Las consecuencias enseñan responsabilidad y libertad a nuestros hijos

Los padres son responsables de ofrecer a sus hijos herramientas para que puedan comportarse correctamente (si tienes dudas sobre este concepto puedes leer sobre nuestra visión aquí) y una de las mejores maneras de ayudarles es aplicar consecuencias coherentes. 

En las familias que están comprometidas con una educación respetuosa existe el miedo de no ser capaces de aplicar realmente consecuencias y, para evitar el castigo, pueden caer en la dejadez y en no poner límites a sus hijos: y eso es un error que perjudica a los niños y a su entorno, que sufre las consecuencias.  Educar respetuosamente es saber poner límites y qué límites hay que poner, ayudando a los niños a no manifestar su frustración agrediendo o dañando a otros o invadiendo su libertad. Por tanto, es necesario aplicar consecuencias lógicas, claras, previsibles y coherentes, respetando siempre al niño. Las consecuencias enseñan a nuestros hijos sobre libertad y responsabilidad.

Una consecuencia está ligada al comportamiento de forma evidente, hasta para un niño. Cuando realizamos una acción , cualquier acción, hay una consecuencia, incluso en el mundo físico. En el comportamiento es igual, precisamente hay comportamientos que no son tolerables porque sus consecuencias afectan negativamente a los demás y sus derechos.

Hay que permitir que los niños experimenten y comprendan esas consecuencias ligadas a sus actos. Si un niño ha realizado una acción que ha dañado a otro, dentro de la lógica, debemos permitir que comprenda la relación entre ambas cosas, enmascarar la causa, distorsionar la realidad, les perjudica pues les incapacita para asumir la realidad de las consecuencias de cada acción, evadirse de la responsabilidad, negarles la oportunidad de aprender a conectar con sus actos y con las emociones de los demás, lo que, a la larga, es un peso enorme. Convertir a nuestros hijos en personas malas, incapaces de asumir sus actos y de decidir responsablemente, empáticas, no parece un buen negocio ni para ellos ni para la sociedad.

Los niños deben experimentar que cuando actúan de determinada manera el mundo responde. Puede ser que nos encontremos que, siendo pequeños, no han entendido todavía la relación entre sus acciones y las consecuencias, igual que no entienden que las cosas caen por gravedad y no lo llegarían a interiorizar si cada vez que soltaran algo una red debajo impidiera la caída.  Si no les permitimos este aprendizaje tenderán a culpar a otro, o a la mala suerte, o sencillamente, desconectarán de las vivencias de los otros. Pero cuando experimentan y les explicamos las consecuencias los entrenamos en el autocontrol y la reflexión y, sobre todo, en el hacerse responsables de sus elecciones de comportamiento, es decir, les ayudamos a ser libres y responsables a la vez.

Hay consecuencias naturales que es sencillo identificar: algo que el niño estropea no se puede usar si no se arregla (y no siempre será posible arreglarlo o, específicamente, el niño no podrá hacerlo solo), si se cae un vaso se rompe (lo que puede ser intencional o no, pero la consecuencia es la misma en el mundo natural, un vaso roto), si te mojas estás mojado si no te cambias (incluso si el niño se moja involuntariamente)… pero hay consecuencias que debemos evitar que experimenten ya que son peligrosas para su integridad y seguridad, como, por ejemplo, las de una accidente de coche si no van con el cinturón puesto o las de coger un cuchillo afilado siendo demasiado pequeños para manejarlo o las de hacer equilibrios sobre un muro muy alto, así que ahí no podremos dejar que experimenten naturalmente de no ser que seamos unos irresponsables. No podemos dejar que experimenten consecuencias naturales que sean sean un riesgo o sean degradantes o que, de algún modo, pongan en peligro si integridad física, mental o emocional.

Hasta aquí creo que es claro. Veremos en próximos artículos más sobre las consecuencias coherentes y lógicas en la educación de la responsabilidad de nuestros hijos.

Mireia Long

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

Últimos posts

2 comentarios en “Las consecuencias enseñan responsabilidad y libertad a nuestros hijos”

Los comentarios están cerrados.

Clase gratis online.

Elige el día y hora que mejor te va. ¡Accede en cualquier momento! Regístrate ahora y disfruta de la grabación de una de nuestras clases más un regalo especial que hemos añadido al final de la misma. ¡Te va a encantar!