El fenómeno de la Madre de Schrödinger: negligente o helicóptero

Es bastante habitual leer esos artículos que hablan de niños tiranos, niños hiperregalados, niños consentidos, niños burbuja o que indican que debemos prohibir a los niños determinadas actividades, que ya no sabéis si sois madres helicóptero o madres negligentes. O todo a la vez.

Unos son culpabilizadores que quieren que dejemos a los niños medio abandonados a su suerte, sin darles la protección que necesitan, como si con dos años o seis o diez debieran solucionarse los problemas o nosotros permitir que cualquier adulto con autoridad externa a la familia mangonease. Eso se extiende a la vida real: las maestras de infantil que se indignan si colechas, los familiares que te dicen que hay que darle un azote a ese niño o los que pretenden que se vistan, laven, limpien el culo, recojan sus juguetes y pongan la mesa cuando no son capaces apenas de caminar sin caerse o los educadores que no soportan que les hagas la mochila o te plantes si les ponen deberes que crees que no deben hacer.

O, al contrario, quien se mete en los límites o acciones que permites que tu hijo haga por si mismo, sea elegir cuando tomar el pecho, cuando dejar el pañal o cuando tomar una decisión (que no implique un riesgo real que no sepa valorar) y te escribe o habla como si fueras medio lerda por dejarles comer un donut o ver la tele.

Pues mirad, los niños no necesitan sentir que sus padres no los cuidan, ni los protegen ni los presionan para hacer cosas que no están preparados para hacer. Lo que necesitamos es dejarles avanzar a su ritmo, demostrarles que estamos a su lado siempre que nos necesiten y que confiamos en ellos y su capacidad.

He aquí unos ejemplos de ese extraño caso de la mecánica cuántica escolar, la Madre de Schrödinger: negligente o helicóptero:

A.S.D.

En el inicio del curso de infantil 3 años de mi hijo, aunque he decidido no volver a llevarle por el momento, los primeros días me miraban mal y me decían que si yo se lo permitía y le daba la opción de elegir, nunca querría ir al cole, que si cuando lloraba yo le hacía caso iba a hacerlo siempre, que si además me daba la vuelta para mirar como se quedaba implicaba que el se diera cuenta y se arrepintiese, que si le abrazaba y le cogía en brazos iba a ser peor y nunca se iba a adaptar porque le estaba sobreprotegiendo, y así una larga lista de cosas en la misma línea. Entendía que nunca iban a encajar con su forma de ver la educación y la crianza que yo le inculco a mi hijo con lo que se espera en este cole en estos momentos. Así que mi hijo y yo nos vamos a pasar una larga temporadita más juntos

T.I.

Básicamente cuando alguien escucha que mi niña de casi 4 (casi 4 eh! Que deben ir chapando los reyes Godos ya) todavía no está escolarizada, o que la peque no va a la guardería, me lo intentan hacer sentir.

C.M.

Ah si, justo hace unos días.
Cuando tuve “diferencias” con mi pareja porque no quiero escolarizar a mi hijo de 5 años.
Y cuando accedí a ir a ver la escuela. Sólo porque no quería que se me acusara de “cerrada”, la primera pregunta en shock del responsable es ¿¡POR QUÉ NUNCA HA IDO A UN ESCUELA?!
No conteste. Durante el recorrido mi hijo estuvo sentado en la biblioteca mirando los libros.
Mi pareja, con cara de susto, al ver niños de 5 años sentados en pupitres, en silencio y la escuela toda como una tumba.
Los más pequeños, en el grupo preparatorio al preescolar, estaban dibujando figuras humanas con círculos, líneas rectas y triángulos para “simular” los vestidos. Justo como hace 40 años “yo dibujaba”
Haciendo planas y planas de líneas y palitos.
Mi pareja me pregunto que qué era eso, que por que no le permitían a los niños hablar entre sí.
Niños de 12 años sentados sin hablar entre sí “copiando un lección”.
Mi esposo le pregunta la responsable del tour que cuáles son sus protocolos para atender conflictos entre niños, pues es un de nuestras más grandes preocupaciones .
El hombre nos dice, a la primera falta 20 minutos en mi oficina
La segunda falta 30 minutos en mi oficina en silencio
La tercera falta 30 minutos en la oficina de la directora en silencio. Y remata “es una especie de castigo”
Podría seguir. El hombre me dijo que si mi hijo, ya leía, ya escribía, ya comenzaba a sumar....
Le dije que como tal no....pero que leíamos juntos todos los días, hacíamos proyectos de mucha cosas cada tanto, y estaba contando los días en un calendario para el estreno de una de sus películas favoritas.
Me dijo que mi hijo debía ingresar a la escuela de inmediato.
Porque su desarrollo se estaba retrasando. Le dije sí claro, para dibujar figuras humanas como el resto de los niños.
Salimos de ahí.
Mi esposo me dijo, vamos a buscar clases de música y no va a la escuela.
Yo no puedo estar más feliz...-

R.I.

Yo vivo en Francia. Estoy hasta el potorro de que me digan que no hable a mi hijo en español, que así nunca va a hablar francés. El niño tiene dos años y medio y se dirige a quien le habla de la manera y en el idioma que toca. El sabe quién habla en francés y quién habla en español. Ya le cuenta a su padre los cuentos en español traducidos a francés (el los traduce y ya se los sabe de memoria). Canta canciones en ambos idiomas, cuenta en ambos idiomas... Y ahora todo el mundo me dice que tengo mucha suerte...

Acabamos de empezar un intercambio con una amiga inglesa (llevamos dos semanas, dos tardes por semana) y ya canta one little finger, repite un montón de palabras en inglés y está feliz con este intercambio, que hacemos felices.

Me han dicho que soy una loca por darle teta, incluso, que soy una degenerada. Que la teta le va a hacer daño (tiene los dientes perfectos). Que no va a poder relacionarse con otros niños porque, de qué va a hablar si no tiene tele???

Que soy una irresponsable por dejar que salte en los charcos. Por salir a dar un paseo de noche, porque él no podía dormir ...

Podría decir muchas muchas cosas más...

Lo único que se es que mi hijo habla por los codos, no usa chupete, ni se chupa el dedo, ni tiene un doudou (aquí los niños los usan hasta con 7 y 8 años de la falta de apego que tienen). Anda, corre y salta cómo un campeón (aquí no les dejan moverse mucho, que se ensucian)...

En definitiva, tengo mucha suerte 😉

A.F.

Una anêcdota sobre como calificarte en un monemto de hiperprotectora y negligente. Mis mellizes de doce años estan uno en sexto y otra en primero de la Eso. Voy en septiembre a tutoria del niño y comento que llega muy pronto por las mañanas porque no quiere quedarse solo en casa y tener que estar pendiente de la hora y preocuparse de dejar bien cerrado, y me dicen que como es eso, que ya es mayor. Luego me preguntan por su hermana, como le va en el instituto y les cuento que se esta haciendo muy independiente, que ya va y viene sola a muchos sitios y me dicen que tenga cuidado, que aun es pequeña. Vamos, que siempre lo hacemos mal.

X.P.

Pues cada vez que vamos a la piscina y mi hija de 4 años entra en el vestuario de mujeres sola, se prepara sola, se va a la piscina sola, vuelve sola, se ducha sola y yo lo único que hago es entrar de vez en cuando por si necesita ayuda para desabrocharse los botones (o cremallera) de la espalda del vestido, o cogerle el secador de pelo.

¿Te animas a contarnos situaciones parecidas por las que has pasado?

Mireia Long

Pedagogía Blanca.

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

Últimos posts

Clase gratis online.

Elige el día y hora que mejor te va. ¡Accede en cualquier momento! Regístrate ahora y disfruta de la grabación de una de nuestras clases más un regalo especial que hemos añadido al final de la misma. ¡Te va a encantar!