Etiquetas necesarias

21b2351787_1473461056286

«Torpe», «revoltoso», «responsable» o «despistada» son etiquetas que muchos niñas/os arrastran durante toda su infancia y que les afectan en su vida adulta. En mi consulta, a diario, compruebo los graves efectos de etiquetar a los niños y, debido a ello, he escrito varias entradas sobre este tema en mentelibre.es para tratar de concienciar a los padres de los peligros de las etiquetas.

Por desgracia, en algunos sectores de la crianza, la psicología y la pedagogía, se ha seguido al pie de la letra el mandamiento de «no etiquetar» y abominan de todo lo que suene a etiqueta. No se puede utilizar ningún adjetivo calificativo con los niños para no «crearles traumas» de por vida. Este argumento tiene cierto sentido, como he explicado al principio, pero no podemos tomarlo al pie de la letra y debemos saber en qué casos son necesarias las etiquetas.

Me estoy refiriendo a niños que realmente tienen unas particularidades que les hacen ser y sentirse diferentes de los demás, como por ejemplo, aquellos cuyos procesos de aprendizaje, debido a sus peculiaridades, son disemejantes a los de los demás. Pienso, por ejemplo, en casos como la dislexia o las altas capacidades. En estos casos, etiquetar (o, más bien, diagnosticar) a los niños no implicaría marcarles negativamente, sino todo lo contrario, les estaríamos dando, en primer lugar, a los niños, razones lógicas para comprender las diferencias que ellos sienten continuamente con respecto a los demás (ya no van a pensar que algo malo pasa en ellos, van a comprender el porqué de esas diferencias y su autoestima y autoimagen pasarán a ser más positivas) y en segundo lugar, el diagnóstico, les ofrece a padres y educadores la posibilidad de conocer estas disemejanzas y de comprender cual es la forma más adecuada para acompañar a estos niños en sus aprendizajes y en su desarrollo intelectual, emocional, físico y social.

En el caso de los niños de Altas Capacidades, la neurociencia ha demostrado cómo  su cerebro «en llamas» funciona a velocidad y forma diferentes a los de los demás. Realmente, estos niños piensan diferente, aprenden de forma diferente, comprenden la vida de forma diferente, se emocionan con una intensidad diferente y se relacionan de forma diferente. Su peculiar forma de ser, derivada de sus altas capacidades, hace que estos niños se sientan, por lo general, raros, incomprendidos y apartados del grupo. Los demás les ven como bichos raros y ellos mismos terminan viéndose como tales hasta que comprenden, tras el diagnóstico, que sus diferencias no significan nada malo, muy al contrario que tienen una alta potencialidad para, acompañados de la forma adecuada, poder sentirse bien con ellos mismos, desarrollar a fondo todos sus dones y talentos y aprender a gestionar sus emociones y tener una saludable vida social.

Por cierto, cuando estos niños no han sido diagnosticados en su infancia y no han tenido el acompañamiento adecuado a sus caractarísticas, las dificultades van incrementándose a medida que crecen y dejan el colegio. Personalmente, he acompañado terapeúticamente a muchísimos adultos de Altas Capacidades que no habían sido diagnosticados y que desde su infancia, arrastraban graves problemas de ansiedad, estrés, autoestima e, incluso, de depresión por no poder adaptarse a una sociedad que no comprendían y que no les comprendía.

Los niños (y adultos) tienen derecho a saber qué es y qué implica tener altas capacidades. Deben saber que sus «rarezas» no son tales, sino que son características suyas y de otros muchos niños y adultos iguales a ellos. Debemos ayudarles a comprenderse y a quererse para que puedan sacar el máximo provecho de sus capacidades.

Desde esta filosofía, hemos creado la formación en ALTAS CAPACIDADES, para ayudar a padres, madres y educadores a entender y acompañar a estos niños.

Ramón Soler, psicólogo

Mente Libre

 

 

banner-fb-altas-capacidades-cartel-4

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

Últimos posts

2 comentarios en “Etiquetas necesarias”

  1. Me gustarìa que los educadores de nuestros hijos y nietos tuvieran formaciòn en este compo de las altas capacidades. Es necedario el continuo reciclaje de los educadores y una reforma educativa real y autèntica. Debemos salir del siglo diecinueve.

  2. Hola buenos días, os voy siguiendo
    Desde hace algún tiempo, a mi hijo mayor (5 años) en el cole la profe nos dejó entrever que si seguía por este camino sería necesario evaluarlo porque podría tener altas capacidades, este año la profe ha tenido q cambiar de colegio porque estaba interina, y la nueva incorporación me da que no va a seguir la magnífica y respetuosa forma que llevaba la otra, de hecho ya ha hecho «dos exámenes» desde q ha llegado y eso q en el cole de mi hijo, NO hay exámenes como tal. Cómo podemos ayudarle desde casa? Sería conveniente «evaluarlo» con algún psicólogo? Nosotros en casa intentamos proporcionarle todas sus necesidades intelectuales, trabajamos los temas que le interesan mucho, buscamos información juntos, materiales de apoyo, a mí ya m cuesta contestar muchas de sus preguntas, quiere saber qué significan todas las palabras y cuando se lo explicas intenta usarlas en conversaciones, no sabemos aún si será o no altas capacidades, pero leyendo varios de vuestros artículos cumple muchas de las características, es muy inquieto, se tiene q levantar (en clase tenía permiso para levantarse y sentarse cuando quisiera, la nueva m da a mí que n va a ser así), nunca quiere descansar, hasta los 2,5 n habló pero cuando lo hizo conjugaba verbos y eran frases hechas, memoria infinita, es capaz de aplicar a la práctica cosas de física que ha visto en unos dibujos como el volumen o la fuerza centripeta, o ve una obra d arte y sabe de qué artista es o estilo (dieron arte en el cole y era capaz d interpretar el pop art , a miró, estoy muy perdida y no sé por dónde continuar. Podría estar horas contando cosas y estoy muy muy preocupada, por cómo va a actuar la nueva profe y porque no se si llevarlo al psicólogo o no, está claro q pienso seguir apoyándolo porque sea o no altas capacidades tengo claro q él lo necesita, al igual que mis otros hijos tienen otras necesidades. Siento todo el rollo. Gracias y un saludo

Los comentarios están cerrados.

Clase gratis online.

Elige el día y hora que mejor te va. ¡Accede en cualquier momento! Regístrate ahora y disfruta de la grabación de una de nuestras clases más un regalo especial que hemos añadido al final de la misma. ¡Te va a encantar!