El aula: un entorno creativo

6b23619b90_1456097764676

Oímos mucho hablar de creatividad, fomento de la misma, incentivarla, etc. Pero en los campos destinados a la educación se habla poco de la importancia de lograr disfrutar de un entorno creativo. Una vez sales de ese ámbito y te mueves hacia otros campos del conocimiento como la ciencia, la ingeniería, la tecnología, la industria, etc, sí, ahí sí se habla de lo importante de fomentar un entorno creativo, es imprescindible para la innovación, así que va de la mano de la ciencia y de la industria, pero cuando deberían de asentarse las bases para la creación de esos entornos, que es en las etapas de formación y desarrollo de los niños y adolescentes, solemos conformarnos con repetir modelos, con que se haga lo mismo que se ha ido haciendo año tras año, sin entender cuales son las auténticas bases para transformar una comunidad en creativa.

Un aula de colegio, de instituto, es una comunidad de personas que cada día se reúnen y que trabajan juntos para formarse y avanzar, en donde los niños y adolescentes deberían aprender a conocerse a sí mismo, descubrir cuales son sus talentos, y potenciar sus capacidades, entendiendo que la capacidad no trata solo de tener conocimientos y desarrollar ciertas habilidades, si no que además tiene que ver con adquirir un buen número de competencias  para esa capacidad poderla dirigir a la acción, a un compromiso con aquello que te motiva, te apasiona, y que va a ser tu campo de acción fundamental desde donde vas a hacer tu aportación al mundo. Lamentablemente, no suele ser esto lo que sucede, si no que en lugar de fomentar las pasiones, la creatividad, la sensación de valía y de aportación a la vida de los demás, suelen acabarse convirtiendo en espacios en donde reina la apatía. Es muy triste, pero cuando alguien piensa en un aula de instituto con 30 chicos y chicas de 16 años no pensamos en entornos creativos y estimulantes, donde se está gestando el avance, la innovación y el mundo del mañana (aunque en cierto modo así es), casi todos tenemos en mente la imagen gris de hileras de sillas y mesas, una pizarra, un profesor delante de todos ellos, y algunos de los muchachos mirando al profesor y el resto mirando por la ventana, dibujando en la hoja cualquier cosa que no tenga nada que ver, y mirando el reloj. Tenemos la visión de un montón de chicos y chicas en el mejor momento de sus vidas sintiéndose apáticos, perdidos, aburridos y malgastando su tiempo.

¿Por qué sucede esto? Porque no se enfocan en las claves fundamentales de la creatividad, ni en como gestionar espacios que traten al niño desde una visión holística en la que se cubran todas sus necesidades.

¿Cuáles son las claves a fomentar que potencian la creatividad y la felicidad?

  • Autoconocimiento.
  • Autoconfianza.
  • Espíritu de superación.
  • Iniciativa.
  • Empatía.
  • Comunicación y creación de sinergias.
  • Inteligencia Emocional.

¿Es esto lo que estamos fomentando en las aulas y en nuestros hogares? Porque esa es la base, eso es lo más importante. Estas son las herramientas que nuestros hijos necesitan. ¿Qué debemos cambiar para lograr que sean estas claves las que dirijan el nuevo paradigma educativo?

¿Nos dejas en comentarios ideas de como fomentar esto y avanzar en el camino de lograr nuevos entornos creativos?

Azucena Caballero

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

Últimos posts

3 comentarios en “El aula: un entorno creativo”

  1. Saludos cordiales.
    Desde el año 2000 me dediqué a investigar en mi aula. Y una cosa en la que coincidimos y por eso os contestos a vuestro artículo sobre Decorar el aula, es para que vean sus lectores que no sólo es cierto lo que expresan en el post, sino que es muy necesario que se decore el aula. Pero no sólo colocando cartelería, sino re-inventando la forma de estar en ella.
    Como no puedo añadir una foto, es por lo que les doy este enlace> http://www.holista.es/spip/article536.html con motivo de que puedan ustedes ver cómo incorporo islas para mis alumnos -y no niños atados a sus mesas con la orden de no moverse- ; elimino los tubos fluorescentes de mi aula -que deberían estar totalmente prohibidos en una escuela- y los sustituyo por lámaparas piramidales; y les acompaño con fuentes de agua cantarina en el centro de sus islas.
    Sigo con atención sus publicaciones.
    Atte.
    Fernando González.

Los comentarios están cerrados.

Clase gratis online.

Elige el día y hora que mejor te va. ¡Accede en cualquier momento! Regístrate ahora y disfruta de la grabación de una de nuestras clases más un regalo especial que hemos añadido al final de la misma. ¡Te va a encantar!