Profesores que no respetan a los niños ni sus derechos (Segunda parte)

Decidimos empezar esta serie de artículos y recopilación de testimonios sobre profesores que no respetan a los niños ni sus derechos cuando, en un mismo día, dos personas nos contaron sus experiencias: una profesora de un instituto público y una amiga, asistente social de profesión, madre de un niño de seis años. Fue demoledor y decidimos que había que volver a ponerse en marcha. La semana pasada ya publicamos la primera recopilación y habrá más, seguro, pues nos siguen llegando historias.

Os explico las que fueron el desencadenante de esta serie sobre profesores que no respetan a los niños y sus derechos.

La profesora nos contó que, en muchas ocaciones, salía llorando y con ganas de vomitar de reuniones de claustro por las cosas que oía a los otros docentes sobre los alumnos y por sentirse ella también víctima de acoso por parte de sus compañeros y directores al querer innovar o tratar a los niños como personas.


La madre nos contó que su hijo llegó del colegio diciendo que sentía que los niños no son respetados como seres humanos por sus profesores :que les gritan, regañan de manera agresiva y usan lenguaje ofensivo, se mofan, los ridiculizan, los señalan, les castigan arbitrariamente, no los escuchan si tienen un problema.


¿Que pasa? ¿Es que no se puede parar el que haya personas dando clase sin la formación emocional o ética mínima o con problemas de agresividad?

Mi opinión es que los profesionales que trabajan con menores deberían pasar una evaluación psicológica y psiquiátrica anual, por no añadir que habría que grabar todo lo que sucede en un centro donde hay menores para poder usarlo como prueba si sucede algo o si hay que demostrar un abuso o agresión verbal o psicológica, física o sexual. Los menores merecen estar protegidos. No hay razón alguna para negarse a que se visibilicen las malas prácticas y los maltratos. Ni en recibir ayudar si tenemos un problema que les pueda afectar o dañar.

Testimonios

Os dejo nuevos testimonios que nos están llegando y os invito a enviarnos las tuyas al correo: info@pedagogiablanca.net para que (protegiendo tu identidad) lo publiquemos para visibilizar este problema tan extendido de las faltas de respeto a los niños y sus derechos en los centros escolares.

Una de las entradas al cole, para llegar al patio pasan por el hall. Este tiene la escalera y la zona del conserje en medio, dividiendo el hall. Los maestros cuando llegan se ponen delante de la zona del conserje, hasta que suena el timbre. Los niños que entran por ahí y tienen que salir al patio a hacer la fila, tienen que hacerlo por la parte trasera de donde está el conserje, justo detrás de la escalera, para no mezclarse con los profes. Entiendo la norma, porque si no se monta un guirigay.
Pero es que hubo una época, que cuando pasaba algún niño por delante de los profes, se oía gritando: «Eeeeeh eeeeh, niño, niño, por ahí no». Unas formas… de lo más barriobajeras. Claro, que pasa que los despistados son siempre los peques, primero, segundo… Y se quedan intimidados. Mi hijo pequeño una vez se quedó paralizado y ya no quiso salir. Luego, no quería llegar tarde para entrar por la otra puerta y así no pasar por ahí. Una vez, me pilló baja de defensa y no dije nada, fue con el mayor. Pero con mi pequeño, si le contesté. Le dije que quizás si se lo decía de mejores formas, se aprendía mejor las normas.

Marga

Niño de 3 años, se hace pis en el patio del cole, es muy timido y lo esta pasando mal en la adaptacion al cole, le hacen limpiar con papel higienico la meada en el suelo mientras le gritan sin parar!
Al hablar yo con el despues me dice que tenia miedo a ir al baño por si se perdia o le reñia la,profe, por eso se meo….lo escribo y sun me sube la ira y me inunda rl cuerpo y el alma

El niño en cuestions no soporta desde siempre botones y etiquetas ni ropa de determinadas telas…se lo explico a la profe explicandole que es pas y alguna cosa mas sobre esto…me mira como si fuera de marte y me dice que no, que nada de velcros, que botones en el mandilon.. yo en ese momento no di reaccionado hasta que me cuenta que le han puesto rl mandilon al niño a la fuerza entre dos profesoras…comooo??? A la fuerza???? Estamos enfermas??? Y claro tan pronto lo soltaron el niño quitó el mandilón…y evidentemente a partir de ahi lo llevó sin botones y con velcros. Fin del problema, ya no tuvo mas lios para ponerse el msndilon…y yo digo….porque no escuchan a las madres? Porque????
Evidentemente nos fuimos de ese cole cagando leches

Y otra que fue en una reunion con la profe, que nos convoca con mucho boato y mucha ceremonia…y resulta que estaba muy prrocupada porque claro, el niño en cuestion no habia ido a la guarderia como sus compañeros/ as y clsro se le notaba el retraso…..no sabia coger las tijeras, agarra mal el lapiz…bla, bla, bla…le explique bien clsrito que me importaban poco los objetivos de curso y bla, bla, bla…que yo estaba preocupada porque rl niño no se adaptaba y lo estaba pasando mal, muy mal,…pero eso no era importante…ya se adaptara…pues nada le deje bien claro que no iba a poner a mi hijo a hacer deberes de cortar que es lo que queria, y mi postura hacia algunas cositas mas….como si hablara con una plutoniana….

Silvia

En nuestro caso fue el conserje del colegio, estaba mi hijo de 3 años con un amiguito jugando en la hora de salida, ya estábamos las mamás con ellos pero seguían dentro del centro. Mi hijo empezó a mover «violentamente» (con la fuerza de un niño de 3 años) un arbusto, el conserje desde la otra punta empezó a gritarle rubiooooo, rubioooooo, como no le oía, le silbó como si fuera un animal y le hizo un gesto con la mano de te voy a pegar (moviendo la mano). Menos mal que estaba yo y le dije al hombre que era la última vez que amenazaba a mi hijo, y tuvo la cara dura de decirme que él no había amenazado a nadie, que no sacara las cosas de lugar. Mi hijo nunca supo lo que le quiso decir con ese gesto, porque nunca lo había visto antes.

Pilar

Mi hija el año pasado con 4 años vino señalada en el brazo por la maestra, la había cogido súper fuerte y le había hecho un hematoma. Lógicamente el centro negó todo.

Elia

Te paso algunos testimonios. Aunque no están fuera de lo común, lamentablemente es «una normalidad».

Mi marido, que es el profe de música de un cole de tres líneas, cuando tiene reuniones de ciclo o reuniones de evaluación, tiene que escuchar por según qué compañeros algunas mierdas… Las más normales son que fulanito o menganito son unos vagos o unos gamberros.

Mi marido, formó un grupo de música y canto en el cole y ensayan por la tarde, lo hace de manera altruista en la tarde de atención a padres. Hubo un crío que lo tenía allí, precisamente para que hiciera algo bueno y viera algo mejor que las miserias de su familia (madre con orden de alejamiento del padre del niño, y reincidente en otras relaciones posteriores). La familia del padre, con quien cumplía horarios de visitas es de una zona bastante marginal y delictiva y el niño, cuando volvía de estar con ellos mostraba un carácter más agresivo.

Le tocó de tutor un compañero que es muy rígido y despectivo. La criatura dejó el coro, su madre llorando porque lo había castigado el maestro con que no iría más al coro. Mi marido se subía por las paredes, no sólo el le faltó el respeto al niño, sino que traspasó su ámbito de actuación. Ninguneó a una madre soltera, sobrepasada por la crianza en un entorno hostil y de baja autoestima.

Mi marido se encaró con él, con su compañero y le dijo que su actividad no era de su incumbencia. Casi nadie se atreve a decirle cosas a este señor, mucha gente prefiere callar por no enfrentarse.

Tiene otras compañeras que directamente no les faltan el respeto pero en las reuniones hablan de ellos como fatal. Un día, les dijo:»Mira si la reunión va a ser en este tono me levanto y me voy que tengo mejores cosas que hacer».

En cuanto, otras cosas que observo cuando dejo a mis hijos en el cole. Digamos que las formas, de comunicar ciertas normas no son las más adecuadas. El adultocentrismo en el centro me parece a veces ofensivo.

Carolina

Con mi hijo mayor he sentido que le faltaban el respeto constantemente. Aún no sé lo que le decía su maestra exactamente pero el niño mostraba inseguridad, falta de confianza, estar intimidado. Y aunque hablamos con ella muchas veces y pedimos explicaciones no solucionamos nada. Es una persona inteligentemente retorcida. Creo que a mi hijo le hablaba con doble sentido, como tus papás no quieren que te mande tareas… y no era verdad, lo que no quería era que le mandara dos hojas de 25 operaciones. Cuando les dije que creíamos que tenía altas capacidades su respuesta fue que, en la clase habían mejores que mi hijo, un montón, los podía contar con las dos manos. Me ninguneo como madre, me llamó mala madre y constantemente se puso ella de superbuena madre. Me faltó el respeto a mi y a mi hijo.

Blanca

Continuará…

Tengo muchos más. Iré publicando. Y si, al leerlo, quieres también contarnos tu historia, mándanosla a info@pedagogiablanca.net para que la publiquemos (si no quieres que aparezca tu nombre, avísanos y lo cambiamos). También puedes leer nuestro artículo sobre nuestra opinión sobre los castigos escolares y su efecto pernicioso en los niños con problemas de comportamiento.

Vamos a seguir visibilizando la violencia hacia los niños venga de quien venga y vamos a desenmascarar que el sistema sigue fallando cuando está protegiendo a aquellos profesores que no respetan a los niños ni sus derechos.

Mireia Long

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

Últimos posts

Clase gratis online.

Elige el día y hora que mejor te va. ¡Accede en cualquier momento! Regístrate ahora y disfruta de la grabación de una de nuestras clases más un regalo especial que hemos añadido al final de la misma. ¡Te va a encantar!