Toquemos!!!

IMG_3623

En los treinta años que llevo como educadora he visto de todo, claro, pero una cosa que me ha llamado tremendamente la atención es que a muchos niños les da «repelús» tocar cualquier tipo de masa.

En un campamento de verano, donde disponíamos de un maravilloso sitio al aire libre, con una fuente con agua fresca para beber y lavarnos las manos, me sorprendió que a una actividad para fabricar plastilina casera (agua, harina, sal y colorante alimentario) solo se presentaron seis niños.

No querían participar porque les daba asco pringarse las manos, amasar, tener que ir a lavarse a menudo… No les gustaba tocar nada que tuviese una textura blanda y húmeda. Así lo expresaron.

Supongo que habrá algún niño que, por naturaleza, sea así. Pero me cuesta creer que algo que tanto gusta como «guarrear» no les atraiga.

Creo que es importante hacer este trabajo desde que son pequeños, el de invitarles a «pringarse» haciendo pan, galletas, plastilina, escayola, jugar con la arena de la playa y potingues varios con hojas, agua, tierra y semillas.

El tacto es uno de nuestros sentidos. A través de él aprendemos. Es tan importante entrenarlo como cualquier otro.

En casa, es muy fácil que estén en contacto con masas. Podemos dedicar un tiempo al día, a la semana o al mes, según nuestra disponibilidad, a producir nuestro propio pan, pizzas, croquetas, empanadas, quiches, pasteles, galletas o dulces.

Ésto es muy interesante, además, porque nos sirve para educarles en hábitos alimentarios sanos y darle importancia a las cosas hechas por nosotros mismos.

Con unos moldes con formas graciosas, sabores que nos apasionen y texturas agradables haremos aún más tentador el que se impliquen en la cocina y se cumpla nuestro objetivo que es utilizar nuestras manos.

Otra actividad en la que también se «pringan» es en la fabricación de cosmética natural casera, tizas caseras, moldes de escayola, jabones, arcilla, masillas de moldear, slime casero, pintura de dedos, etc.

Y, como estamos en verano, qué tal si les dejamos que se echen ellos la crema protectora? Al menos hasta donde puedan. Si os fijáis, no solo son niños sino que hay muchos adultos que no usan cremas con tal de no tenérsela que aplicar.

El sentido del tacto se encuentra, principalmente, en la piel. En una persona adulta la piel es el órgano que más superficie ocupa, alrededor de dos metros cuadrados. Así que, sin miedo…

Toquemos!!!

El círculo de Lola.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

Últimos posts

Clase gratis online.

Elige el día y hora que mejor te va. ¡Accede en cualquier momento! Regístrate ahora y disfruta de la grabación de una de nuestras clases más un regalo especial que hemos añadido al final de la misma. ¡Te va a encantar!