Enseñarle a nuestros hijos a comportarse correctamente es nuestra responsabilidad

Todos los niños son buenos, pero no todos los niños en todas las circunstancias tienen comportamientos aceptables. No actuar para reconducir esos comportamientos es negarles a nuestros hijos su derecho a recibir una educación que les permita relacionarse pacíficamente con los demás y no dañarse a ellos mismos. Evidentemente, lo que podemos considerar inadecuado está regido por muchos aspectos culturales, sociales o personales, y dentro de los límites de la libertad de cada familia, en la Pedagogía Blanca tenemos muy claro cuales son los comportamientos inadecuados: aquellos que dañan o ponen en peligro a los demás, a nosotros o a los propios niños (los matices los abordaremos en otro artículo), incluyendo no dañar a seres vivos o los objetos o propiedades de otras personas.

Los niños tienen derecho a la rabia, la furia, la frustración, la tristeza, por supuesto. Todos los seres humanos sentimos estas cosas y todos, en alguna ocasión, nos hemos visto desbordados. Más todavía se desbordan los niños que no tienen nuestra experiencia. Si embargo la educación que merecen es la que les daremos para ayudarles a identificar esas emociones y expresarlas o canalizarlas de manera que no dañen a nadie, ni a ellos mismos. Esos límites son innegociables y en ellos, los padres y adultos educadores, debemos ser muy firmes. 

Nuestro objetivo en la educación es darle a los niños herramientas para que puedan desarrollar una vida adulta plena y feliz, y eso implica conocer y manejar sus emociones sin sobrepasar los límites de los demás ni dañarlos, entender que tienen derechos incluso cuando eso nos incomoda o nos frustra. No hacerlo es fallarle a los niños y perjudicarlos Debemos ofrecerles las claves y herramientas para comportarse comportarse ahora y convertirse en adultos que sepan manejar su comportamiento de manera autónoma, aprendiendo autocontrol y fórmulas de interactuación respetuosa con los demás.

Los seres humanos somos libres de tomar elecciones correctas o incorrectas, no nos mueven solo reacciones instintivas. Conocer y respetar los derechos de los demás nos permite decidir actuar en consecuencia. Nuestros hijos deben ser instruidos en la libertad a la que tienen derecho y en la manera correcta de ejercer esa libertad. Es importante que comprendan que pueden decidir como se comportarán y asumir las consecuencias coherentes de sus acciones.

Cuanto antes podamos transmitirles esto, estableciendo claramente las pautas de lo que es un comportamiento adecuado y de lo que esperamos de ellos en las normas de la familia y la sociedad democrática y respetuosa con los derechos humanos, más seguros vamos a estar todos y más felices. Los agresores se construyen desde la infancia. Es nuestra responsabilidad enseñar a nuestros hijos que la violencia es inaceptable (no estamos hablando de comportamientos agresivos de autodefensa en contextos reales, que sería otra cuestión).

No agredir a los demás, o a nosotros, o a sus hermanos es el comportamiento correcto. No agredir a otros niños, a los animales o a otras personas o no destruir sus objetos o propiedades es el comportamiento correcto. No violentar a los demás, forzarlos a tener contacto físico, quitarles cosas o insultar, es el comportamiento correcto. Y estos límites deben entenderlos y respetarlos.

Pero ¿como conseguir que lo entiendan y lo practiquen? Una de las mejores herramientas con las consecuencias coherentes y las abordaremos muy pronto en otro artículo. Pero lo primero es asumir que es nuestra responsabilidad enseñarle a los niños a comportarse correctamente y darles herramientas para hacerlo libremente, pues, en el fondo, las decisiones, al final, cuando crezcan serán suyas, pero nosotros tenemos que haberles dado el conocimiento que precisan para lograrlo.

Mireia Long

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

Últimos posts

2 comentarios en “Enseñarle a nuestros hijos a comportarse correctamente es nuestra responsabilidad”

Los comentarios están cerrados.

Clase gratis online.

Elige el día y hora que mejor te va. ¡Accede en cualquier momento! Regístrate ahora y disfruta de la grabación de una de nuestras clases más un regalo especial que hemos añadido al final de la misma. ¡Te va a encantar!