La importancia de observar y acompañar

11120_726782394086849_7048589324600324003_n

Como sabrás ya nuestra Pedagogía Blanca abre sus puertas. En este programa se incluyen preguntas y respuestas en sesiones online con Mireia y Azucena. Este es un pequeño ejemplo de lo que tratamos en ellas.


María Jesús preguntó:

“Mi hijo mayor siempre ha mostrado, desde pequeño, pasión por muchas cosas que siempre le fomentamos y le apoyamos, y ahora está muy contento y centrado haciendo la carrera que le gusta y siguiendo con el resto de actividades que le gustan. El pequeño nunca ha mostrado un interés especial en casi nada, cuando lo mostraba era siguiendo la estela de su hermano, y enseguida lo dejaba. Ahora no muestra interés por nada especial, está en una etapa bastante apática, y no sé cómo ayudarle a encontrar sus pasiones. ¿Podéis dar algunas claves para ayudar a esos niños que están un poco perdidos para encontrar sus pasiones?”.

Y Azucena respondió:

Lo primero es que aunque no veas que realiza alguna actividad, no pienses que no tiene intereses. ¿Habla de algo? ¿Le encanta un videojuego, un programa de la televisión? ¿Hay algo que le guste? ¿Le gustaría poder hacer actividades en torno a ello? ¿Montar un campamento para fans y frikis de eso? ¿Organizar una exposición en el centro cívico del pueblo?

Da igual lo que le encante, todo está bien.

A veces no prestamos atención a cosas que les encantan y que si nosotros les ayudamos podemos tirar del hilo. Habría que ver qué hay que sí le guste. A veces algo que les gusta se puede convertir en una pasión.

Se trata de ir observando y de ir acompañando. Hacerle sentir que él puede hacer lo que desee. Muchas veces no muestran interés por nada porque sienten que no van a ser capaces de hacer nada. Eso se transmite mucho de forma subliminal y oculta en esta sociedad. Por eso no intentan hacer grandes cosas.

Necesitamos observar mucho más, sin ningún tipo de prejuicio, y a cualquier cosa que a él le pueda gustar poder ayudarle a encontrar un propósito en torno a ello, sabiendo que a lo mejor puede incluso cambiar, no nos gusta siempre lo mismo ni estamos apasionados siempre por lo mismo.

Las claves son observar mucho, hablar mucho, preguntar mucho, e interesarte por cualquier cosa que parece que a él le guste, aunque no parezca que sea su gran pasión.

A veces, cuando estás perdido, si de repente en torno a algo que te gusta tienes con quien compartirlo, eso hace que te auto-motives más. Eso hace que desarrolles más la pasión por algo.

Cuando hay algo que te gusta y de repente descubres que a alguien también le gusta y que podéis hablar de eso, te gusta más, te metes más en ese tema. Tú puedes ser ese alguien con quien tu hijo comparte.

Hay que mirar sin prejuicios, porque a cada uno le puede gustar algo que nosotros no podemos ni imaginar. Nunca sabemos por dónde va a salir. Observa, habla, pregunta, interésate, involúcrate, sin juzgar, sin prejuicios. A partir de ahí podemos ir viendo si de ahí sale algo y si hay posibilidades de desarrollarlo.

¡Ánimo!

Si deseas poder hacer tú también tus preguntas y que te respondamos y ayudemos,  en vivo y en directo en nuestras sesiones online de preguntas y respuestas únete ahora a la PB.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

Últimos posts

Clase gratis online.

Elige el día y hora que mejor te va. ¡Accede en cualquier momento! Regístrate ahora y disfruta de la grabación de una de nuestras clases más un regalo especial que hemos añadido al final de la misma. ¡Te va a encantar!