El cambio educativo que deberían llevar los partidos en sus programas

4bbc197510_1448396297510

Reformas y promesas, pero ¿algún partido de verdad se compromete a mejorar la Educacion?  Lo primero e indispensable es mejorar las ratios. En Infantil, en Primaria, en Secundaria, en Bachillerato. No minúsculas mejoras, sino una verdadera renovación que haga que las ratios bajen a la mitad o a un tercio. Y eso se hace con inversión.

Cada niño merece tener la atención plena del educador, que lo conozca, que pueda adecuar a su estilo de aprendizaje y a sus intereses los contenidos. Nunca más de quince alumnos por clase y con eso empezaríamos a trabajar. Ya solo con ese cambio la experiencia de los niños, la competencia de los maestros y el nivel de satisfacción y efectividad aumentarían.

Por supuesto hay mucho más que hacer. Olvidarnos de las estúpidas fichas. Olvidarnos de los libros de texto como conductores del curso, usándolos, si acaso, como una fuente más de conocimiento disponible. Olvidarnos de los deberes que abruman a los niños de tareas repetitivas porque en clase no han conseguido aprender lo que debían. Olvidarnos de los exámenes memorísticos escritos que se olvidan a la mañana siguiente y no fijan el conocimiento. Olvidarnos de las oposiciones infantiles o evaluaciones externas que solo añaden presiones a maestros, alumnos y padres, alejándolos del verdadero significado de la educación y su proceso. Olvidarnos de las fichas, las notas, los castigos absurdos, la despersonalización, la competitividad y el estrés. Aprender es y debe ser un placer, si se hace bien lo es.

Con ratios mucho más bajas, inversión en espacios creativos, en formación del profesorado, con medios que hagan realmente accesibles las nuevas tecnologías, con internet y bibliotecas de aula realmente completas, con materiales, con laboratorios abiertos, el cambio sería real y total. Basta voluntad para que haya muchos menos niños por aula, las escuelas sean lugares amables y abiertos en vez de aulas muertas que parecen sacadas de una cárcel a veces, y sin usar libros de texto. Solo con dejar de comprar cada año miles y miles de libros de texto, imagina como podríamos incluir en cada aula, año tras año, nuevos recursos y materiales, ordenadores, sistemas para que puedan ver documentales y películas, mobiliario agradable que provoque ganas de aprender y de cooperar.

Sin deberes, por norma, pues en el tiempo escolar los niños ya tiene que poder aprender lo que necesitan y ser responsables sin cargarles de tareas repetitivas que solo sirven para acabar con sus infancias, aumentar las desigualdades y provocar tensiones en ellos y sus padres. Con tiempo libre los niños van a querer y poder hacer muchas cosas, ser dueños de su tiempo e investigar y hacerse expertos de verdad en lo que les interese. Hay que confiar en ellos. Hay que ayudarlos y guiarlos, pero no tratarlos como robots.

Y mientras todo esto no lo recoja un partido, seguiré escéptica y seguire pensando que no quieren mejorar la Educación, sino hacerse una foto diciendo que lo quieren hacer.

Mireia Long

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

Últimos posts

1 comentario en “El cambio educativo que deberían llevar los partidos en sus programas”

Los comentarios están cerrados.

Clase gratis online.

Elige el día y hora que mejor te va. ¡Accede en cualquier momento! Regístrate ahora y disfruta de la grabación de una de nuestras clases más un regalo especial que hemos añadido al final de la misma. ¡Te va a encantar!