El papel del adulto en los espacios creativos de Infantil

Es muy importante que seamos conscientes de que los niños deben tener la posibilidad de descubrir nuevas ideas y conceptos por sí mismos y esperarnos a intervenir a que necesiten explicaciones o ayuda.

Es muy importante que seamos conscientes de que los niños deben tener la posibilidad  de descubrir nuevas ideas y conceptos por sí mismos y esperarnos a intervenir a que necesiten explicaciones o ayuda.

La escucha activa del educador es fundamental. Eso permite que el niño se exprese con libertad y también será útil para ayudarles a enriquecer su vocabulario, ampliar el lenguaje y expresarse de manera comprensible y coherente. No hay que meter prisa, ni corregir, pero si estar dispuesto a ayudar y enseñar. Descubriremos que si les dejamos tiempo para la exploración y el descubrimiento, sin agobiar ni estar dirigiendo continuamente, ellos mismos planificaran y practicarán electivamente muchas actividades y así, al final, es como fomentamos su creatividad.

Pero, y es importante tenerlo en cuenta, la presentación de proyectos y actividades diseñadas por el adulto les va a dar oportunidades de conocer cosas nuevas. Lo que les planteemos debe ser atractivo, adecuado a su edad y ritmo madurativo y suponer un reto accesible para ellos.

Si estamos en un aula con varios niños muchas de esas actividades pueden ser grupales, aunque siempre es mejor en grupos pequeños, pues podrán trabajar la interacción social, la educación emocional y hasta resolver conflictos sencillos.  En el caso de trabajo con grupos la presencia del adulto debe ser constante y amable. Los niños están aprendiendo a manejar sus emociones y, especialmente cuando son pequeños, no tienen las herramientas para identificarlas o canalizar su agresividad o frustración (que aunque mucho menos que en otro tipo de espacios también van a existir pues toda relación humana es una negociación en la que puede haber problemas). El miedo, la rabia y la tristeza no son aliados del aprendizaje y la creatividad, y, aunque son experiencias humanas que van a vivir, no podemos dejar que se vayan de las manos o termien en enfrentamientos. El educador es el árbitro, el cuidador y el contenedor de las emociones y debe ayudarles, sin culpabilizar, a relacionares entre ellos de forma respetuosa.  Obviamente hay que estar muy presente y eso en aulas con muchos niños es complicado, pero en un espacio de aprendizaje creativo siempre debería haber un adulto con cada grupo de niños para prevenir que cualquier conflicto genere violencia entre iguales.

Los niños aprenden de los adultos, aunque también aprenden de otros niños. Es necesario organizar el tiempo para que cada niño pueda hablar individualmente con los adultos de referencia y que también puedan hacerlo en pequeños grupos, siendo todos escuchados y atendidos. Cada persona es diferente y los niños también lo son, algunos necesitarán más tiempo y algunos se sentirán agobiados si no se les permiten tiempos y espacios de soledad y tranquilidad, y eso es especialmente importante para que pueda surgir el proceso creativo en ellos.

Mireia Long

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

Últimos posts

Clase gratis online.

Elige el día y hora que mejor te va. ¡Accede en cualquier momento! Regístrate ahora y disfruta de la grabación de una de nuestras clases más un regalo especial que hemos añadido al final de la misma. ¡Te va a encantar!