Saturnalia.

1366_2000

Las Saturnales son la cara pagana de la Navidad y a los niños les encantan como les gustan las Navidades. La celebración cristiana toma la mayoría de sus tradiciones habituales de las Saturnales romanas y para las familias que no quieren hacer una fiesta con matices religiosos es una alternativa bastante parecida.

Hace poco una amiga me contó que un familiar le había dicho a la niña una cosa muy desagradable: «si no eres cristiana no puedes celebrar la Navidad». Aunque estoy segura de que es un comentario poco habitual (y con una mala intención de no muy navideña) lo cierto es que la Navidad es, como ya os adelantaba el otro día cuando os hablaba de Sol Invicto, la heredera de fiestas más antiguas de las que ha tomado parte de sus tradiciones y no está de más saberlo por si acaso tenéis algún familiar grosero como el de mi amiga o si os incomoda celebrar una fiesta religiosa.

Saturnalia se celebraba en Roma del 17 al 23 de diciembre, en honor a Saturno como dios de la cosechas. Había un gran banquete y fiesta pública, financiada por el Estado, que abría 5 días de fiestas en las que había derroche, comilonas y se dejaba mucha más libertad a los esclavos. Las casas se adornaban con velas, plantas, flores y, con lo que les gustaban a los romanos, seguro que guirnaldas de colores. Las familias se visitaban y se hacían regalos.

Posteriormente este tipo de fiesta, culturalmente muy enraizada en Roma, se vio incluída en las fiestas cristianas. Asi que si alguien le dice a los niños que no pueden celebrar Navidad si no son cristianos, siempre podéis contarles la historia de las Saturnales, que son el antepasado pagano de la Navidad y en ellas había fiesta, familia, adornos, banquetes y muchos regalos también.

Mireia Long

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

Últimos posts

Clase gratis online.

Elige el día y hora que mejor te va. ¡Accede en cualquier momento! Regístrate ahora y disfruta de la grabación de una de nuestras clases más un regalo especial que hemos añadido al final de la misma. ¡Te va a encantar!