Los castigos y la indefensión aprendida

66e2450972_1466023418050

El castigo en psicología es un método de modificación de conducta que consiste en aplicar un estímulo aversivo como respuesta a un comportamiento, en teoría “inadecuado”. Aunque el castigo físico está cada vez menos extendido entre los recursos educativos que empleamos para los niños, otra multitud de castigos son utilizados frecuentemente en la educación de nuestros hijos.

El castigo, igual que otro tipo de técnicas como el refuerzo intermitente o la manipulación psicológica puede derivar en lo que se conoce como indefensión aprendida, en la cual, la víctima pierde no sólo la capacidad de reaccionar ante su situación sino también la “idea” de que puede reaccionar ante una situación de injusticia contra él o contra otra persona.

La persona queda así a expensas de lo que los demás quieran hacer, sin capacidad de escapar de una situación de abuso, sin posibilidades de hacer nada para cambiar su vida y por supuesto sin habilidades para defenderse o defender a los demás.

Cuando nos preguntamos porqué alguien, ya sea un niño o cualquier otra persona, no reacciona ante un ataque hacia sí mismo o hacia los otros, siempre tenemos que preguntarnos si dicha persona no padece indefensión aprendida. La víctima queda paralizada, no puede reaccionar y por tanto no puede defenderse. “Esto es lo que hay y no puedo hacer nada para cambiarlo” es la primera idea que se instala en la mente de una persona que sufre indefensión aprendida. La indefensión aprendida puede acabar derivando en muchos casos en una depresión.

Irene García Perulero. Bióloga y Experta de la Pedagogía Blanca

https://niputasniprincesas.wordpress.com/

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

Últimos posts

Clase gratis online.

Elige el día y hora que mejor te va. ¡Accede en cualquier momento! Regístrate ahora y disfruta de la grabación de una de nuestras clases más un regalo especial que hemos añadido al final de la misma. ¡Te va a encantar!