Comenzando el Aprendizaje por proyectos en familia

comenzando

Las familias que deciden utilizar el Aprendizaje por proyectos para acompañar a sus hijos en su sus intereses y fomentando sus habilidades y competencias necesarias para el desarrollo personal y vocacional pueden sentirse algo perdidas al comienzo, pues es, posiblemente, un método que ellos mismos no experimentaron en su infancia. Nosotras estamos aquí para ayudarles, pues hemos trabajado muchísimo con este sistema también en el hogar, con nuestros hijos o tutorizando a otras familias.

Os vamos ofrecer unas orientaciones a continuación.

¿Por qué usar el aprendizaje por proyectos es tan efectivo en familia?

La razón es muy simple. La manera de aprender natural del ser humano parte de la curiosidad, el deseo de aprender algo que apasiona y que se percibe como útil en algún aspecto de la vida, y sobre todo, se asienta en la experiencia directa, y no en la mera recepción de datos o conceptos. Por eso los niños lo disfrutan tanto y no olvidan nunca lo que han aprendido.

La implicación personal, el esfuerzo auténtico y automotivado, la investigación y los descubrimientos, además, se plasman en un producto real, muy personal, irrepetible y práctico. Aprenden haciendo y están orgullosos de su experiencia y de lo que han llegado a producir. Durante años lo revisitan y les encanta mostrarlo a otras personas, explicándoles lo que vivieron.

¿Cómo hacemos que a los niños les apetezca hacer proyectos?

La clave de esto es que, sencillamente, si observamos a los niños ellos ya están haciendo proyectos seguramente o, al menos, están implementando las bases de este sistema sin haber sido guiados.

Cuando paseamos por el campo y encontramos un caracol, querrán luego preguntarnos, ver como son por dentro en algún libro o página, averiguar que comen, incluso, si tenemos sitio en casa adecuado, nos pedirán cuidarlo.

Igual sucede si un tema les apasiona. Jugarán, hablarán, preguntarán y querrán investigar sobre eso. A mi hijo, desde muy pequeño, le pasaba con los dinosaurios: tenía muchas reproducciones y se sabía el nombre de todos, leía, buscaba en internet, hacía dibujos de dinosaurios, maquetas de dinosaurios, veía películas de dinosaurios… tanto le interesan que hoy sigue estudiando sobre ellos y se plantea dedicarse profesionalmente a la paleontología.

Trabajar con Aprendizaje por proyectos, se trata, al fin y al cabo, de encontrar un interés, alimentándolo, y encontrar maneras para luego, seguir profundizando, haciendo cosas reales y compartiendo con otros lo que ha aprendido.

¿Es necesaria cierta estructura y orientación para hacer Aprendizaje por proyectos en familia?

Con una estructura más formal podemos hacer que esos proyectos automotivados crezcan y los niños se retroalimenten, pues descubren que no solo aprenden, sino que su aprendizaje se materializa en productos que han disfrutado haciendo. Empezamos por ahí y todo irá rodado. Pero es cierto que, para que este trabajo por proyectos sea realmente efectivo, podemos usar guías, ejemplos, plantillas de evaluación, propuestas concretas que ampliarán las posibilidades y harán mucho más rica y satisfactoria la experiencia.
Los adultos podemos ayudarles lanzándoles retos apasionantes, haciéndoles preguntas que abran sus horizontes, ayudándoles a buscar y manejar información y animándoles a elegir nuevas formas de presentación.

Los proyectos nos ayudan a enseñarles a preguntar y a pensar. Volvamos al ejemplo de los dinosaurios. No solo vamos a animarles a que investiguen sino que podemos abrir su mente con preguntas sorprendentes que hagan que ejerciten el pensamiento crítico, la toma de decisiones, la valoración de la relevancia de los datos. “¿Qué crees que habría sucedido si no se hubiera producido el evento de extinción de hace 65 millones de años?” (adaptada a cada edad) es una propuesta fascinante que hará que su creatividad y su pensamiento científico se pongan en marcha.

Saber hacer preguntas, proponer eventos que enganchen su interés, programar actividades que les hagan disfrutar de nuevas experiencias reales, ofrecer un andamiaje para que ellos puedan verificar sus avances y, al final, tener un catálogo de posibles manera de presentar su proyecto al público de su familia, amigos o en el colegio si se lo permiten, es además un estímulo a su confianza, competencia y capacidades.

Sin duda estamos seguras que trabajar por proyectos puede aumentar la calidad de la educación de todos los niños, no solo en la escuela, sino también como una actividad educativa y lúdica a la vez hecha en familia, para lo que nuestro curso de Aprendizaje por proyectos será sumamente útil.

Si todo lo que os hemos explicado ha encendido vuestro deseo de usar el Aprendizaje por proyectos en familia nuestro curso os va a ser de enorme ayuda y os dará herramientas y conocimientos que os harán poder acompañar el aprendizaje de vuestros hijos de manera apasionante y efectiva.

Si crees que tus hijos pueden beneficiarse de todas estas ventajas pero no sabes como trabajar con ellos este sistema, es el momento de poder aprender todo lo que necesitas en nuestro curso de Aprendizaje por proyectos.

Si todo esto es lo que crees que un hijo necesita para lograr el desarrollo óptimo y no sabes como empezar, es que estás buscando el curso de Aprendizaje por proyectos de la Pedagogía Blanca.

 

Mireia Long

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

Últimos posts

1 comentario en “Comenzando el Aprendizaje por proyectos en familia”

Los comentarios están cerrados.

Clase gratis online.

Elige el día y hora que mejor te va. ¡Accede en cualquier momento! Regístrate ahora y disfruta de la grabación de una de nuestras clases más un regalo especial que hemos añadido al final de la misma. ¡Te va a encantar!