«¿Deberes en Navidad? No, que los niños estén más tiempo con sus padres»

ways-to-help-kids-learn-during-christmas

La periodista Gema Lendoiro entrevista a Mireia Long en ABC sobre los deberes en vacaciones de Navidad.

Es una queja constante en muchísimos foros y debates en la red entre las madres: la excesiva carga de deberes que los profesores ponen a los niños. Parece claro que llegados a una edad, adolescencia, deben reforzar en casa pero, ¿qué pasa con los alumnos de primaria? Niños de entre 6 y 9 años que apenas disfrutan de tiempo libre para jugar y que, al salir de clase, enseguida están con los deberes. Algunos restándole tiempo al sueño. ¿De verdad es esto necesario?

No son pocos los países que tienen encendidos debates sobre este tema. De hecho en Francia están prohibidos por ley desde 1956 para los niños de primaria y muchos colegios se saltan esa norma, motivo por el que asociaciones de padres ya en 2010 elevaron sus protestas a través de las asociaciones de padres llegando incluso a la huelga. En otros sistemas educativos, como el siempre laureado finlandés, no existen los deberes en primaria. De hecho comienzan la escuela a los 7 años.

¿Qué pasa en España? La realidad es que, a pesar de que cada vez más expertos en pedagogía, educación y psicología alzan sus voces explicando que los deberes en primaria no sirven absolutamente para nada y, además, son perjudiciales, se sigue cargando a los niños con tantos trabajo que, dicen los expertos, al final llegan a secundaria hastiados y con poca motivación.

En unos días comienzan las vacaciones escolares navideñas y muchos niños se llevan grandes cantidades de deberes lo que hace que apenas puedan disfrutar del tiempo libre, tan necesario a esas edades para su correcto crecimiento.

La Pedagogía Blanca, auténtica precursora a la hora de formar a profesores con ganas de cambiar las cosas, incide muchísimo en este punto en sus cursos online. Mireia Long, una de sus fundadoras, considera que no son necesarios en esta etapa de la educación. «Las vacaciones son indispensables para los niños y precisamente en Navidades es cuando menos deberíamos plantearnos que hicieran deberes de ningún tipo. Primero por ellos. Sus días lectivos ya suelen estar cargados entre el colegio, los deberes y las actividades extraescolares y suelen tener poco tiempo para jugar, pensar, leer lo que les apetezca o divertirse con sus familias. Ahora sencillamente es preciso dejarles desconectar y que aprovechen su tiempo para hacer todo lo que no pueden hacer a diario».

El tiempo de juego, autoconocimiento y refuerzo de las relaciones afectivas con sus familias es un aprendizaje también, importantísimo, del que, añade Long, «salen reforzados los valores familiares, la autoestima y les da la posibilidad de reconocer quienes son, buscando por ellos mismos actividades lúdicas y educativas a su medida».

Tampoco debemos olvidar que muchos niños necesitan a sus padres para hacer los deberes, por lo tanto este punto también hay que tenerlo en cuenta. «Hay quienes tienen a diario una pelea con sus hijos por las tareas escolares y eso hace que su relación se haga muy tensa. Les va bien un tiempo en el que puedan conocerse de verdad y disfrutar de cosas que les hagan felices. Los padres pasan ahora poco tiempo con los niños y es muy importante que aprovechen el que tienen para conocerlos mejor, descubriendo sus talentos, los temas que les fascinan, conversando y jugando con ellos, porque ese tiempo no volverá y porque, además, una relación de confianza se sustenta en esos momentos compartidos», concluye Mireia.

«Además, puntualiza, las fiestas navideñas suelen estar recargadas de compromisos, comidas, compras y salidas para hacer ocio o turismo. No es necesario complicarlas adicionalmente con una fuente de obligaciones suplementarias que tampoco van a aportar nada. Si los padres quieren salir de vacaciones o ir a hacer visitas es bastante penoso ver al niño arrastrando su mochila y rompiendo esos tiempos de disfrute por tener que ponerse a hacer tareas».

Pero, ¿por qué motivo los profesores, casi de manera sistemática, ponen deberes a los niños? ¿Qué les impulsa a hacerlo? Para la experta en pedagogía, «los padres y los maestros parece que temen dejar a los niños sin deberes. Los maestros lo hacen por dos motivos, algunos porque sinceramente piensan que los alumnos olvidarán lo aprendido si no lo repiten continuamente o que van a perder, por un par de semanas, el hábito de estudio. Otros maestros, también es cierto, simplemente los ponen porque los padres o el colegio no se plantean otra cosa y los mandan casi forzados».

Mireia Long recalca la importancia de reflexionar por qué existe el temor a que los niños olviden lo aprendido si no lo machacan: «Realmente, explica, un aprendizaje significativo y duradero se basa más en la comprensión y asimilación de conceptos que en la mera repetición mecánica. Otra idea que se detecta es que hay que tener obligaciones, pero todos necesitamos también tiempos de libertad y desconexión. Y no olvidemos que la verdadera responsabilidad necesita, además de una supervisión externa, un compromiso personal, un deseo auténtico de hacer cosas que consideramos importantes», concluye.

Preparando las bases de unos adultos comprometidos

Mireia Long recuerda que «en las empresas punteras y en los mejores equipos de investigación se valora mucho el compromiso personal que nace de dentro, del deseo del individuo de convertirse en un experto en un tema concreto y eso no se logra de un día para otro, para eso es importante que la Educación formal permita que los alumnos descubran qué cosas son las que les emocionan y les apasionan, qué cosas quieren descubrir y qué cosas son las que les hacen querer saber siempre más y más. Para lograr que los niños sepan eso de ellos mismos y lo experimenten hay que dejarles tiempo libre, ofreciéndoles experiencias educativas variadas pero dándoles la oportunidad y el tiempo de dedicarse a ellas».

«Estoy convencida, añade, de que si damos a los niños herramientas, tiempo libre y buenos materiales educativos nos van a sorprender con la manera en la que gestionan su deseo de conocer. Un libro sobre el cuerpo humano o los volcanes, un documental, una visita a un museo, internet supervisado por los padres o una tarde de juegos de mesa inspirados en la Historia son experiencias educativas igualmente valiosas. Y los niños luego querrán profundizar en alguno de esos temas. Todo suma y todo es necesario, pero son las vacaciones el mejor momento para que puedan hacerlo».

También los propios padres piden deberes. Parece que hay una cierta conciencia colectiva de que si no les pone deberes a sus hijos el colegio no funciona bien. Mireia Long cree que esto es debido a que «les preocupa que sus hijos pierdan ritmo de estudio y se vean perjudicados, pero es una cuestión de costumbre, de mentalidad, y eso hay que cambiarlo dándoles confianza en que ellos ahora pueden aprovechar para enseñarles muchas cosas importantes también sobre el mundo, las empresas, la Naturaleza, los valores humanos y la importancia de las relaciones interpersonales».

En las vacaciones navideñas podemos, además de dejar mucho tiempo para el juego libre, programar actividades de todo tipo: visitar museos, hacer juntos algún taller educativo al que permitan la asistencia de toda la familia, ir al campo o a alguna ciudad con bellos monumentos históricos, leer juntos un libro en voz alta, cocinar, hacer manualidades… son muchas cosas maravillosas que harán que los niños aprendan, disfruten y recuerden a sus padres como las personas cercanas y amadas que seguro queremos que recuerden que somos.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

Últimos posts

Clase gratis online.

Elige el día y hora que mejor te va. ¡Accede en cualquier momento! Regístrate ahora y disfruta de la grabación de una de nuestras clases más un regalo especial que hemos añadido al final de la misma. ¡Te va a encantar!