UAM, apostando por un cambio educativo

¿Habéis oído alguna vez eso de «un sueño hecho realidad»? Yo lo viví la semana pasada en la UAM, en la Facultad de Formación de Profesorado de la Universidad Autónoma de Madrid.

Cuando me pidieron que fuese a hablar de Pedagogía Blanca sentí un hormigueo en todas mis extremidades que no puedo describir.

No por ir a dar una conferencia desde un estrado, eso lo he hecho muchas veces y no me inquieta, sino porque era para alumnos que serán futuros maestros. Futuros responsables de la educación de miles de niños que estarán en sus manos y que de ellos dependerá, en gran medida, ser lo que sean de adultos.

¡Tenía tanto que decirles! ¡Tenía tantas cosas que quería contarles! ¡Tenía tanto que pedirles! La verdad es que en dos horas no caben muchas palabras. Aún así, intenté hablarles rápido para que me cupiesen más.

Mirando sus rostros de intriga al llegar, su escepticismo al principio, su pesimismo incluso… fui captando el cambio que mostraban sus rostros a medida que les convencía de que las cosas se pueden cambiar, primero en el corazón y luego en el aula.

Junto a mi compañera Carmen Fernández, que les introdujo en el ámbito, necesario e inseparable, de la disciplina positiva para el desarrollo de su tarea como formadores, conseguimos al final que los rostros se suavizasen, que rieran a carcajadas, que cambiaran su opinión sobre la manera de enseñar y, con orgullo, incluso vimos alguna lagrimilla y recibimos abrazos.

Estoy muy orgullosa de la semilla que va dejando La Pedagogía Blanca, de la semilla que vamos dejando los que creemos firmemente que se puede hacer de otro modo, los que damos importancia a cada ser, a cada persona, que respetamos los deseos y las inquietudes de cada uno, de todos los maestros y profesores que trabajan desde esta forma de pensar.

Y, por supuesto, estoy muy orgullosa y agradecida a personas como Lola Pérez Bravo, Profesora Asociada del Departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación, Claudia Messina Albarenque, Profesora del mismo departamento y María José Álvarez Barrio, Vicedecana de Extensión Universitaria, Cooperación y Cultura, que trabajan desde la base para llevar esos cambios a cabo desde la formación a los maestros.

Esa es la clave.

En la tormenta de palabras que promovimos al finalizar la conferencia, salieron algunas muy alentadoras como: amor, cambio, implicación, escucha activa, asertividad, empatía, evolución, resilencia, educación emocional, acompañamiento, cariño, compromiso…

¡El cambio está en marcha!

El círculo de Lola.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

Últimos posts

Clase gratis online.

Elige el día y hora que mejor te va. ¡Accede en cualquier momento! Regístrate ahora y disfruta de la grabación de una de nuestras clases más un regalo especial que hemos añadido al final de la misma. ¡Te va a encantar!