Cómo ser un buen educador/guía/mentor

4b7e8bc602_1447875380519

Hace un par de semanas vi la peli “El Becario” con Robert de Niro y Anne Hathaway. Si bien la peli es una comedia amable típica de la realizadora Nancy Meyers, a mí me ha gustado y me ha hecho pensar en muchas cosas relacionadas con la educación y cómo podemos ayudar a nuestros hijos o a cualquier amigo o familiar que necesite nuestro apoyo y ejemplo. Porque no nos equivoquemos, ayudamos más con el ejemplo y con la actitud que intentando “dar lecciones” e imponiendo un cierto comportamiento a los demás.
Recordemos, el mejor maestro/ mentor predica con el ejemplo y siendo un buen observador.

1. Ayuda a tu educando siendo servicial siempre – el importante es él. Tú, el mentor eres el guía. Tu trabajo es apoyar, no socavar, suplantar o robar el protagonismo del educando.
2. Observa. Observa todo, incluso detalles que no parecen muy relevantes. Tu manera de ayudar y tus consejos están moldeados e influidos por lo que ves. Así que asegúrate de ver lo suficiente como para dar consejos benéficos.
3. No juzgues. Escucha a tu educando sin medirlo o juzgarlo. Eso no significa que siempre vas a estar de acuerdo con él, pero la influencia que puedas ejercitar sobre él a través de tu ejemplo o consejos abre las puertas, mientras que juzgarlo las cerrará.
4. Sé curioso. Pregunta si hace falta – siempre las preguntas adecuadas son más importantes que las respuestas ya masticadas. Llegar sólo a las respuestas a través de unas buenas preguntas es mejor siempre. Y un educando llegará a las respuestas por su cuenta a menudo si da con las preguntas adecuadas.
5. Sé sincero y auténtico. Sé tú mismo, incluso si esto no parece estar a la moda. En definitiva, como mentor/guía, el mejor valor lo representas tú como persona, con todo lo que tú sabes y toda tu experiencia. Y sé sincero porque es importante para cualquier educando saber que puede confiar que siempre darás lo mejor y lo más auténtico de ti.
6. Ten calma. Los espíritus tranquilos son los que ganan las batallas siempre, ya que guardan la calma necesaria para salir de cualquier percance y para encontrar soluciones a cualquier problema o resolver cualquier conflicto. Un buen mentor puede mantener las cosas tranquilas y esto es especialmente importante si las cosas se alborotan y todo el mundo se pone nervioso.
7. Ten confianza. Los educandos necesitan sabiduría y comprensión, no tácticas – cosa que pueden encontrar en cualquier momento. Tu experiencia como guía es relevante aunque no entiendas el funcionamiento de la mente del educando. Realmente nadie entiende cómo y por qué aprenden los demás, es inútil y hasta dañino intentar imponer un modelo de aprendizaje desde fuera precisamente por este motivo, porque cada uno tenemos una manera especial e individual de hacerlo.
8. Sé reconfortante. Cuando estamos en medio de acontecimientos perturbadores o llenos de retos es fácil perder el norte, pensar que no valemos para nada o que no somos capaces de superar dichos retos. Cuando las apuestas son altas y hay situaciones de riesgo hay que recordarle a tu educando todo lo que ya ha realizado hasta entonces para darle ánimo y fuerza a seguir.
9. Sé atrevido. Permítele a tu educando tomar la decisión difícil. A veces esta es la delgada línea que separa el éxito del fracaso… pero hay que dejarle esta libertad al educando confiando en que tomará la decisión correcta.
10. Sé generoso. Cuando el educando ha logrado el resultado deseado reconócele los méritos. Siempre hay que poner sus acciones y logros bajo la mejor luz.

Si pueden les aconsejo que vean la peli con sus hijos, familiares o amigos – es una comedia que les hará reír, los actores son buenos, y les dará mucho que pensar en cómo podemos ayudar a nuestros educandos, sean niños, adultos, familiares o amigos. Porque cualquiera de nosotros es o puede ser un mentor/ guía/ educador queriéndolo o no.

No tengo duda en mi caso – mis mejores mentores fueron mis hijos (paradójicamente), pero reconozco que tuve muchos más a lo largo de mi vida y evidentemente los sigo teniendo a algunos en este momento. Creo que siempre estaré rodeada de mentores.

Sorina Oprean

Con la pasión de ayudar a los padres a entender la fuerte y maravillosa conexión que se puede dar entre ellos y sus hijos cuando se implican a fondo en su educación, Sorina colabora con el equipo de Pedagogía Blanca para hacer el cambio hacia unas generaciones de niños y padres sanos y felices. Ha sido madre homeschooler desde que nacieron sus hijos, durante toda su infancia y adolescencia, y así descubrió su pasión por ayudar y aconsejar a otros padres o profesores acerca de una educación más respetuosa e implicada.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

Últimos posts

1 comentario en “Cómo ser un buen educador/guía/mentor”

Los comentarios están cerrados.

Clase gratis online.

Elige el día y hora que mejor te va. ¡Accede en cualquier momento! Regístrate ahora y disfruta de la grabación de una de nuestras clases más un regalo especial que hemos añadido al final de la misma. ¡Te va a encantar!