Vuelta al cole: la educación no depende solo de la escuela.

La vuelta al cole suele generar bastante estrés en la mayoría de madres y padres. ¿Y si haciendo menos en lugar de más se pudiera solucionar?

La vuelta al cole suele generar bastante estrés en la mayoría de madres y padres (y en muchos niños también). Todos queremos la mejor educación para nuestros hijos y a veces persiguiendo aquello que sea mejor perdemos la perspectiva y nos volvemos locos, entramos en una espiral que nos fuerza a buscar demasiadas cosas:

  • El mejor colegio.
  • Las mejores actividades.
  • Los mejores juguetes.
  • Clases de música.
  • Idiomas.
  • Deporte.
  • Etc.

Y creamos situaciones que nos generan agotamiento y nerviosismo a todos, a nosotros y a nuestros niños. 

¿Por qué sucede esto?

En mi opinión es por que se ha ido creando un imaginario popular que hace que de forma consciente o inconsciente muchas veces creamos que si no les damos todas esas oportunidades (obligaciones en ocasiones, ojo) vamos a limitar a nuestros hijos. Nos aterra que no vayan a tener una formación que les capacite para el mundo competitivo que les espera en el futuro.

Sinceramente, creo que es necesario relajarnos y reducir nuestras expectativas. Para ello necesitamos estar tranquilos.

¿Cómo? Entendiendo y asumiendo que nuestros niños en el fondo están en un proceso de formación continua todo el tiempo, nos demos cuenta o no. Un niño sano APRENDE TODO EL TIEMPO. Constantemente está descubriendo nuevas cosas del entorno que le rodea. Prestan atención a mil cosas y absorben información incluso en muchas ocasiones cuando parece que no están atentos. Su proceso formativo no se detiene en ningún momento. 

Así que sabiendo esto, ¿qué necesitas hacer tú? ¿Cual es tu función realmente?

Tu función u objetivo es ayudar a que tu hijo se mantenga curioso, que siga deseando conocer el mundo y qué lo compone en un sentido amplio. Mantenerles curiosos es lo mejor que podemos hacer por ellos a medio y largo plazo, especialmente si ese proceso lo acompañamos de un trabajo de fomento de su responsabilidad y su independencia. Un ser humano curioso, responsable, autónomo… ¿no te parece algo maravilloso?

El entorno en casa es tan importante o más que la escuela.

Sí, el colegio puede ser importante, pero NO LO ES TODO.

La vida en general dura mucho más que la vida escolar, y el apoyo y modelo que tú ofrezcas en casa es absolutamente relevante

Mi consejo es que te relajes, que te asegures de proporcionar un entorno rico y que apoyes y acompañes todo lo que puedas a tu hijo a lo largo de su vida escolar.

Para esto te voy a dar un par de consejos que espero que te puedan ayudar:

  1. Intenta mantener una actitud de disponibilidad, que invite a que el niño te haga preguntas, y contéstale (y si no sabes la respuesta, invítale a buscarla juntos y comentadla). Habla mucho con tus hijos. El aprendizaje conversacional es fabuloso, muy significativo. ¿Cuantas cosas que recuerdas en la actualidad no las aprendiste a través de conversaciones interesantes con personas con quienes tenías (o tienes) lazos emocionales?
  2. Acompaña y ayuda a tu hijo a hacer sus tareas escolares. Muchas veces pierden tiempo por que no saben cómo organizarse. Tareas que en diez minutos están hechas acaban convirtiéndose en torturas de tres horas. En ocasiones es por que hay una sobrecarga de tareas (de hecho en Pedagogía Blanca estamos en contra de las tareas escolares fuera del horario lectivo por muchos motivos y si no son obligatorias según el reglamento del centro, animamos a la objeción a los deberes, pero ese es otro tema) y en ocasiones es por que necesitan ayuda. ¿Cómo van a aprender a gestionar tareas pendientes, etc, si nadie se pone con ellos a ayudarle y enseñarle a hacerlo? Además, cosas que normalmente ni les interesan ni les aportan nada que para ellos tengan sentido en ese momento. Al fin y al cabo si ya lo saben hacer no saben por qué han de repetirlo y si no saben, no entienden por qué les piden que lo hagan si no van a poder. Todo el sistema de deberes, confesémoslo, es demencial en realidad. Así que si son obligatorios en ese centro, o tú decides que sí ha de hacerlos, acompaña a tu hijo al menos. Que esté en el mismo espacio físico que tú y si te pide ayuda o te pregunta algo, échale una mano. La mayoría de la gente a un adulto que le pide ayuda en el trabajo o en una clase para adultos de lo que sea (desde informática, ruso, o acuarela), se la dan, así que por favor, no trates a tu hijo peor de lo que tratarías a un colega o a un compañero. Y si a ti te cuesta mucho acompañar con los deberes, o la situación en casa se desborda, delega esa parte, busca ayuda. Por ejemplo, Eva Rojo Sánchez de “Puente al Aprendizaje” tiene un servicio que se llama “Éxito en la Escuela” con el que acompaña a varios niños en grupo para que hagan los deberes juntos con su apoyo, online, en una sala virtual. Y puedes elegir dos o cuatro días a la semana. No sólo les apoya con las tareas, si no que les enseña técnicas de estudio, realiza juegos, etc. Así que si lo necesitas, puedes buscar desde un centro de repaso presencial a un servicio como el de Eva, online. Lo fundamental es que hagas que el paso por el sistema escolar de tu hijo sea lo más agradable posible. Son muchos años y muchas horas de su vida cómo para no implicarte tanto como puedas.

En resumen, no necesitas que todo sea perfecto ni que tu hijo haga mil actividades que le convertirán en una especie de simbiosis entre Superman y Einstein. El simple hecho de aportar presencia y de acompañarle activamente en su día a día es suficiente. Si además quieres proporcionarle la oportunidad de participar en algunas actividades escogidas para su deleite, maravilloso, pero huye de agendas imposibles que solo os acaban extenuando. 

Os merecéis ser felices ahora. Una vida calmada y significativa es algo maravilloso y eso está a tu alcance haciendo menos en lugar de más. Relájate y disfruta.  

Azucena Caballero

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

Últimos posts

Clase gratis online.

Elige el día y hora que mejor te va. ¡Accede en cualquier momento! Regístrate ahora y disfruta de la grabación de una de nuestras clases más un regalo especial que hemos añadido al final de la misma. ¡Te va a encantar!