que fomenten el aprendizaje creativo hay que tener en cuenta tres puntos clave:

– Flexibilidad del espacio.  No pueden ser aulas pensadas paa 30 estudiantes de la misma edad y un solo profesor pensadas para el propósito de verticalizar la información sino que deberían estar diseñados para convertirse o disponer de grandes espacios de usos múltiples y otros más pequeños e íntimos donde trabajar en pequeños grupos o solos.  Deben incluir pantallas y sillones, estanterías, grandes mesas de trabajo común, alfombras y cojines, no solo pupitres y sillas.
– Favorecer el aprendizaje colaborativo y abierto. Por tanto debe ser posible organizar el trabajo en grupos de distinto tamaño con mobiliario flexible y pantallas de separacion móviles. 
Aulas abiertas al mundo. Las aulas deben tener acceso al exterior, grandes ventanales y mantener redes de acceso a internet disponibles.
– Uso de nuevas tecnologías que incluyan pantallas para ver dvd, posibilidad de escuchar CD, acceso a catálogo de biblioteca del centro, ordenadores de uso libre para la realización de búsqueda y presentación de proyectos.

Mireia Long

Comparte este post