Madres de día y financiación pública

cea8ed949d_1449521728394

Lola Cancio, de www.laisladelola.es nos ofrece su perspectiva política sobre la figura de las madres de día.

Un Estado igualitario debe favorecer que cada mujer que decida parir, pueda vivir su maternidad como prefiera. La sociedad necesita que las mujeres tengamos hijos e hijas y es injusto que el mercado laboral nos penalice por ello. Las políticas de conciliación son, desde mi punto de vista, sesgadas y parciales y mejorarían si se tuviesen en cuenta figuras como las madres de día.

Si, en cualquier caso, la madre decide trabajar fuera de casa y necesita que alguien cuide de su bebé, también hay que tener en cuenta los derechos de los niños y las niñas. Y en este punto existe aún mucha desinformación. El aumento de las plazas en las escuelas infantiles es una medida clásica en los programas electorales. Y resulta frustrante que ningún partido consiga ir más allá.

María Pazos, investigadora feminista y coautora de la Propuesta de organización de los cuidados de Podemos, afirma que está demostrado que la educación infantil a partir del año es mejor que permanecer en la casa. Estoy de acuerdo con ella en otras muchas cuestiones pero no en esta. En primer lugar la socialización comienza en torno a los tres años. Además, otra de las supuestas virtudes de las escuelas infantiles, la estimulación, carece de sentido porque lo que necesitan las niñas y los niños es un entorno seguro, cariño y libertad para jugar.

Sólo eso y todo eso. Los últimos estudios de las neurociencias y la psicología evolutiva confirman que para que se produzca una maduración física y mental óptima, las necesidades de apego no se pueden dar en centros con ratios como las que permite la legislación española.

Creo que si el padre y la madre deciden que su bebé va a estar fuera del entorno familiar, la única opción respetuosa es contar con una madre de día. Y entiendo que las políticas públicas de conciliación no pueden obviar esta opción. Por eso propongo que debe estar subvencionada con fondos públicos.

Financiar madres de día no sólo es más respetuoso con las necesidades de los niños y las niñas sino que resultaría mucho más barato que financiar escuelas infantiles. Y no digamos lo que puede suponer la rentabilidad en términos de salud pública. Esos niños y niñas serán personas adultas más sanas física y psicológicamente. Es una medida que se aplica en otros países “de esos de nuestro entorno” como Alemania, Francia o Suiza, que es rentable desde el punto de vista económico y que además puede dar respuesta tanto a las madres que prefieren incorporarse al trabajo cuanto antes, como a las que practican la crianza con apego.

No tiene repercusiones negativas de ningún tipo y sin embargo, apenas ningún gobernante se interesa por ella. Algunas Comunidades Autónomas han regulado esta actividad, pero es necesario que se produzca una respuesta institucional a nivel estatal para que se dé una auténtica responsabilidad social de los cuidados.

Por tanto, por un lado es necesaria la regulación de la figura de la madre de día para dar cobertura legal a una realidad que no para de crecer y, por otro, financiación pública para que la conciliación sea posible y amable para todas las partes.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

Últimos posts

Clase gratis online.

Elige el día y hora que mejor te va. ¡Accede en cualquier momento! Regístrate ahora y disfruta de la grabación de una de nuestras clases más un regalo especial que hemos añadido al final de la misma. ¡Te va a encantar!